Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AUTOCRÍTICA Sevilla la mártir Comedia en tres actos, dé Luis Fernández de Sevilla, que se estrenará en breve en el teatro Cervantes. N o se trata de una obra de carácter político, de las que buscan él éxito en lá oportunidad del instante; sentiría que la actualidad del título diera lugar. a tal suposición: H e querido pintar en esta comedia el ambiente sevillano de hoy, pero despojando mi ánimo de toda pasión política, limitándome a reflejar (o a intentarlo al menos) los abundantes y pintorescos matices del espíritu popular de Sevilla, que hoy se manifiesta con mayor relieve dentro de una situación anómala su humorismo, sus inquietudes, sus dolores, sus esperanzas... H e querido, sobre todo (y ésta ha sido la razón fundamental que me ha impulsado a eeribir Sevilla la mártir) romper una lanza, a medida de mis fuerzas, en justa defensa de mi patria chica, hacia la que de día en día siento acrecer mi cariño en relación con su desgracia. Cori cariño de hijo, con afanes de seyillano he escrito esta comedia, defectuosa; y torpe, como mía, pero sincera, anhelante de paz, dictada por el corazón. Pepita Meliáy Benito Cibrián y la excelente compañía que estos dos notables artistas dirigen han acogido l a obra con tanto cariño, han puesto a su servicio tal entusiasmo y han acertado a interpretar sus personajes con tal arte y emoción, que no creo pecar de optimista al augurarles un éxito personalísimo. Es de justicia hacer constar en esta autocrítica el gesto disciplinado y simpático del primer actor Sr. Armet, que, atendiendo al buen conjunto del reparto, no ha dudado en aceptar ure. papel secundario. E l decorado único de la obra es un acierto r l ¿gran Bartolozzi, que ha sabido trasladar a la escena v ¿i cachito del barrio macareno. Y ahora a esperar qtíe pasen las horas de capilla. Luis F. D E S E V I L L A Un saínete de Pío Baroja y Pablo Sorozábal E l próximo viernes se estrenará en Calderón, por l a compañía Valdeflore s, el saínete de P í o B a r o j a y el maestro Sorozábal, Adiós a la bohemia. Con esta obra intentan P í o Baroja y P a blo Sorózabal una modalidad nueva en el género, conservando, sí, l a pura línea del sainete clásico; con ello quieren demostrar, los autores que puede cohonestarse bien la más pura forma literaria, los procedimientos modernos y los castizos modos, que fueron base y prestigio de un género tan genuina. mente español. Nada de esto se ha olvidado en Adiós a la bohemia, ópera chica, cuyo estreno se espera con verdadera curiosidad e interés. 1 EL Y SUS TEATRO HORIZONTES Hasta la desaparición de Echegaray, poderoso talento creador, al que nuestra fogosidad juvenil nos impidió hacer justicia, el drama era la fórmula preferida con que se asomaba a la literatura todo escritor con vocación para el género. Entrar en el teatro por la puerta de, lo cómico equivalía a desmerecer. E l espaldarazo no lo daban entonces m á s que D Emilio Mario, M a r í a Tubau, M a r í a Guerrero y Carmen Cobeña, artistas esclarecidos que no han. sido igualados desp u é s porque en ellos los medios de expresión estaban subordinados a una noble y escrupulosa conciencia de sus deberes. Posteriormente la función escénica, entendida, no nes, son muy limitados. L o excepcional cho en su sentido material, sino por su alcance ca siempre sin convencer. Nuestra sensiestético, se ha empequeñecido mucho. A las bilidad experimenta una sacudida anormal realidades vivas han sucedido las apariencias convencionales. que no repercute en nuestra conciencia, previamente dispuesta a rechazar lo monstruoL a predilección del escritor por el drama so. Pero no siempre el drama refleja las, tenía una explicación. L a vida íntima era complejidades patológicas de lo subconsmenos frivola que ahora, y. todavía cuando cíente, como ocurre en Mihnort, donde veEchegaray recibía los homenajes del públimos a un padre obseso a la orilla del i n co, flotaba en la atmósfera espiritual del cesto. N o hay vida, por sosegada que papaís algo d: l romanticismo que había encendido el entusiasmo de nuestros abuelos. rezca, que no esté hecha de contrastes senCiertos valores morales, por ejemplo, el hotimentales con relieve suficiente para consnor y el culto de la mujer, seguían cotizántruir la armadura de un drama. E l toque dose a buen precio. P a r a el español de está en que el escritor entre en ella con aquella época eran dos ideales por los que lucidez y libertad y se apodere de los elevalía