Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRITICA Y N O T I C I A S D E LIBROS Crónica de Madrid recopi ación de las crónicas periodísticas de a villa, de D Benito Pérez Gaidós, por López Prudencio. Otros libros. Con el título de CRÓNICA L E M A D R I D se ha publicado recientemente un volumen, en el que se recopilan las crónicas periodísti cas semanales de la villa, y entonces Corte, de E s p a ñ a que Gaidós escribió por los años iS 6 5 y T 866. Se publicaron, no sin razón, como obra inédita, puesto que entre los lectores del fecundo novelista seguramente raro será el que tenga noticia de ella, y ninguno la conoce, en su conjunto, como ahora aparece. N o carece de interés, sobre todo documental, por m á s de un concepto, la lectura de estos trabajos, que ponen a nuestra vista los primeros pasos del célebre, escritor en el campo de las letras. Nada añaden, es verdad, estas labores juveniles a las d i mensiones y relieves que para sus entusiastas admiradores tiene la figura del renombrado escritor; pero no puede negarse que, aunque su exhibición no añada nada a sus timbres, tampoco le hace un flaco servicio. E n estos trabajos aparece ya l a prosa de Gaidós enteramente dotada de los caracteres que habían de distinguirla siempre: fluida, rápida, natural, sencilla y nunca preocupada de grande esmero. También se manifiestan ya, en estos trabajos, las extraordinarias dotes de observador y narrador que habían de adornar siempre al autor de los Episodios Nacionales. Y ya se encuentran en ellos sus tendencias ideológicas y la acerbidad, implacable y unilateral, de su espíritu crítico. E n el tono- y forma de este último aspecto de su musa juvenil se advierte que L a r r a desaparecido apenas hacía un cuarto de siglo, conservaba un culto fervoroso todavía en la joven generación de periodistas y escritores que se consideraban llamados a continuar su obra demoledora y románticamente pesimista. Es, por tanto, este curioso libro un estimable documento para apreciar la aparición y primeros pasos de todos los rasgos y dotes que delinearon, al cabo, la fisonomía espiritual del escritor, que tantas devociones admirativas había de inspirar durante m á s de medio siglo, entre sus contemporáneos. Tiene además este libro otro atractivo, enteramente distinto del que acabamos de señalar. Como todas las apreciaciones de un momento histórico, hechas por sus contemporáneos, tiene la virtud de darnos la sensación auténtica de la valoración que, en su momento, tuvieron los sucesos; y aun la obra de los autores que nosotros vimos ya a una luz enteramente distina. E n algunos de esos artículos, Gaidós ejerce la crítica literaria. E n ellos manifiesta fervoroso entusiasmo por autores cuyos nombres hoy causan verdadera sorpresa, y revela al tributar sus elogios a estas apariciones de mérito, a su entender a u t é n tico, inclemente acritud para los acaparares de admiraciones y homenajes en sus días. N o nombra a éstos. Pero no es difícil adivinar, a quiénes se refiere. E l tiempo ha pasado con su inexorable indiferencia para los empeños entusiastas de admiradores y adversarios. Seguramente los que el joven crítico consideraba condenados al o l vido, son los que conservan a ú n admiraciones no muertas. E n cambio, con franqueza, ¿h a b r á muchos, entre los numerosos lectores que seguramente t e n d r á n estos juveniles trabajos de Gaídós que se hayan entusias; mado con las producciones de un Sr. D M e l chor Paiau, o de D Felipe Jacinto Sala, o de D Rafael F e r n á n d e z Neda, que produjeron en el ánimo del joven cronista una impresión tan hondamente halagadora? Y no es menos interesante y curioso conocer, de un modo tan auténtico, la valoración que, al menos en el sector ideológico y en el. medio en que el espectador se mueve, tiene la orientación política y social del país, y aun las preferencias estéticas y éticas predominantes. Además del valor indiscutible que ofrece siempre la reproducción de un momento pasado, delineado por quien lo v i vió en el momento de vivirlo. Todos estos atractivos tiene este intere- sante libro, que los admiradores de Gaidós tendrán ocasión de saborear, gracias al celo de los exhumadores de toda la labor inédita del célebre escritor. J. L