Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 14 D E N O V I E M B R E D E 1933. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G revolución. Ellos sólo han sabido enrique cer su propio pecunio, y con sus predicaciones únicamente llevarían a un choque sangriento a los que les siguen. (En estos momentos avisan de Madrid que el señor G i l Robles se dispone a hablar y, como el discurso ha de radiarse en el salón, el señor Larramendi corta su oración. Expresa su satisfacción por haber acudido a Sevilla, en l a que siempre había pensado Conste, termina diciendo, que en Madrid nosotros sentimos vuestros problemas, y, por anticipado celebro vuestro triunfo en las elecciones. Concluido el acto, el público desfiló ordenadamente, sin que se produjera incidente, alguno. Y a terminado el desfile, y en lugar bastante alejado- -una de las callejuelas de l a Puerta Osario- -sonaron unos disparos, hechos sin duda con el propósito de producir, alarma. Acudieron los guardias de Asalto, que dieron una batida sin conseguir ninguna detención. pone l a planta impone l a reforma agraria. E n España se ha hecho esa reforma, no para toda l a nación- -dígalo si no el espléndido latifundio que en Lérida posee el señor. M a cla- la reforma agraria se ha hecho contra Andalucía y Sevilla, principalmente. L o s catalanes, desde su punto de vista, hacen bien; los que hacemos mal somos nosotros, que no nos defendemos. Y o soy partidario de una reforma agraria constructiva, que aumente el poder de capitalización de la tierra. Tenemos un gran enemigo en el centralismo que hemos de combatir. Hemos visto cómo M a d r i d es indiferente a los problemas de Sevilla, incluso cuando el ¡pistolerismo hace sus víctimas. Y o ofrezco cuanto soy, incluso m i vida, en defensa de Sevilla. Habla de las elecciones y dice que por las apariencias v a n a dejar en buen lugar a las que hacía Romero R o bledo. P a r a eso no se necesitaba una revolución. E l presidente del Consejo está viendo los atropellos electorales que se cometen en beneficio de sus amigos. Tenga presente el señor Martínez Barrios que hay derrotas que honran y victorias que envilecen. Debemos i r al cumplimiento de nuestro deber ciudadano sin esperar que las mujeres defiendan esos derechos en la calle, en tanto los hombres se meten debajo de l a cama. S i no podemos defendernos con las armas Wancas del sufragio, tendremos que emplear otras más contundentes. (G r a n ovación. Termina con cálidas frases de aliento para la lucha. Las ovaciones ahogan las palabras del orador, quien termina con estas palabras: j V i va Sevilla! ¡V i v a España! ¡V i v a Cristo! E l señor Pabón Comienza recordando sus palabras en el mitin celebrado hace dos años en l a plaza de toros. Tiene justas frases de condenación para Azaña, hombre salido de las covachuelas, y cuyas frases favoritas han sido no amo no perdono n o quiero no respeto E s un hombre que lleva escrito en su cara que no puede amar. Y o dije eri aquella ocasión de l a plaza de toros que para vencer las derechas tenían que perder el miedo, la impaciencia y l a intransigencia. L a impaciencia y la intransigencia l a han perdido, pero, ¿y el miedo? Sé l o que se ha hecho para infundir miedo a las derechas, cuanto hay de amenazas y lo que significan las visitas del gobernador a los pueblos en pleno período electoral. E n un período inspirado se dirije al señor Martínez Barrios, al que nada deben ocultarle sus amigos. E n su más afortunada intervención parlamentaria, contendiendo con el señor Azaña, le dijo el señor Martínez Barrios que había dejado un rastro de sangre, de fango y de lágrimas. Pues vea que si siguen las agresiones brutales, las persecuciones a los elementos de l a derecha, al recoger su acta por Sevilla l a encontrará también manchada de fango, de sangre y de lágrimas. C o n fes mujeres se está ensayando el miedo al alboroto, al motín; con los hombres, otro procedimento más refinado e inteligente. Se les habla y amenaza con las perturbaciones futuras, y les quieren llevar el ánimo a i a conveniencia de la candidatura, para dar el triunfo a unos y a otros. Habla luego el señor Pabón de la altísima significación del catolicismo, y dice que éste es el justo medio que tanto se busca, que tiene como centro l a Cruz, en el punto de intercesión de las dos líneas que la forman donde estuvo el corazón de Cristo. Somos la contrarrevolución, pero ya lie dicho que no liemos de ser una revolución al revés, sino lo contrario de un revolución. Desgraciados los países mancos, que sólo saben regirse por la izquierda o la derecha; nosotros tenemos un sentido totalitario del Estado. Queremos gobernar con las dos manos juntes, como se reza y se trabaja, E n una hoja volandera se me ha tachado de arrivista, porque siendo el último me he colocado el primero; así somos nosotros: los últimos serán los primeros. Hemos de realizar plenamente l a justicia social, que constituye nuestro programa. Termina