Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D 1 ARIO ni I- L I I I I I ILUSTRAI I I I 1 I D O A Ñ O VI G E SIMO N O V E N O 10 CTS. N U M E R O F U N D A D O E L i. D E J U N I O D E 1905 P O R D. T O R C U A T O LUCÁ D E T E N A ABC GU E R R A DE PASQUINES r DIARIO ILUSTRADO A Ñ O V J Ü E SIMONOVENO 10 CTS. N U M E R O IA V O T A R A V O T A R! E L hombre político. es un ¡animal HORAS GRAVES Faltan cinco días... Los carteles m á s contradicE a ya estamos en la sema TM decisiva; torios cubren las fachadas de- -Y o no entiendo de política. N o quiero semana de pasión y de pasiones para todos la ciudad. entender. Soy absolutamente neutral. los ciudadanos de este asendereado país. P o r -N o querido, no puede usted ser neuque así las gastamos en E s p a ñ a o lo echamos Bajo el reinado del pasquín! -Carteles tral. Cuando se tiene un corazón, un ceretodo a barato y ninguno se ocupa de otra cosa por todas partes, rótulos a discreción, arenque de meterse en un café para hablar. de bro, tilia dignidad y un sentimiento, lio se gas y gritos de somatén colgando- de las toreros y mujeres, o nos entran de pronto puede, no se debe ser neutra: Vivimos en tachadas, eíi pingajos que la cólera partiunos adarmes de formalidad y estalla el ex- medio de la vida, y nuestra vida no es sólo dista deja a medió- destruir. L a guerra de plosivo de la furia española y guerreamos nuestra y rio es sólo la nuestra, sino la vida los carteles... Esto le gusta al español que en Méjico y en Flandes, y vencemos a N a de todos. Aunque usted se burle de la pamarcha por la calle: tener la guerra ante poleón, y- ¡oh, prodigio estupendo! -hasta labra vida, cuando no dice m i vida nos permitimos el lujo de tomar parte actime pregunte usted qué cosa es una vida que los ojos, con todos ¡os combatientes diseminados por los muros, y poder presenciar va- en las orientaciones del Estado. J a m á s en no es de nadie, yo, al decirle que es de toimpunemente la batalla de las vociferaciolo que va de siglo, vibró nuestra ciudadados, le digo que sil vida de usted depende nes. ¡Votad a ios socialistas! ¡Votad a las nía con el vigor que hoy. L e ha costado no de la vida de la sociedad en que vive. N o poco sacudir su pereza; pero, por fin, se ha derechas... Todavía se ve en alguna papuede usted ser neutral. La neutralidad ante puesto en pie. Convengamos, lector, en que red de provincias cí grito aquel del año tela víctima de una injusticia es Una cobarno es para menos; porque tampoco, en lo que rrible: ¡M a u r a no! Las vallas de ios sodía ante el amigo, ante el hermano, una va de siglo, ha arriesgado nuestro país lo que lares y los zócalos de las casas se llenaron, traición. se jugará- el domingo próximo. ¿Q u e va se al venir lá República, de letreros furiosos, -E s que yo soy amigo de todos. lo j u g ó en el mes de abril del a ñ o 31? N o que no se hari pedido borrar del todo. Ahora- -De donde se desprende que no es usted Entonces no sabía lo mucho que arriesgaba ya no hace falta recurrir a la clandestiniamigo de nadie. Aquello fué una chirigota muy temperadad. E l cartel se ha hecho. legal. ¡Egaiité; mental. Aquello fué un a ver qué pasa. ¿M e va usted a decir que soy un cri ¡mlcnúté; íibei- té! Fraternidad entre todos muy propio del espíritu español: barullero e minal porque no quiero meterme en polí ¡os españoles, que se han convertido, efecirreflexivo. Se votó alegremente (según la tica? tivamente, en tinos tiernos hermanos. Y l i nueva y sutil acepción que viene dándose a- -N o tanto. Para ser criminal hace falta bertad para todo, hasta para encaramarse este adverbio) sin penetrar todo el enigma cierto valor. L e digo a usted tan sólo que por las paredes y rasgar con salvaje iracunque encerraban las urnas. Y luego, ¿qué? no cumple sus deberes ciudadanos. ¡Que es dia el cartel del adversario. Nada ilustrará Con decir no era esto ¿y a está todo arreusted un mal español! mejor a uii extranjero, si desea conocer el glado y se siente la paz en la conciencia? estado de fraternidad, de legalidad y de l i- ¿U n mal español porque me abstengo? Pero í e s que podía haber sido otra cosa? bertad a que lian llegado los demócratas Y o soy un hombre de bien; un hombre E n fin, aquella fecha memorable pertenece al españoles, como esos carteles rasgados, aratranquilo, un hombre de orden... A ñií nepasado y ahora nos encontramos de cara- al nidos, hechos añicos. Es el dato más conme importa la forma de gobierno, ni s i porvenir. Unos nuevos comicios nos aguarsolador para la vida civil de m a ñ a n a de quiera la persona