Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M I É R C O L E S 14 D E N O V I E M B R E D E 1933. E D I C I Ó N sirios, salió a l a calle. A poco de llegar a las proximidades del cuartel de la Guardia c i v i l un grupo bastante nutrido de gente, que allí estaba, hizo una descarga cerrada contra la casa cuartel. L o s guardias contestaban con intenso fuego. A los pocos instantes se vio caer a un guardia civil, con. la cabeza abierta de un balazo. E l pueblo en poder de los rebeldes. L l e g a d a d e fuerzas d e A s a l t o E l movimiento revolucionario había conseguido su primer triunfo. L a bandera anarcosindicalista tremolaba ya en el edificio del Sindicato. Las mujeres habían preparado en sus casas los utenslios para cocinar, esperando de un momento a otro viandas que les habían ofrecido una vez proclamado el comunismo libertario. L a Guardia civil quedaba bajo l a custodia de los levantiscos, encerrada en su casa cuartel. E l pueblo estaba ya en manos de los revolucionarios. L a gente, llena de emoción v júbilo, acaudillada por Seisdedos, se dirigió al Sindicato, para continuar tomando acuerdos. Cuando se encontraban reunidos se oyeron dos fortísimas detonaciones, que retumbaron en todo el pueblo. Fuerzas de l a Guardia civil y Asalto acababan de llegar, y para tantear el estado de resistencia de aquellas gentes, habían hecho varios disparos a l aire. Entonces Seisdedos obligó a todos a marcharse a sus casas, recomendándoles que si fracasaban en su empeño se dirigieran al monte. A los. pocos minutos quedó el pueblo desierto, y en el silencio de l a noche no se oían más que las pisadas de la fuerza pública, que, con gran sigilo, recorría todo el pueblo. Registros domiciliarios. L o s tres, primeros fueron detenidos, que luego fusilados f r e n t e a l a casa dieciocho lentamente, la niña rodó por el suelo. Salieron de la casa detenidos los tres hombres y detrás las mujeres gritando. U n o de ellos, al ver al guardia, le imploró: U s t e d me conoce y se echó a llorar. Estos tres hombres, muertos luego frente a la choza de Seisdedos, han dejado dieciocho niños huérfanos. D E ANDALUCÍA. P A G 16. E l asedio de Ja choza de S e í s dedos. L o s sitiados piden dejen; salir a las mujeres y a Jos niños A l t e r m i n a r su r e c o r r i d o p o r todo el pue blo l o s g u a r d i a s de A s a l t o con 3 a c u e r d a da presos e m p r e n d i e r o n e l c a m i n o de l a c h o z a de Seisdedos. E n aquella c a s u c h a e l s i l e n c i o e r a absoluto. P a r e c í a que allí n o se e n c o n t r a b a n a d i e s i n embargo, esperando d e un m o m e n t o a o t r o s u detención, cstabani Seisdedos, sus d o s h i j o s e l yerno, u n a h i j a de d i e c i o c h o años, u n v e c i n o l a nuera! y dos nietos, u n a m u c h a c h a de d i e c i o c h o a ñ o s y un n i ñ o de diez. 1 a N o matéis a m i a b u e l i t o q u e n o tengo p a d r e ni madre E n otra de las casas que registró la fuerza pública se desarrolló también una escena terriblemente dramática. U n niño, llamado Salvador Ruiz, de trece años de edad, vivía solo con su abuelo, Antonio Barberán, de setenta y cuatro años. E l niño estaba acostado y el abuelo se encontraba en la cocina de la casa. L o s guardias le hicieron salir a la calle, y al ver el viejo que le apuntaban, dijo: N o tiréis, que yo no soy anarquista. Sonó un disparo, a