Ó P E Z PRUDENCIO Don THE Joaquín del Moral. D I A G N Ó S T I C O Y T R A T A M I E N T O D E LOS T R A S TORNOS N U T R I T I V O S Illilv L A C T A N T E Con este título acaba de publicar un libro muy interesante el doctor Ramos Fernández, médico interno de la cátedra de Pediatría de la Facultad de Medicina de Madrid. E l joven doctor Ramos Fernández, que se encuentra actualmente pensionado por la Academia de Medicina en Estrasburgo, y que fué premio extraordinario en la licenciatura y en el doctorado, ha publicado en este primer libro suyo, de más de cuatrocientas páginas, todo lo fundamental que debe tenerse en cuenta por médicos generales y pediatras para diagnosticar con acierto y hacer un tratamiento adecuado a los trastornos nutritivos del lactante. Su obra, que es eminentemente práctica, se divide en dos partes la primera, dedicada al estudio de los alimentos medicamentos, y la segunda, a una exposición, clarísima de concepto, de los fundamentos del diagnóstico y del tratamiento de los trastornos nutritivos del niño de pecho, dividido en varios capítulos dedicados a los trastornos agudos del lactante sometido a lactancia artificial, natural y m i x ta, y a los diagnósticos y tratamientos de los trastornos nutritivos crónicos. E l interesantísimo libro del doctor R a mos Fernández va prologado por el ilustre profesor Suñer, del que el autor es discípulo destacado. de escándalo que en el extranjero ha tenido la bochornosa historia del bienio nefando de la política española, ha encontrado eco en las columnas de la gran Prensa y en las páginas bibliográficas de diversos países. Multitud de plumas, movidas por una reacción de dignidad y de conmiseración hacia la pobre E s p a ñ a de estos dos años últimos, se han empleado en la tarea de describir y de comentar las desdichas trágicas y los ominosos sucesos de ese período de la vida española. Tales documentos han obtenido clamorosa acogida y crecidísimas liradas, con lo que la divulgación de las tristes cosas de E s p a ñ a se ha extendido en términos que hacen de ellas una noción popular ya en todos los países, para mayor vergüenza del nuestro. Este es otro de los enormes estragos, acaso irreparables, que debemos al contubernio de Casas Viejas. U n o de esos libros es el que en estas líneas registramos The Spanish Republic. publicado en Londres, en lengua inglesa, y que ha producido en todo el mundo verdadera sensación por las revelaciones que en él se contienen sobre los orígenes de la República española, la vejación y el atropello de la libertad y aun del derecho de gentes que los gobernantes del nuevo régimen han perpetrado a mansalva; el engaño de que fué víctima por los propagandistas republicanos gran parte, de la opinión española; la memorable dejación de autoridad por don M i g u e l Maura ante el incendio y saqueo de templos y conventos; la anarquia en el campo; los motines y huelgas en las ciudades todo, en fin, lo que ha dado carácter i n deleble a estos dos años terribles bajo el régimen republicano. E l libro está escrito con palpitante estilo, que da extraordinaria vivacidad a las evocaciones que despierta y con una documentación muy minuciosa y completa, rica en alegatos probatorios, en estadísticas y en todo lo que puede dar objetividad fría v se; rena al examen de tantas y tantas calamidaj des dramáticas. Pero el libro tiene, además, para el lec tor español un atractivo singular: la tra ducción. Con decir que ha corrido a cargo de D Joaquín del M o r a l está hecho el mejor elogio del trabajo traductor; porque Joaquín de! M o r a l es uno de los más vibi antes cronistas del bienio terrible, como lo de ¡m o s t r ó en su libro Oligarquía y enchufismo. A l traducir The Spanish Republic, su estilo suelto, fluido, de agora y de foro a un tiempo, batallador para la acusación y sereno para la prueba, ha encontrado nueva coyuntura de aplicarse a la crónica de los desastres de España. Con lo cual, el libro inglés no pierde la menor porción de inter é s antes bien, se enriquece con la palpitación que pone en todas sus campañas la pluma á g i l y militante de Joaquín del Moral. S P A N I S H R E P U B L I C -L a repercusión Don Rafael Ramos Fernández. Foto Padró.
 // Cambio Nodo4-Sevilla