Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 3 D E N O V I E M B R E D E 1933. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 1? EL CONSEJO REGIONAL D E PRIMERA E N SEÑANZA DE CATALUÑA La actualidad electoral no debe ni puede escamotear otros asuntos de interés trascendente, y uno de ellos es el camino que toma en Barcelona el problema de la enseñanza primaría. ¿Inesperado? No, por cierto, en cuanto a los designios de la Generalidad; sorprende, sí, en cuanto a la ayuda que con más o menos inconsciencia se auxilian esos designios desde aquí. Que el separatismo ha de tender a la completa anulación de la escuela española es de clavo pasado. Que. desde el Gobierno de España se faciliten artilugios para ello es algo inconcebible. Y de ese género de artilugios viene a ser el flamante Consejo regional de instrucción primaria. Ese Consejo, de omnímodas facultades, y la Dirección de Cataluña, supuesto órgano territorial de la Dirección general del propio ministerio, r. nulan la independencia vital- -docente y administrativa- -de los Centros de España, como las escuelas nacionales, ajenas a la órbita municipal, y las secciones administrativas. Todo ello contra el artículo 7 del propio Estatuto, que los respetaba. Y todo ello para entregar por completo al maestro. La catalanidad, exclusiva v absorbente, no puede improvisar las legiones de Magisterio que necesita, y pretende retener y dominar al maestro nacional. Es un hecho- -según nos lo hace creer autorizado testimonio- -que las propuestas del Patronato municipal las hacía suyas el primer director, socialista, a quien era inútil solicitar el apartarse o salir, porque hacía, oídos de mercader. L a queja y anhelo de escapar al confusionismo (y a la vejación) subsiste entre los maestros pero... hay que quedarse a la fuerza, como se acaba de decir a los notarios que también querían irse, y a cuyo explicable deseo se ha respondido remitiéndoles a los turnos de concurso para traslados. Y cabe preguntar con qué derecho se cierra la salida individual o en masa a los funcionarios de España que ya lo eran antes de promulgarse el Estatuto. La situación que de ese modo se crea al Magisterio es inadmisible e intolerable. Los cátaíanizados no lograrán el pie de igualdad con los naturales del país, ni aun la convivencia digna y satisfactoria; los que mantengan su espíritu españolista sencillamente no podrán vivir; se sentirán, más que en el vacío, acorralados por una atmósfera permanente de agresividad y sin apoyo de compañerismo ni defensa en la superioridad jerárquica. E l Consejo regional, y la Dirección de enseñanza primaria de Cataluña son el revés del citado artículo 7 del Estatuto; las escuelas nacionales, ajenas al patronato del Ayuntamiento, representaban la posible continuidad del régimen seguido en las peninsulares a sueldo como las del patronato barcelonés del Erario público. Con independencia de las nacionales- -dice el Estatuto- la Generalidad puede crear y sostener las que quiera. Con independencia. E l sentido no puede estar más claro. Es decir, que las nacionales quedaban aparte. Y a se ve cómo quedan. Por contera, el refundir las secciones administrativas de las cuatro provincias en una y bajo la inmediata dependencia de la Secretaría equivale a renunciar el Poder central, cediéndola a los poderes catalanes, la custodia del interés del Tesoro en la complicada máquina administrativa. Qué es lo que en realidad le queda a! ministerio de Instrucción Pública en Cataluña respecto a la primera enseñanza? E l artículo 7. del Estatuto fué combatido tenazmente por la minoría catalanista. ¡Qué lejos estaban los catalanes de pensar que ese artículo, del que recelaban, -había de servirles como anillo al dedo, mediante las interpretaciones y flexibilidades del odiado Poder central! No, verdaderamente. No podían sospecharlo. N i nosotros. N i nadie. N i nadie, naturalmente, que tenga una visión clara de las realidades del catalanismo, de su fondo y de su insaciable sed de independencia, hasta el límite extremo; ni que tenga cabal idea de lo que supone contra el interés nacional el abandonar en manos del catalanismo la enseñanza de la niñez, que es tanto como decir la formación de las generaciones futuras. LA CARRETERA CEUTA- MEL 1 LLA Ya es achaque icurable de las gentes del régimen endosar al pasado todas las remoras y atribuir al presente lo que se realizara o iniciara más de dos años atrás, especialmente en materia de obras. De este modo, con un fácil escamoteo de fechas, se da al público en general- -aunque no pueda darse, por bien enterado a la opinión local- -la sensación de cosa nueva. Así, un día es la magnífica y moderna traída de aguas a Bilbao; otro, el penal de Burgos, o una cárcel en Sevilla, y el de más allá, un Hospital en Ciudad Real. Ahora le toca el turno a la carretera Ceuta- Melilla, y se procura ocultar su historia, como si no la tuviera y se tratase de una prestidigitación del Sr. Moles, que se la hubiese sacado de 1 a manga. De esa carretera, que será de más de 500 kilómetros, lo que se inaugura ahora son menos de la mitad, pues más de 300 estaban hechos por el Ejército antes de la paz y entregados a Fomento, que, paulatinamente, los fué mejorando y conservando. E l trayecto hoy abierto fué propuesto a