los pocos momentos otros y en ese momento el niño, asustado, salió, diciendo: N o matéis a m i abuelito, que no tengo padre ni madre. U n tercer disparo hizo caer en tierral al viejo B a r berán. Renunciamos a segnir contando más casos. Los de Asalto detuvieron a catorce hombres que perecieron por las balas de l a fuerza pública delante de l a choza de Seisdedos en l a mañana del día 12, después de haber terminado e! trágico episodio de aquella terrible madrugada. Así fué sacado de su casa José Utrera (E l Ronquillo) que era un pobre tuberculoso poseso por la fiebre. Por efecto de una paliza que recibió de los guardias de Asalto, en las inmediaciones del pueblo, murió al llegar a su casa una vendedora ambulante, llamada Joaquina (L a Gitana) F a j a s c a u c h o d a m a ¡entallad a s! C a s a B a r e a F r a n c o s 46. de Seisdedos, dejaron niños huérfanos A l volver los guardias la esquina de una calle advirtieron la presencia de un campesino. S i n previo aviso, sin que mediara una sola palabra, los de A S A L T O se echaron el fusil a la cara y dispararon sobre aquél, que cayó muerto instantáneamente de u n tiro en el corazón. E r a u n campesino que por curiosidad había salido de su casa para ver lo que ocurría. E l silencio absoluto que reinaba en todo el pueblo atemorizó a la fuerza pública, que disparaba a l menor ruido. L o s guardias comenzaron a efectuar registros domiciliarios, llevándose v a rios detenidos y formando una redada de presos. L a s detenciones se llevaban a cabo con amenazas e insultos. L o s de A S A L T O llegaron a una de las casas, y metiendo u n o de ellos una mano por la ventana, y empuñando una pistola en la otra, decía: F u e r a la gente de aquí. Otros guardias gritaban: Gasolina para esta casa. Mientras, en la calle se sucedían las palizas a los detenidos. E n la casa de u n tal Juan Silva, que llevaba varios días enfermo en cama, se presentaron los de A S A L T O y a culatazos abrieron la puerta. Allí estaban otros parientes de la familia. U n o de ellos se encontraba sentado con una hija de seis años sobre sus piernas, y al arrancarle los guardias de la silla vio- H O Y M I É R C O L E S 15 N O V 1 E 3- I I 3 K E- -ESTRENO- -d o l a p r o d u c c i ó n ColumI i L o s t i r o s se oían c a d a v e z m á s c e r c a n o s a 3 a c h o z a V i e n d o que l a f u e r z a estaba y a a l a v i s t a Seisdedos c o g i ó l a escopeta, o r d e n a n d o q u e s a l i e r a n de allí cuanto antes l a s mujeres y los nietos. C u a n d o ellas se d i s ponían a s a l i r l o s t i r o s que se sucedían incesantemente; l a s a m e d r a n t ó B a j o u n c u l a t a z o se a b r i e r o n las ipuertas de l a c h o z a Seisdedos y sus f a m i l i a res d i s p a r a r o n U n g u a r d i a de A s a l t o c a y ó h e r i d o h a c i a a t r á s y l a f u e r z a retrocedió. Seisdedos a r r a s t r ó a l h e r i d o h a c i a el i n t e r i o r de l a casa, v o l v i e n d o a c e r r a r l a p u e r t a A l o s pocos instantes v a r i a s descargas c e r r a d a s h i c i e r o n t e m b l a r l a choza. L a s m u j e r e s y los niños se a c u r r u c a r o n en e l suelo. L o s de A s a l t o l l e v a n d o c o n s i g o l a r e d a d a de presos, y e n d o todos esposados, o c u p a r o n las alturas f r o n t e r i z a s a l a c h o z a h a c i e n d o descargas cerradas a u n a d