Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 4 D E N O V I E M B R E D E Y 933. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G ¿3, más, figura como candidato a diputado a Cortes en las próximas elecciones del día 19. A pesar de todo esto no ha vacilado en evadirse, haciendo por más comprometida su situación. Un informador preguntó al presidente si conocía la carta del Sr. March dirigida a su abogado defensor, que publicaba la Prensa de la noche. Contestó negativamente, y entonces el periodista le dijo que, según esa carta, el Sr. March se creía próximo a la muerte si continuaba en la prisión. -Pues 3o encuentro menos justificado; porque ahora tendrá que esconderse, y no- creo yo que en un escondrijo vaya a, recobrar la salud. de algunos de sus familiares y amigos, que les acompañaban, entre ellos el director de nuestro colega Informaciones, D. Juan Pujol. El director de Prisiones regresa de Alcalá de Henares E l director general de Prisiones, Sr. Estelles, que marchó ayer tarde a Alcalá de Henares, regresó de dicho punto a última hora y manifestó a ios periodistas que había visitado la prisión de Alcalá, enterándose de los detalles de la evasión. Afirmó que había sido declarado suspenso de empleo y sueldo el director de la prisión, D. Leopoldo Calleja, funcionario al que dedicó grandes elogios, no obstante lo ocurrido, pues entiende que llevaba muy bien la dirección del establecimiento, siendo un modelo de escuela la Industrial que allí funcionaba. Añadió que estaba detenido un jefe de servicio, el Sr. Martín Arnáiz, y otro, y que otro oficial de Prisiones, el Sr. Vargas, había desaparecido. Respecto a la hora en que el Sr. March abandonó la prisión dijo que debió ser a primera hora de la noche, por lo cual había tenido tiempo de llegar a Estoril. Hoy recibirá el Sr. Estelles a la Prensa para comunicarla nuevas impresiones. Explicación del Sr. March de su salida de la caree y de España He aquí el texto de la carta dirigida por el Sr. March a su defensor, Sr. Canals: M i querido Sr. D. José Antonio Cañáis. Mi. querido amigo: A usted, como mi defensor corresponde recibir esta singular despedida, dirigida a todos los amigos, y a la que deben ustedes dar la publicidad que juzguen oportuna. Cuando estas líneas se encuentren en su poder ya estaré fuera de mi querida patria, si logro llevar a feliz término mi propósito de liberación; y ustedes, que conocen mi amoj- a España, comprenderán cuan intensa es mi amargura al alejarme de ella y cuan poderosas las razones que me han movido a semejante determinación. No puedo más, queridos amigos; he llegado a un estado de extenuación tal, tras de estos diecisiete meses de cautiverio, que, de prolongarse, quedaría pieriamente lograda la finalidda de exterminio perseguida por quienes lo acordaron, y quiero evitarles ese remordimiento de conciencia. Estaba fuera de España cuando concretamente se me acusó de hechos determinados, y me faltó tiempo para repatriarme, al objeto de responder de mis actos; en España he permanecido mientras ha subsistido aquella institución, borrón de nuestra Historia, que se llamaba comisión de Responsabilidades, a pesar de que en ella predominaban en tal forma los sentimientos de odio y vesania respecto a mi persona, que inmediatamente era ahogada la voz de la justicia cuando trataba de alzarse; en España he permanecido cuando, disueltas las Cortes constituyentes y en consecuencia la comisión de Responsabilidades, esperaba que la Diputación Permanente, en su obra de liquidación de las Cortes, pasara a los Tribunales ordinarios cuanto en contra mía se venía actuando; en España he permanecido cuando, honrado por la región balear para el cargo de vocal del, Tribunal de Garantías- -jamás olvidaré, mis queridos isleños, la gratitud que os debo- esperaba que uno de sus primeros actos fuera el de la reparación que se me debía. Y así, siempre esperando, he pasado año y medio en la cárcel, con sufrimientos materiales, que iban minando mi vida; con sufrimientos espirituales que acongojaban mi alma al saber que al otro lado de mi reja una horda salvaje, integrada- por demagogos sectarios, desalmados venales y traidores a su patria iban haciendo con la pobre España lo mismo que se hacía conmigo, más que por mi persona, por lo que en España yo representaba. Y siempre esperando el remedio y el remedio no llegaba. De nada servían aquellos escritos de usted, que ponían de manifiesto la injusticia de la persecución; de nada las nobles