construcción por el general Sanjurjo, siendo comisario superior, el que dio, a más de la idea, una paz absoluta, para que al mismo tiempo que ponía el telegrama dando cuenta de ella, pudiese salir el ingeniero jefe de Fomento, D. Daniel Pesqueras (sin ninguna escolta) por regiones jamás pasadas por hombres civiles, a hacer su primer reconocimiento; y además, se dio también la posibilidad de efectuar el estudio con rapidez y economía de atacar la obra por muchos puntos a la vez, ya que al darse cuenta de la paz, se daba también una pista militar, para toda clase de vehículos, automóviles, que unía Ceuta con Melilla pista cuyo trayecto en lazona de la carretera inaugurada, fué construida bajo la dirección del general García de la Herrán (entonces coronel) por los zapadores y columnas de su mando, que batieron el record de ejecutar los últimos setenta kilómetros de la región más abrupta de Retama y Gomara, en cuarenta días. El Gobierno del general Primo de Rivera acogió la idea con el mayor entusiasmo, arbitrando los medios rápidamente, y cuando tomó el mando de la Comisaria superior el general Tordana ya estaba hecho el proyecto y pudo imprimir una gran intensidad a los trabajos, debiéndose a su fuerza de voluntad y perseverancia, el que, con la mayor rapidez se empezaran de tal modo, que, al cesar él, ya estaba atacada la obra en la totalidad de su longitud, terminada también la explanación, asimismo como la inmensa mayoría de las obras de fábrica, extendiendo el firme o acoplada la piedra en muchos sitios. Puede decirse que más de las dos terceras partes de la obra estaban hechas y de ello dan fe muchos documentos oficiales y los privados de las casas constructoras. Bueno es también advertir que la parte que se inaugura, si bien es difícil por su trazado y explanación, no lo es por las obras de fábrica, ya aue va, sensiblemente por la divisoria Norte rifeña. Las obras dé fábrica más importantes de las carretera de nuestra zona del Protectorado también quedaron hechas todas ellas antes de U República. Los puentes más importantes, por. sus longitudes, luces de tramos o dificultad de cimentación, son los dos sobre el Lucusj el del Nekor y el del Guis. E l del Lucus, en la carretera de Arcila a Larache, obra maes. tra, de hormigón armado, de que es autoíl el competente ingeniero de Caminos Sr. Ara- gonés, fué ejecutado e inaugurado mucha antes del cambio de régimen, y su autor podrá confirmar la valiosísima ayuda moral y ¡material que le prestó el general Sanjurjo para que saliese airoso de su empresa, que Como todas las grandes y atrevidas, siempre despiertan, desgraciadamente, en nuestro país, envidias y recelo. E l del Guis, de hormigón armado, se inauguró el año 20. por el general Jorcbna. E l del Nenor, que es el más largo de todo el territorio (unos doscientos cincuenta metros) fué inaugurado también por el general Jordana y construida bajo la dirección del entonces coronel García de la Herrán, por los zapadores de su mando, y fué entregado a Fomento. Por último, el del Lucus, en la carretera de Larache a la zona francesa, que es el de un tramo de mayor luz que hay en el territorio, es el colgante semirrígido y con pórti- i eos árabes, que fué proyectado y ejecutada también por el general García de la Herrán, cuando era capitán en los años 1912 y 14 (lleva veinte años de dar servicios) y a petición de la población indígena y civil da A lcazarquivir, se le dio el nombre de su autor. De él hay una porción de tarjetas postales con su fotografía. Es muy probable que en los actos de lá inauguración se haya omitido todo re cttrdo pora quienes tanto trabajaron en unas obras que se juzgaban totalmente irrealizables hace diez años. Como la omisión es tan injusta, nos complacemos en subsanarla. Madrid. Ayer se reunió el Tribunal dq Garantías Constitucionales. Después de aprobada el acta de la sesión anterior, leyéronse las ponencias que afee taban a los recursos presentados por los sei ñores Del Moral, Sabater, March y Pedregal. Quedó pendiente de ponencia el recurso de D. José Calvo Sotelo, formalizado con posterioridad a los primeros. Se acordó que el recurso del vocal electo; de la primera de dichas ponencias se acumulase a l d e l S r Pedregal, pasando otra vez la ponencia para su nueva redacción, y a qué aquélla trajese el dictamen- en el recurso del Sr. Calvo Sotelo. Leídas las ponencias, el Sr. Taltabull pi- dio que quedasen sobre la mesa para su estudio, a lo que se opusieron, en cuanto a lasj que no venían afectadas por hechos nuevos, los Sres. Pradera, Alcón y Silió, entablándose amplia discusión sobre la procedencia de tal aplazamiento. Después de numerosas intetvenciones se ¡acordó, a propuesta del señor presidente, que sin nueva dilación, el próximo wties se pusieran a debate todas las ponencias. El vicepresidente, Sr. Gasset, propuso qué el Tribunal cumplimentara al presidente de la República, a lo que manifestó el Sr. Pradera que, conocidas como eran, públicamente, sus ideas políticas, se abstendría de acudir al acto de homenaje. Expuesta su opinión por otros vocales, sé resolvió, con la abstención expresada, que la mesa, con los que voluntariamente quieran acompañarla, cumplimentara al jefe del Estado 1 T R I B UN A L D E GA RA NTI AS Sesión privada
 // Cambio Nodo4-Sevilla