i s t a n c i a de u n o s doce m e t r o s D e s p u é s de m á s de m e d i a h o r a d e n u t r i do fuego s o y e r o n débiles lamentos y g r i t o s de s o c o r r o M e v a i s a m a t a r N o t i r é i s m á s H a b l a d c o n l o s sitiados, que se e n t r e garán. A q u e l que i m p l o r a b a a l a f u e r z a pública e r a u n g u a r d i a de A s a l t o que h a b í a qued a d o h e r i d o e n l a cerca. E n t o n c e s los g u a r dias d e s t a c a r o n a l detenido Q u i j a d a p a r a que p a r l a m e n t a r a c o n Seisdedos. E l d e t e n i d o fué a c u m p l i r l a m i s i ó n q u e s é le ordenaba, yendo esposados. Seisdedos se resistía a e n tregarse, p e r o pedía que d e j a r a n s a l i r a l a s mujeres y a los niños. C u a n d o v o l v í a de c u m p l i r e l e n c a r g o e l preso Q u i j a d a c a y ó atravesado p o r seis b a las de maüser. E l jefe de l a s fuerzas, v i s t o que los de l a c h o z a n o se entregaban, dispuso e l asalto de l a m i s m a u n a v e z que l l e g a r a n refuerzos y bombas de m a n o que se habían pedido a Cádiz. LA HORA D E L COCKTAIL por Bel D a n i e l s- -Ba; cfoIyli Si o l í O n c e campesinos son fusilados frente a la choza de S e i s d e d o s D e la casa sitiada piden una tregua para que salieran Jas mujeres y ios niños E l fuego había c e s a d o u n o s m i n u tos p e r p a l p o c o t i e m p o se o y e r o n v a r i a s d e s c a r g a s a l o t r o l a d o de l a s cercas. L a s b a l a s n o p a s a r o n sobre l a c h o za, l o que no hubiera sido censurable, p u e s t o q u e desde e l i n t e r i o r d o s r e v o l tosos r e s i s t í a n l a s b a l a s F u e r o n d i r i g i d a s c o n t r a l o s once c a m p e s i n o s q u e las f u e r z a s de A s a l t o t e n í a n e n s u p o der d e t e n i d o s T o d o s ellos m u r i e r o n y el que m e n o s l l e v a b a seis b a l a z o s de m a ü s e r q u e se d i s p a r a r o n s e g ú n l o s i n f o r m e s p e r i c i a l e s desde e l m i s m o p l a n o y a l m i s m o t i e m p o A l g u n o s de los m u e r t o s l l e v a b a e n s u c u e r p o once balazos. L o s cadáveres aparecieron luego en l a c h o z a de S e i s d e d o s u n o s e n c i m a de o t r o s L a c h o z a e s t a b a completa L I N E A D E ALCALÁ D E G U A D A I R A O f i c i n a s A l m i r a n t e L o b o 13 (antes 1 8) T e l é f o n o 22 G 80. S e r v i c i o c a d a h o r a desde l a s 8 de l a m a ñ a n a h a s t a l a s 11 de l a n o c h e U l t i m a s a l i d a de A l c a l á 12 n o c h e y de S e v i l l a 1,30 m a d r u g a d a L I N E A D E CABMOÑA O f i c i n a s A l m i r a n t e L o b o 13 (antes 1 8) T e l é f o n o 22680. P u n t o de s a l i d a P l a z a de l a República e s q u i n a a calle C a b o N o v a l T e l é f o n o 23300. P a r a d a e n C a r m o n a calle S a n P e d r o 31. T e l é f o n o 101. LINEA D E UTRERA O f i c i n a s A l m i r a n t e L o b o 13 (antes 1 8) T e l é f o n o 22680. S a l i d a s de S e v i l l a p a r a e n l a z a r e n A l c a l á de G u a d a i r a LINEA D E L A SIERRA O f i c i n a s A l m i r a n t e L o b o 15 (P u e r t a J e r e z) T e l é f o n o 2533! S a l i d a de S e v i l l a p a r a e l R o s a l 8,30 m a ñ a n a S a l i d a de Sevilla para Aracena, Alájar y Cortegana, a las 4,30 taríls.
 // Cambio Nodo4-Sevilla