Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A los veinte minutos, Lángara pasa a Gallart y éste, rápido, lanza un remate bajo al ángulo, que es el segundo goal para el Oviedo. Cinco minutos después Cisco hace un pase a Loredo, que de tiro rapidísimo consigue el goal del segundo empate. A los veintisiete minutos, Casuco hace una gran jugada. Se escapa y se interna hacia goal. L o s defensas reclaman offside. E l arbitro no les hace caso y Casuco llega hasta la red con la pelota, logrando el tercer goal para los ovetenses. Continúa el juego interesantísimo y el Racing pierde una gran ocasión, acabando el tiempo con tres a dos para Oviedo. E n la segunda parte los astures están agotados y son inútiles los gritos de sus partidarios para animarles. E l dominio local es abrumador y precisamente por esto resulta casi imposible el goal. Varios curners resultan emocionantes. L a pelota ronda el marco, rechaza en los postes o la devuelve Zarraonandía, que juega formidablemente, y el tiempo pasa sin marcar. A los treinta y cinco minuto cuando la, suerte parece proteger decididamente al Oviedo, Cisco empalma un tiro cruzadísimo, que es el tercer empate de la tarde, y este goal entusiasma al Racing, que se vuelca materialmente sobre la meta. P o r fin, faltando dos minutos, Cisco para a Efrain y éste a Pombo, que remata insuperablemente, marcando el cuarto goal, que es el de una de las victorias más difíciles del Racing y que acusa la justeza de un resultado. E l primer tiempo del Oviedo fué magnífico; no así el segundo, que se desinfló el grupo. E l Racing, a pesar de su mala estrella, se mantuvo siempre con grandes entusiasmos. L a actuación de Escartín, aceptable, ra el Donostia y Beristain hace otra supequiaguirre desvía, metiendo el balón en su rior parada, cediendo nuevamente a comer. propia red: A los veintiséis minutos, en E l portero donostiarra vuelve a lucirse en un ataque arenero, el interior izquierda lanotra parada y al fin desaparece el peligro paza un zambonbazo a media altura, desde lera los blanquiazules. jos, cogiendo descolocado a Beristain y marceando el tanto de honor para su equipa. D o A los cuarenta minutos el Donostia avanminan netamente los forasteros, que Degan za. Tolete se interna, corriendo la línea, y en algunos momentos a embotellar a los domanda un pase soberano a Urtizberea, quien nostiarras pero estes se mantienen a la deenvía la pelota a la red, marcando el segundo fensiva y logran librarse de otro tanto más. tanto donostiarra. Termina la primera m i tad con dos tantos para el Donostia por cero Los areneros pierden dos ocasiones exceel Arenas. lentes de marcar y Beristain vuelve a l u cirse de nuevo, con paradas magníficas. T e r E n la segunda mitad comienza atacando mina el partido dominando los donostiael Donostia y logra dominar. E n un avanrras, que también están a punto de marcar, ce donostiarra, á los quince minutos de juecon el resultado de cuatro goals a favor de go, hay, una zancadilla de un arenero a O r los donostiarras por uño para los areneros. tega, que el arbitro castiga con penaltiy. L o tira Goyeneche y marca el tercer tanto do- E l partido resultó en muchos ratos intenostiarra, metiendo el balón por un ángulo. resante, aunque el estado del campo no perSigue dominando el Donostia y a los diemitía hacer buenas jugadas. ciocho minutos Urtizberea avanza y tira un E l arbitro, Montero, aunque tuvo su equibuen chut que el propio back arenero Egusvocaciones, estuvo imparcial. SEGUNDA DIVISIÓN EL ATHLETIC DE MADRID, VENCEDOR D E L M U R C I A F U E E L ÚNICO E Q U I P O Q U E EN ESE GRUPO CONQUISTO LA VICTORIA EN E L CAMPO D E L CLUB RIVAL Continúa destacado el Sevilla p o r su triunfo ante el Celta de V i g o mientras el Sabadell sólo consigue empatar c o n el Alavés en V i t o r i a Resultados de la segunda división quienes colocaban l a bolita en su portería, s ¡4 respeto alguno para Eizaguirre. Pero ahora, ya es otra cosa, y no nos extrañará que, cualquier día, los interiores del ataque merengue digan: Aquí estamos nosotros. Y jueguen al fútbol, como. si futbolistas de yerdad fuesen. Claro qué esto es casi imposible, pero... cuando l a suerte quiere... E l Sevilla, a lo que parece, ha dejadej de ser el rigor de las desdichas. E n cambio, al Celta correspondió el papel de desdichado. Porque, aparte del tanto qué Piñeiro colocara en su meta, único producido, durante la parte primera del partido, sufrieron los célticos dos nuevas perforación nes de puerta, besos a las mallas o conmociones de red, producidas al correr de los veinte minutos antefinales de la pugna, ahora en la suerte natural; es decir, empujando el balón h asta la solemne entrada bajo del marco jugadores del bando adversario. ¿Pero por qué? Porque el Sevilla Iei echó un poco de entusiasmo, al juego, sólo en el reducido tiempo 3 e una decena de minutos. S i nuestros adrgirados merengues no hu- biesén tenido aquel rasgo de tan corta duración; sin el maleficio determinante del regalo de un goal, es posible que él partido, con resultado repartista- -vocablo de moda- se hubiese borrado de la imaginación testifical en menos tiempo que el que durará la furia sevillista. L a mano invisible que mueve las cosaá del equilibrio, quedó en inactividad durante la parte segunda de la discusión, con perjuicio notorio para los muchachos- -excluyamos a Polo- -del Celta. L o s equipos jugaron mal, como conjuntos. Es una redundancia, pero conviene repetirlo itera promover el propósito de enmienda, D o n o s t i a 4; A r e n a s 1 San Sebastián 12. E n el campo de Ato- Coruña- Unión de Irún 4- 0 cha, con un tiempo infame y el campo en Murcia- Athletic M 2- 3 pésimas condiciones, se celebró el partido Alavés- Sabadell 2- 2 de campeonato de L i g a primera división, Sporting Gijón- Osasuna 3- 2 contendiendo los equipos del Donostia y del Sevilla- Celta 3- 1 Arenas. Poco público. Los equipos se aliClasificación nearon en la forma siguiente: j a. E. p. F. c P. Donostia: Beristain; A r a n a y Goyeneche; Amadeo, Ayesteráti y Marculeta; Ortega, Sevilla ...2 2 0 0 6 2 4 Chivero, Urtizberea, P i n a y Tolete. Athletic M 22oo63 Arneas: Egusqutza; Egusquiaguirte y Sabadell 211o743 A r r i e t a Calvo, Urresti y Pérez; Helguera, Coruña 21o1532 Rivero, Barrios, Ortiz de l a Torre y U r Celta 21o1442 quiza. Alavés 2020332 Sporting 2101572 E l i g e campo el Arenas que lo hace a favor del viento. Sopla fuerte aire. Irún 2011151 L o s comienzos del partido son favorables, M u r c i a 2002360 para los locales, que atacan bien, llegando Osasuna 2002360 hasta la meta arenera y obligando a EgusSevilla F C 3; C e l t a 1 quiza a intervenir y haciendo éste una soberbia parada. Los donostiarras consiguen A lo que parece, el Sevilla ha dejado de un comer. Luego el juego se nivela y los ser el rigor de las desdichas. E l perro flaco areneros atacan, llegando a dominar. se sacudió las pulgas de la adversidad, y L o s areneros, consiguen tres corners sin no habrá de extrañarnos verlo, al cabo de resultado. L o s donostiarras reaccionan y atapoco tiempo, lozano y hasta juguetón. can, llegando hasta la meta enemiga, y a Realmente, era de esperar que la suerte los treinta y cinco minutos hay un magnífimala se cansase alguna vez de otorgar su co ataque donostiarra. E n un pase largo llega indeseable preferencia al Sevilla F C. Y a el balón a los pies de Tolete, quien se interfué bastante el ensañamiento de l a tempona y envía el balón hacia la red. Urtizberea rada anterior y de la que precedió a ésta. va lanzado y llega a tiempo de evitar la enPero- aún hay más, si juzgamos por lo trada de Egusquiza. Urtizberea desvía el acaecido, en el encuentro con el Celta de balón y lo mete en la red, marcando el p r i V i g o sin período transitorio, hemos pasamer tanto donostiarra. do al de las compensaciones, fundamento de la equidad. Los del Arenas no se desaniman y ataH a de causar asombró; pero sucedió que can, poniendo. en peligro la meta donostialos célticos vigueses, dirigidos; sin duda, por rra. H a y un tiro fantástico, que Beristain esa mano invisible que mueve las cosas del desvía con acierto. U n a mano de Amadeo en equilibrio, regalaron a los sevillistas el priel área es castigada con penalty. L o tira mer goal. N o hagamos aspavientos, que el Calvo, y Beristain, en una estirada magníficaso no es nuevo, aunque lo víamos al reca, rechaza el tiro, enviándolo a comer. Sav é s antes eran los muchachos del Sevilla cado, se produce un momento de peligro pa-
 // Cambio Nodo4-Sevilla