Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 7 D EN O V I E M B R E D E 1933. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 22. acontecido; l a misma moral de E s p a ñ a tiene su símbolo en l a quema de los conventos pero l a ruina de l a riqueza material, su despojo, su pérdida, tiene su símbolo en la entrega y desmoche de 7.500 Ayuntamientos y 22.000 concejales, realizado por el señor Maura desde el ministerio de la. Gobernación. (Ovación. E l Sr. Goicoechea termina diciendo: Y o me sonrío cuando oigo desde los campos de la izquierda que se nos exige un programa. E l ideal de un enfermo no puede ser m á s que a s í sanar de su dolencia. Estas elecciones van a ser una operación quirúrgica, que. consiste en l a necesaria extirpación de su cáncer. (Muy bien. N o hay que pensar ya más en l a entrega de los resortes del G o bierno al socialismo. A mí me alienta el contemplar la poderosa corriente social que vosotros representáis; ella nos sostendrá en nuestros desfallecimientos, pero a- l a vez nos exigirá responsabilidades. Responsabilidades muy hondas y muy serias, poique somos hoy l a esperanza del. p a í s porque somos l a realización de aquella profecía contenida en el versículo de I s a í a s E l pueblo que marchaba entre tinieblas v i o un gran rayo de luz. (Una gran ovación acogió las últimas palabras del orador. Terminó el acto dentro del mayor entusiasmo y sin que ocurriera ningún incidentetados en aquél por uno de los primeros j u risconsultos de dicha República, por lo que sólo a l a fuerza dejaría de dar público conocimiento de su actuación a quien le interesase. E l Sr. Abad Conde intervino para apovar con el texto de l a ley a tesis del señor Pradera, sosteniendo el carácter público de deliberaciones y votaciones que no afectasen al orden estrictamente judicial, a que no correspondía l a discusión de actas en que se hallaban. Después de intervenir otros señores el presidente manifestó que no cabía dar curso al incidente, y que los diversos casos de publicidad o secreto de las deliberaciones y votos del Tribunal serían determinados en el Reglamento de régimen interior, que se redactase, s i no figuraban ya en el de la ley que se publique. por el Sr. March, de acordarse por el Tribunal su capacidad. E l Sr. Pradera se opuso a l a d i l a c i ó n p r o puesta, recordando que en l a sesión anterior íué acordada una última, con l a precisa conn dición de que el recurso sería puesto a discusión en el día de h o y que hubo tiempo sobrado para l a aportación de los documentos que ahora se solicitan durante l a substanciación del recurso; que no podían detener al Tribunal en el ejercicio de su j u r i s diccióin circunstancias externas al mismo, ni aun siquiera el hecho público posterior ai la elección de l a fuga del recurrente, l a cual, en todo caso, tendrá como consecuencia j u rídica su enjuiciamiento por el Tribunal, y lio por otra jurisdicción, en caso de apreciarse su capacidad, y que si esta declaración podría tener repercusión en l a opinión pública, ha de tenerla indudable en ella el hecho de i r dilatándose la proclamación procedente en justicia en el caso que se debate. TRIBUNAL D E GA R A N TÍAS H o y se discutirá el recurso del señor M a r c h L a publicidad de los acuerdos M a d r i d 6 12 noche. Bajo la presidencia del señor Albornoz, se constituyó ayer tarde, a las cuatro, el Tribunal de G a r a n t í a s Constitucionales. A. probada el acta de l a sesión anterior, el señor Besterrechea pidió la palabra para manifestar que, según telegramas que aparecieron hace unos días en l a Prensa diaria, el señor Pradera Había hecho en el mitin de ¡Villalva revelaciones acerca de su conducta en el T r i b u n a l que, a su juicio, no cabía hacer esas revelaciones, por tener carácter secreto, tanto las deliberaciones como las votaciones cuando el Tribunal se reunía en- sesión privada, y que por ello solicitaba que se adoptase algún acuerdo referente a l a conducta observada por el señor Pradera. E l señor M a r t í n Alvarez se opuso a l a propuesta del señor Besterrechea, alegando que no existiendo reglamento alguno del funcionamiento del Tribunal n i prohibición en la ley, los vocales quedaban en libertad de dar conocimiento de lo actuado a l público, siempre que no se acordase concretamente el secreto. E l señor Taltabull se adhirió a l a propuesta del señor Basterrechea. E l señor Pradera manifestó que desde l a primera sesión pudo advertir que sin protesta de nadie se daban referencias a la Prens a que entre ellas hubo una de tal excepción como l a de las ponencias sobre capacidad de los vocales, con especificación hasta de los votos recaídos, sin reclamación por parte del señor Basterrechea, que pertenecía a l a ponencia; que en su vista el se creyó perfeetmente autorizado para hacer cuantas revelaciones estimase oportunas, máxime cuando el elegido por la región navarra debía ia l a misma, salvo los casos en que otra cosa se acordase, l a expresión de sus actuaciones en el