pidiendo un aplauso para quienes constituyen las comisiones electorales e i n tervienen en los trabajos de propaganda. A l retirarse el señor Pabón estalla una ovación estruendosa, que dura largo rato. E l señor Hernando de Larramendi Cuando se dispone a hablar se le saluda con una ovación cerrada y se dan muchos vivas a l tradicionalismo. Dice que hay que aceptar l a lección de las anteriores Cortes, en las que, cuando se intentaba consumar un atropello para ahogar las razones del adversario, se gritaba: ¡A votar! ¡a votar! Eso misino hemos de decir nosotros en estos momentos: ¡A votar! ¡a votar! V a resumiendo los discursos pronunciados, y para cada orador tiene frases desacertado elogio. Dice que aceptó complacidísimo l a invitación que se le hizo para que viniera a Sevilla. E n vuestras tribulaciones de estos años, habéis dicho siempre: E n M a d r i d no se enteran de nuestros dolores, pero los que representamos la tradición, sentimos con vosotros los que tenemos solidaridad con l a historia de España y con l a tradición, sentíamos el dolor de Sevilla. Combate l a l u cha social, a la que nos han llevado teorías exóticas, y defiende l a civilización autóctona, magnífica en l a historia, a través de los siglos. Todos los españoles deben de dar su voto en defensa de la España crucificada. Dice que no se debe dudar de que l a soberanía del pueblo será respetada en l a libertad de sufragio, aunque y a se habla algo contra éso. Estima que cuanto se haga por el Gobierno por coartar un solo voto, sería condenable. Habla de los desplantes de los que después de llevarnos a la ruina amenazan con una Mitin en Castilleja de Ja Cuesta g! l! lll! il! y r e abogado j 1 ss s Candidatura p a r a d i p u t a d o s j jjii ¡j a Cortes por l a provincia de I I I I G i V a g Dionisio Cano López ss lilanuei I Sánchez- Dalp abogado industrial y Marañan j Francisco Pérez de Biszmán y Urzáiz Manuel Fernández Balbuena ingeniero abogado N O T A M U Y I M P O R T A N T E Todos los e l e c t o r e s d e t e n v o t a r e s t a c a n d i datura í n t e g r a m e n t e s i n t a c h a r n i cambiar ningún nombre. E s l a única manera de h a c e r p o s i b l e e l triunfo de l a C o a l i c i ó n 1 I ¡H Ü ¡E 2 ¡5 José María Jiménez Molina S E l domingo por l a tarde se celebró un acto de propaganda electoral en el que intervinieron los candidatos por l a circunscripción de la capital Ginés Martínez y el señor Pabón. Habló en primer lugar el señor Calzada, quien expuso cómo el cristianismo ha sido el motivo espiritual informador de nuestra historia, y cómo la grandeza de España comenzó a derrumbarse desde el momento en que vienen del extranjero tendencias nacidas de la revolución francesa contra l a fe, culminando ahora el máximo de laicismo con el máximo de ruina, pues incluso el territorio nacional se ha disgregado. Doña Ofelia Ochoa dice que en l a lucha! presente l a mujer se presenta en vanguardia, sin temores ni desfallecimientos, para defender contra l a revolución l a religión, la unidad de la patria y l a familia. E l día 19- -afirma- -las mujeres defenderán estos intereses que tanto le conciernen, usando eficazmente del arma que se les ha concedido, por l a intervención electoral. pinés Martínez, candidato por la Coalición, desarrolla tina verdadera lección de doctrina social católica, censurando los procedimientos revolucionarios, que sólo conducen a destruir l a riqueza y a llevar el luto y l a ruina a los hogares de los obreros. E x pone el programa social de l a Iglesia, que s i hasta ahora ha sido olvidado, es tiempo ya de realizar. Por último, D Jesús Pabón dice que el miedo y l a atonía deben desaparecer de Castilleja. L o s hombres de l a revolución a todos prometieron lo que les agradaba, sin cumplir nada de lo prometido. L o s únicos que han progresado han sido ellos. Castiileja, vecina de Sevilla, ha visto su desastre, y, como ella, procurará poner el remedio adecuado. Los oradores en muchos momentos fueron calurosamente ovacionados. Mitin de coalición en V ü l a m a n rique K l m i é r c o l e s 15, ú l t i m o O Sloliparin f l i a d e e x h i b i c i ó n de -I n C U b d l I U precediéndose e n l a última sección a l sorteo d e l a j o y a q u e l a E m p r e s a r e g a l a a l público E l jueves, e n s e c c i ó n v e r m u t E S T R E N O de l a g r a n p e l í c u l a s TM s SOY III POR VAGABUNDO A X i JOIiSON E n l a tarde de ayer, lunes, ha seguido l a Coalición de Derechas su propaganda electoral con un mitin concurridísimo en V i l l a manrique. Doña Ofelia Ochoa hace l a presentación de los oradores 3 saluda al pueblo con palabras que arrancan muchos aplausos. Guillermo Muñiz Liáñez, pr Acción Obrerista, con párrafos mspiradi. nos da a conocer el programa de esta agrupación obrera. Se dirije en un canto a l a mujer espus ñola, como igualmente a l obrero andaluz, siendo interrumpido constantemente con prolongados aplausos, igualmente que a l ter-