Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A BC. SÁBADO 4 D E N O V I E M B R E D E 1933. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A vistado con el gobernador civil, quien nos dijo que, efectivamete, además de esos sucesos que lamentar, hay otros en el pueblo de Cadalso, donde el alcalde, desde el balcón de su domicilio particular, sostuvo un tiroteo con un grupo de vecinos. De este grupo resultó un muerto. Se han observado numerosos impactos en la fachada del domicilio del alcalde. E l alcalde, cuyo nombre se ignora, así como los demás datos de lo ocurrido, por ser un pueblo muy apartado y de escasa importancia, que carece de vías de comunicación, huyó por el tejado de la casa, perdiéndose en el campo, sin que se sepa aún si ha sido o no detenido. También se desconoce la filiación política de dicho alcalde y del grupo de vecinos que con él sostuvieron el tiroteo. De esta capital salieron numerosas fuerzas de la Guardia civi. Él gobernador nos dijo también que: en Acebo tuvo lugar una reyerta entre grupos de vecinos, resultando heridos leyes. Se i g noran también más detalles. 1 v P A G 29. LA AGITACIÓN SOCIAL Y LAS PERTURBACIONES D E L ORDEN PUBLICO En Sevilla A g r e s i ó n a unos propagandistas Cuando regresaban a su domicilio, después de haber prestado sus servicios en el Centró electoral del barrio de Nervión, jóvenes afiliados al partido de Acción Popular, fueron sorprendidos en las cercanías del Matadero, por un grupo de individuos, que les golpeó fuertemente con palos y piedras. U n o de los jóvenes, llamado Justo L u i s Ramos y Feria, resultó con varias heridas contusas en la cabeza y manos, de pronóstico reservado, de las que fué curado en la ¡casa de socorro del prado de San Sebastián. E l otro joven, que también parece que resultó herido, se ausentó. D e l hecho se dio cuenta a la Comisaría de Vigilancia, en cuyo centro no tenían más noticias que las del expresado centro benéfico. INFORMACIONES Y NOTICIAS D E L RESTO D E ESPAÑA Choqi de un expreso c o n uni ue mercancías. V a r i o s hedidos Burgos 3, 3 tarde. E s t a madrigada, erij la estación de Villaqnirán, el expreso átí M a d r i d chocó contra el mercancías 1.047 que estaba tomando agua. Descarrilaron la! máquina del expreso y siete vagones de mer cancías. Resultaron heridos el maquinista y fogo- n e r del sudexpreso y trece viajeros; todos leves, siendo asistidos por un médico mejicano que viajaba en el tren de Burgos. D e Burgos salió un tren de socorro 0 L a conducta ejemplar del maquinista Irún 3, 7 tarde. A juicio de algunos via J jeros del expreso, 3 a conducta heroica áef maquinista evitó una catástrofe. E l choque se produjo en la estación dé Villaquirán, marchando el tren a una velocidad de go kilómetros por hora; el primer; disco estaba abierto, y pasados 500 metros estallaron los petardos correspondientes a l segundo disco, y entonces el maquinista lo- gró aminorar la velocidad antes de producirse el choque con el mercancías, cuyo maW terial q ed l complíjtiarriente destrozado. Lai conducta es muy elogiada. 1 1 E n otras provincias E n t i e r r o del cabo víctima de ios sucesos en Cadreiía Pamplona 3, 1 tarde. Se han celebrado solemnes funerales en sufragio del alma del cabo de la Guardia civil Inocencio Illundain; verificándose después la conducción del cadáver a l cementerio. Presidieron el fúnebre cortejo el gobernador civil, alcajde, gobernador militar, jefe de la Comandancia de la Guardia civil y familiares del finado. Concurrieron los jefes de los Cuerpos de la Guarnición y Carabineros, Con oficiales francos de servicio, y representaciones de la. Guardia civil, Carabineros, guardias de Seguridad, de Asalto y Urbanos, que enviaron cinco magníficas coronas de flores natuarles, con sentidas dedicatorias. DETENCIÓN D E LOS AUTORES D E VARIOS ROBOS L a Guardia civil del puesto de la Macarena, a las órdenes de su comandante de puesto, D José Rebollo, practicó los servicios siguientes: Detención de Manuel Roldan Muñoz y Francisco Berlanga Fernández, a los que se le intervinieron una pistola sin documenta ción; rescate de una caballería procedente de robo, en el barrio de Amate, y detención del poseedor de l a misma, Antonio Teriro Carrero; rescate de ropas por valor de 1.500 pesetas, procedentes del robo cometido eri la calle Bustos T vera, a D Marcelino Pardo Maestre y detención de Francisco Rosado Torres, A n t o n i o Pérez y Pérez, José Gracia Reyes y Juan Ríos Pereira, autores de diversos robos de ganado. U n m u e r t o y un h e r i d o en una colisión. E l vecindario se a m o t i na y pretende matar al agresor Cáceres 3, 3 tarde. E n las últimas h o ras de la noche salieron de una taberna es- ¡feableeida en la travesía de la iglesia del pue- blo de Ríolobos de esta provincia, dos g r u- pos de hombres, haciéndolo uno de los gru- pos por la puerta principal y el otro- por la del corral. Entre estos últimos se encontraba Segundo Gallardo Moreno, de cincuenta años de edad, casado, y Santos Dillana Pérez, soltero, y de veintidós, años. Parece que sin que hubiese mediado disputa n i reyerta alguna entre ambos grupos, salieron, proce- i dentes del grupo que mencionamos primeramente varios disparos, causando a l Segundo Gallardo una herida en l a parte alta del pecho, que le produjo la muerte horas más tarde. Santos Dillana resultó con un balazo en la espalda, sin orificio de salida, calificado de pronóstico reservado. 1 1 U n o s valientes atracan a unas señoritas en V a l e n c i a Valencia 3, 4 tarde. E l Diario de Valencien en su número de hoy da cuenta de un acto desagradable perpetrado ayer tarde contra unas indefensas señoritas que salían de las oficinas de Derecha Regional de cumplir uno de los primeros deberes políticos. Alejadas de la casa central, en uno de los callejones de la pate posterior del edificio, fueron atracadas por dos individuos, que, pistola en mano, le arrebataron a una dé ellas el bolso y unas listas electorales que llevaba enla mano. Antes de dos horas se presentó en casa de una de ellas un guardia municiplal, que entregó, el bolso, del que faltaban unas medallas- y una pluma estilográfica. Añade Diario de Valeria que deben ser gentes conocidas de la Guardia Municipal o ésta no cumple con su deber cuando recibieron el monedero sin averiguar su procedencia; L a Jefatura de la Derecha Regional ha hecho constar su más enérgica protesta. Maravilla de interés novelesco es K O E N I G S M A R K la o b r a maestra de Piefre Benoit, que B L A N C O Y N E G R O continúa publicando. E n esta hermosa novela se auna el interés con la emoción drama tica? y el lector queda prendido en su atención desde los primeros capítulos. es un acierto rotundo de sorprendente imaginación creadora. Léase la continuación dé K O E N I G S M A R K admirablemente ilustrada por Santiago Regidor, en el número de mañana de E n C a d a l s o un g r u p o tirotea la casa del alcalde y éste mata a uno de los que disparaban Cáceres 3, 3 tarde. Como anoche circularon por esta capital rumores de haber ocurrido graves sucesos en varios pueblos, entre los cuales está el de Ríolobos, que se menciona anteriormente, nos hemos entre- lenco y Esta negro n o c h e al cenar un GKAINDE ALS Como presunto autor de los disparos fué detenido por la Guardia civil el vecino Juan Palacios Sánchez. Después de ocurrir estos hechos, a lasl diez de la mañana se presentó en el Juzgado Municipal un hermano del detenido, al objeto de verle, pues reside en otra localidad. L e fué concedido el permiso ipor el juez, y, cuando el alguacil iba a abrirle l a puerta de la cárcel para ver a su hermano, dentro del mismo edificio fué agredido a pedradas por un grupo de más de cien obreros, que se había estacionado frente a dicho Juzgado, logrando contenerlos el juez, que es de filiación socialista, una vez que prohibió la entrevista que se iba a celebrar entre el detenido y su hermano. Los obreros continuaban en su actitud levantisca, amenazando a cuantos acudían a declarar, y los numerosos grupos de mujeres que se formaron incitaban a los hombres para que sacasen al preso y lo llevasen al lugar donde murió Segundo Gallardo, para darle dos tiros. Inmediatamente se concentraron fuerz? is ¡de la Guardia civil, pues se temían graves a l teraciones del orden público ai verificarse el entierro de una de las víctimas.
 // Cambio Nodo4-Sevilla