Tribunal; que una sesión privada, no significa que ella entrañe secreto, sino falta de público, y que en un Tribunal semejante, como es el de Méjico, es un texto de estudio el de los votos particulares redac 1 E l Sr. Martínez Alvarez abunda en lasi Se pasó al examen del recurso del señor razones dú S r Pradera, estimando suficienDel Moral, respecto del cual l a ponencia tes cuantos elementos existen en el expeproponía su desestimación. E l S r Pradera diente y considerando que sería afectario ai combatió l a propuesta, alegando el principio la seriedad del Tribunal un nuevo aplazar de derecho de que no cabe una interpretamiento, después de lo acordado. ción de l a ley que conduzca al absurdo, y a E l Sr. Bernad se adhirió a la petición del que de aceptarse liberalmente lo preceptuaSr. Gasset, por estimar que no tenía elemendo en aquélla, el procesado por un delito que tos de juicio para el fallo, oponiéndose al no traiga el desmerecimiento en el concepto aplazamiento los Sres. Sabater, Ruiz del público, y del que puede ser absuelto, sería Castillo y Minguijón, interviniendo el señor de peor condición que el condenado. Sánchez Gallego, para recordar que en el E l Sr. Abad Conde apoyó l a ponencia sosorden procesal existen las provincias parar teniendo que donde l a ley no distingue, no cabe distinguir, y que son para ella dos ca- mejor proveer, a 1 c. que repuso el Sr. P r a dera que no era el momento de ellas, y que sos distintos el de procesamiento y el de s i e n la discusión surgía l a necesidad ce a l condena. g ú n documento, él, por su parte, no se oponDespués de intervenir otros señores vocadría a su aportación, con suspensión del deles se puso a votación, desechándose el rebate, pero que lo que no podía hacerse era curso del Sr. D e l M o r a l con el voto suspender l a deliberación a prlori. contra del Sr. Pradera. Reiterada su petición por el Sr. Gasset, a l rectificar, y por el Sr. Abad Conde, el señor E l recurso del señor Sabater Pradera propuso como fórmula que podrían Leyóse a continuación el recurso del sepedirse, fijando un plazo l o más breve posiñ o r Sabater, que, impugnado por el señor ble, los documentos solicitados por el seño? A b a d Conde, fué defendido por el señor Gasset, siempre que queden los vocales auRuiz del Castillo, habiendo intervenido en, torizados para pedir su ampliación. la discusión otros vocales. Puesto a votaSometida a votación l a propuesta del seción fué estimado por mayoría de votos, ñor Gasset, fué desestimada por doce v o quedando en consecuencia el S r Sabater tos contra once, acordándose discutir en elj adscrito como vocal suplente al Sr. Calvo Sodía de hoy el recurso del Sr. March y O r telo y no a l Sr. Silió. dinas. Se levantó l a sesión a las ocho y cuarenE l caso del señor M a r c h ta y cinco de l a noche. A continuación se dio lectura de l a po i i p nencia que propone l a desestimación del recurso interpuesto por D Juan March. EL VIAJE DEL 1 E F E E l Sr. Gasset propuso l a cuestión previa de una nueva dilación, por entender que falDEL ESTADO AMAtaban en el expediente documentos concernientes a l a situación del recurrente, como RRUECOS diputado, a l a acusación contra el mismo formulada y a l a situación del Tribunal que Llegada a M a d r i d j u z g ó al mismo. Añadió que esa dilación sería de favoM a d r i d 6, 10 noche. D e regreso de su rables resultados, porque con l a celebración viaje a Marruecos, llegó el domingo a M a de las elecciones se evitarían quizás condrid el señor Alcalá Zamora, acompañada flictos del Tribunal de Garantías con otras del ministro de l a Guerra y personal de su jurisdicciones, y en especial a lo que afecséquito. tashe a l a toma de posesión de l a vocalía F u é recibido en 3 a estación por el presidente del Consejo, señor Martínez Barrios i los ministros de Gobernación, Trabajo, Instrucción y Hacienda, y las autoridades. U n a Compañía de Ingenieros, cute fué revistada por el Presidente, rindió honores. E l señor Alcalá Zamora m a r c h ó desde l a i estación a su domicilio particular, y luego Inmediata convocatoria de centenares de se trasladó a su residencia oficial, donde replazas. No se exige titulo. Edad: 21 a 26 cibió a mediodía al jefe del Gobierno, qu años. Para el programa, Contestaciones y do cuenta al Presidente de todas las cuesi preparación, con profesorado del Cuerpo, tiones de actualidad social y política. diríjanse al INSTITUTO HEUS PreciaPoco después de llegar a M a d r i d el jefe dos, 23, y Puerta del Sol, 13, Madrid. Éxitos: En la última oposición celebrada, de 40 del Estado, se dirigió un telegrama al coalumnos preparados obtuvimos 33 plazas, misario superior de Marruecos, rogándole entre ellas los números 5 y 8. E n el prosexpresara a todos l a gratitud del señor A l pecto que regalamos se publican los númecalá Zamora or las atenciones recibidas e ¡n ros y nombres de este triunfo definitivo. su viaje. E l recurso del señor JDel M o r a l OPOSICIONES A L BANCO DE E S P A Ü A
 // Cambio Nodo4-Sevilla