de los gobernantes. dan y no creo que reste un insensato capaz ahí a la refriega fraternal no hay más que ¡Quien sea! Y o sólo quiero el bien de E s de ir a votar alegremente Enseña mucho un paso; el que araña, hasta sangrar los pana. ¡Y o soy un patriota! ¡a experiencia, y en estas elecciones sabe ya dedos, el. cartel aborrecido del contrincante, -Pues con varios miles de patriotas como cada uno adonde va. con lá misma furia de legalidad le saltará usted ya estaría listo el país. Quiere usted los sesos a tiros a quien no piensa como él. el bien de España, pero no se preocupa, 110, Hemos entrado en la semana grande. A de él, ni sabe cuál es, ni puede decir en qué medida que el tiempo acorta, la distancia, el E n mi calidad de transeúnte emocionado, consiste para usted. Quiere usted un bien sistema nervioso del cuerpo electoral ve cómo a mí me gusta presenciar esa guerra que vago, por el cual no trabaja. Quiere usted aumenta su fluido eléctrico. Diez días m á s han armado los carteles por las calles y ver tranquilidad y orden; fiero sü orden, su en esa tesitura y salta E s p a ñ a entera como ai público ante las paredes publicitarias, tranquilidad de usted, personales; no el oruna cuerda de guitarra. E l milagro de la seducido por la impresionante novedad. A l República ha sido este de galvanizar al elecden y la tranquilidad de todos. Eso que. derroche de anuncios luminosos y policrotor. ¿Quedará alguno todavía pensando en no llama usted abstención, equilibrio, imparmados de estos últimos tiempos ahora se votar el día i g? L a Derecha española no cialidad, neutralidad, no es en el fondo más añade la difusión del pasquín a la ameritendría perdón si no votara íntegramente y que el m á s cobarde y el más espantoso de cana. Y a estamos completamente americanisin regatear nombres. ¿Qué más da uno que los egoísmos. zados, pero de una América del Ear West. otro, si todos representan la antirrevolución? ¿U s t e d llama egoísmo a la indifeCon pistolones en el cinto y todo. De un Habían de ser todos los candidatos derechisrencia? golpe el español há pasado de una política tas mis enemigos personales m á s acérrimos- ¡O h! Ahora sí qué voy a decir que de limbo a una política de infierno. U n i n y yo (que no he creído nunca en las virtudes es usted un criminal. N o hay pecado tomo fierno de amenazas, de arengas, de gesticudel sistema parlamentario) los votaría a tola indiferencia. Es el. peor dé todos porque laciones. Las fachadas se 1 an puesto a ges- dos, sin titubeo alguno. Los hombres y mujees el pecado inactivo, el pecado sin esfuerticular también. H a y gesticulaciones en rojo res que sientan en su espíritu l a tragedia de zo. ¿M e entiende usted? E n religión, por y en ainarillo. Carteles como puños cerraEspaña tienen la obligación ineludible de ejemplo, mil veces mejor el ateo que el i n dos. Carteles Como escupitajos. Y ciudadaacercarse a las urnas el domingo y votar la diferente. ¿M e entiende tulted? ¡H a l a! vanos asombrados que se paran a leer los pascandidatura que mayor garantía le ofrece. E l mos, a votar, a votar por quien sea, que yo quines en espera de alguna imprevista reegoísta o el cobarde que, por no molestarse o o he de sugerirle... velación. ¿Qué revelación puede salir de no exponerse, haga renuncia de su derecho- -N o no; yo no, voto a h í? Como lio sea que cualquiera m a ñ a n a al voto en ocasión tan grave, no merece el -Sea usted Hombre. Usted, es un hom- -y rto tendría, ciertamente, nada de extradictado de católico, ni la categoría de español, bre, y el hombre es un animal político. ni la condición de hombre. ño- -los ciudadanos se encontrasen con que los rótulos, los carteles, las arrogancias y- -N o político, no; yo no soy político... E ¡despecho, la demagogia y ¡a infantililos desafíos habían sido substituidos por un- -A h muy bien. ¡Entendido! N o es mal dad, amparados por la cobardía de unos y único cartel de anuellps famosos qué empiesastre el que conoce el paño. la dejación de otros, se cpnciliaron en un zan diciendo: Ordeno y mando... Pero -No he. querido le r eso; 110 me insuldía de abril para tender a E s p a ñ a en una las cosas exigen tiempo. Todo llegará. Por te usted. Quiero decir que no tengo ideas cama de operaciones donde unos curanderos el momento preparémonos a v i v i r esta gfan políticas... vesánicos la han acuchillado a su antojo. semártá de vísperas de elecciones. ¿E s que va a repetirse el espectáculo? -Sí, sí; ni de Jas otras. ¡Buenas tardes! FELIPE S A S S O N E JOSÉ M a SALAVERRIA RAMÓN L O P E Z- M O N T E N E C l R O