campañas de la Prensa digna en igual sentido; de nada las encendidas protestas de los más destacados escritores de todos los matices; de nada, en suma, la reacción de todos los espíritus nobles ante la iniquidad que conmigo se venía cometiendo. L a comisión de Responsabilidades me encarceló contra toda razón y todo derecho, con la consigna de que en la cárcel pereciera o me volviera locó. Y semejante consigna se hubiera cumplido si yo, al ver que era inútil llamar a todas las puertas en demanda de justicia, no me hubiera decidido a tomármela por mi propia mano, convencido de que unos días más de cautiverio, con el cuer. po deshecho y el alma rota, se hubiera- i traducido en mi muerte. No quiero terminar sin pedir rendidamente perdón a cuantos a mi lado estuvieron, por. Las detenciones practicadas. U l timas referencias de la Dirección general de Seguridad Las últimas noticias que pudimos adquirir anoche en la Dirección General de Seguridad se relacionan con la llegada del señor March a Estoril, donde fué reconocido por varias personas. Se sabe que el viaje lo realizó el ex diputado por Baleares en automóvil, en unión de otra, persona, que se supone sea el vigilante que estaba encargado de su custodia, Sr. Vargas. Parece que se confirma también la versión de que el coche iba conducido por un chofer de toda la confianza del Sr. March, llamado Juan. E l director general de Seguridad, Sr. Valdivia, recibió anoche a los periodistas, limitándose a anunciar que con motivo de este asunto se había dado orden de practicar algunas detenciones. Los informadores le interrogaron nuevamente sobre los nombres de estos detenidos, pero el director general se negó en absoluto a darlos, manifestando que tales nombres sólo podía facilitarlos, si lo consideraba pertinente, el ministro de la Gobernación. También nos entrevistamos esta madrugada con él jefe superior de Policía, señor Vázquez, quien nos manifestó que las detenciones practicadas anoche con motivo de la evasión del Sr. March eran siete. Cuanto a los nombres de estos detenidos el Sr. Vázquez repitió lo ya manifestado por el director general, añadiendo sólo que por tratarse de detenciones de carácter preventiva no era lógico ni discreto darles la publicidad que los informadores buscaban. Dijo también el jefe superior que ninguno de los detenidos había opuesto la énor resistencia al ser detenidos por la Poíú- í- 3, lo cual aconsejaba, dado lo avanzado deja hora, dejar para la mañana de hoy la práctica de otras detenciones de personas más o menos directamente relacionadas con el asunto. A la una de la madrugada y con objeto de prestar la oportuna declaración, comparecieron en la Dirección General de Seguridad el abogado del Sr. March, D. José A n tonio Canals; su padre, el ilustre escritor D. Salvador; D. Juan March, hijo del evadido de la cárcel de Alcalá, y los Sres. Ferrandi, Sencillo y Silva. E l Sr. Canals, abogado de D. Juan March, declaró en el sentido de que la primera noticia de la evasión de éste la tuvo por la carta que le dirigió desde la cárcel y cuyo texto hemos transcrito. E l hijo del señor March declaró asimismo que ignoraba los propósitos de evasión de su padre, siendo el primer sorprendido por la noticia. En análogo sentido, según parece, se manifestaron también los restantes señores que esta madrugada fueron requeridos para prestar declaración en la Dirección General de Seguridad. Estas diligencias duraron hasta las dos y media, a cuya hora abandonaron el edificio de la Dirección los citados señores, en unión Ultimas noticias oficiales E l ministro de la Gobernación, Sr. Rico Avello, dijo esta madrugada que el gobernador de Badajoz había recibido una confidencia, por la que se suponía que por aquella provincia había pasado a Portugal el señor March. Tal confidencia no ha podido comprobarse hasta ahora y, por tanto, no hay ninguna noticia oficial del paradero de dicho señor. Lo único que sé es que en Madrid se han practicado varias detenciones y que los detenidos, cuyos nombres ignoro, se encuentran en estos momentos en la Dirección General de Seguridad. I Relicario película española y sevillana C O N C U R S O DE INGENIO L a frase elegida en el concurso abierto por la, Casa Chaves es l a siguiente: ¿QUE H A C E U S T E D Q U E N O C O M P R A UN RABIO CHAVES? Autor: T Antonio Ortiz, de Sevilla. l a iraios- macién gráfica ¡e! p y e s e n í e n ú m e r o continúa; en la penúltima pagina. 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla