Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE 12 VIXHOA A DERECHA: IOURREAü DE JERSEY NEGRO, CHAQUETA TRICOLOR ADORNADA COK HEBILLAS DE METAL (MODELO MAKCEL ROCHAS) VESTIDO DE TERCIOPELO NEGRO COK PIEL DE ARMIÑO (MODELO JENNY) CREPÉ ROSA PÁLIDO, ADORNOS BORDADOS DE TERCIOPELO MARRÓN EN LA PARTE INFERIOR DE LAS MANGAS (MODELO MAGGY- ROUPF) redondeadas v un ribete de otro color. En un cuerpo liso se alinean varios lacitos llenos de gracia; empiezan en el hombro izquierdo, y, al bies, terminan en la cintura, al lado derecho. Algunas faldas se ajustan al talle y suben en forma de corselete recto o en pico; pero lo cierto, ijuieran o no quieran, es que no tienen cinturón. Creo (no lo sé) que ese corselete debe estar armadp con ballenas, pues, de lo contrario, se arruga- ría, y no pierde su rigidez en ningún momento. Algunos pecheros no carecen desinterés; el más nuevo, el más bonito por su sencillez, es de piqué de seda bcige sobre traje mordoré; va unido al cuello alto, sin forma, que se arruga y se abrocha detrás. El pechero se compone de dos bandas cruzadas, como las corbatas de hombre, sujetas por un alfiler y, después, sueltas. Es un bonito adorno para los cuerpos anticuados. Las fajas que se atan detrás son interesantes abundan los lazos, cayendo unos sobre otros sin la menor simetría, largos, diversos, colocación distinta, sin que ninguno tenga la misma importancia. La forma blusa rusa recupera cierto favor para los abrigos largos y para las túnicas cortas. Rayas de pespuntes gruesos, cuando están hechos con admirable regularidad, prestan al traje más sencillo graciosa distinción. Y he aquí que medias mangas anchas, vaporosas, con volantes, hablan en su favor para los trajes de gran baile. ¡Cuando digo que ahora todo es fantasía! Una chaqueta que no esté completamente de moda resultará de última hora si se cubre el cuerpo de pieles y se dejan las mangas de tela como la falda; esta combinación me parece sencillamente encantadora. Agrego que el resultado será más feliz si se abrocha en un costado, desde el hombro, próximo al brazo. Sigan ustedes estas mismas normas para las blusas, reemplazando las pieles por unas sedas estampadas, de esas que se tienen guardadas cuidadosamente desde tiempo inmemorial. En las blusas son indispensables aldeta y cinturón. Con una falda de raso negro se deben hacer varias diferentes y una como la falda; para tener un traje entero, este subterfugio es el resultado de las cavilaciones de una mujer elegante en desacuerdo con su fortuna. Sobre vestido obscuro he visto dos bolsillos de color claro, uno en la falda, otro en el pecho. i Tienen ustedes un fieltro todavía presentable, al que le falta ese no sé qué indescriptible, pero necesario, para que resulte chic? Pues bien; colóquenle donde mejor les parezca dos alas, una pluma o un pájaro de fantasía, todo ello de color distinto al del sombrero; sobre fieltro negro, el sueño de la más elegante se convierte en realidad. Busquen un punto de crochet (nada de medias) de relieve y fino a la vez, y háganse, por medio de bandas o de fondo puntiagudo, esas gorras indispensables para el traje de mañana o el de sport Son un amor. Alrededor del cuello ruego a ustedes que pongan un volante doble prendido delante con una joya. Se habla de barretas brillantes para marcar las onda del pelo; hagan lo que quieran; yo los encuentro feísimos, de un gusto deplorable. Eu cambio, los escotes casi no merecen este nombre, por ser muy cerrados, con flotes alrededor; tienen un encanto insuperable; las flores de tallo largo se agrupan a capricho. Las florecillas chiquitísimas se emplean con tanto éxito como las grandes. Llego al final de la página, y advierto que tengo todavía muchas cosas que decir; el próximo día, la fantasía me aconsejará que vuelva a charlar con ustedes de fantasías ya comprenderán que es un tema inagotable. Hoy. sin embargo, le declaro agotado. TERESA CLEMENCEAU J
 // Cambio Nodo4-Sevilla