la pena de arriesgar la existencia. L a mentos necesarios para concertar una ac cortesía no estaba menospreciada y e l- i n ción interesante. A h o r a bien; el escritor a genio y la distinción personal conferían un quien atraigan esos panoramas dolorosos y rango en sociedad. Ahora es difícil saber trágicos del mundo moral tiene forzosaquién es distinguido y quién es adocenado, mente que renunciar a hacer reír, porque porque el común nivel de vulgaridad nos el tema de su obra- no deja resquicio abierrehusa un elemento de contraste que facito a la jovialidad y mucho menos a la bulite la discriminación entre lo selecto y lo fonería. ramplón. E l amor y el patriotismo se tomaE n España ese tipo de autor, a, menos ban tan por lo serio, que a menudo eran mode que no se revista. de una cierta pompa, tivos de querellas y lances que no siempre más retórica que poética, o no solicite de tenían un desenlace apacible. S i en aquellos antemano y con medios ajenos al a i te, que tiempos alguien se hubiese atrevido a ofenpueden ser la religión; el patriotismo y l a der públicamente a España, como se hace política, la benevolencia de la gente, corre ahora en Cataluña con entera impunidad, el peligro, no solamente de no ser aplaulo habría pasado mal, porque el carácter dido, azar inevitable en el teatro, sino de del ciudadano era. en ciertos respectos, v i no hallar siquiera una compañía propicia drioso y poco sufrido. Las caricaturas. del a interesarse por su obra. E L r e p a r o que Cu- Cut contra el Ejército, al lado de lo que le dificultará el acceso a la escena será siemse dice actualmente de nuestra Patria más pre el mismo: E l drama aburre a l a gente. allá del Ebro, era casi adulación. H a y que E l público viene al teatro, a divertirse... convenir, pues, en que hemos venido, espiEsa evasiva estúpida, que. generalmente ritualmente, un poco a menos. E l país dispone de m á s deportistas, de m á s ingenieros, sólo encubre tina profunda ignorancia y un de más abogados y de más señoritos polímercantilismo del más bajo vuelo, es, en glotas que antaño, pero el tono general ¿le primer lugar, una ofensa para el autor, y la vida ha perdido elegancia. Ahora, mosen la mayoría de los casos una apreciación trarse bien educado es descubrir una infeligera y columniosa de las tendencias. estérioridad. Peroj en el teatro nos morimos de ticas del público. Este dista- mucho de ser risa... E s pAsible que el cambio de costR nel rebaño de inconsciente que sólo reacciobres implique un progreso del que yo no na al cosquilleo de lo disparatadamente bufo. me doy cuenta por incapacidad de ada y Y o estoy seguro de que. si hubiese en M a ción ñ los nueves tiempos. drid un teatro gobernado por un criterio; m á s ecléctico, como fué la Comedia duranE n aquel Záfcbiente, por lo mismo que no te muchos años, con una compañía sin granse habían extinguido todavía ideas, usos v é i s figuras, de esas que creen que cuando prejuicios de fuerte acento tradicional, el aDarecen en escena todo el Olimpo, con Túdrama respondía a una necesidad de la con- piter a la cabeza, se extasía de gusto, heciencia colectiva, no habituada todavía a toterogénea, diversa y estudiosa, el cartel de marlo todo a broma. Alguien podría hacerese teatro podría abarcar lo serio v lo cóme la objeción de que todo el lastre románmico con muchas probabilidades de éxito. tico de aquella gente no la preservó de asisQuizá si el Español nc fuera un aledaño tir a la catástrofe colonial sin inmutarse. de la República y estuviese menos influido E s cierto. E l idealismo español estaba ya por la política podría ser la. base de esa bastante quebrantado por diversas causas, organización; pero no quiero desviar. me del que sería intempestivo analizar en este l i asunto... Del Español y de jsu- contenido en gero comentario, puesto al margen de la acarte habrá que ocuparse, no de un modo tividad escénica. Luego las cosas han ido a episódico, sino a fondo y con meticulosa peor. Muchas virtudes de l a raza se han deimparcialidad y en circunstancias oportunas, teriOrado y otras están en desuso. que ya no pueden tardar- en presentarse. U n país de cultura amplia promiscua en el teatro lo cómico y lo serio, y tiene para MANUEL B U E N O los ingenios que descuellan en los dos g é neros el mismo respeto. Y o me pregunto, en plena incertidumbre, qué hubiera hecho L A M Ú S I C A D E L O S aquí con su drama Mihnort un escritor de los gustos austeros de Paul Demaszy, que TEATROS D E VERSO la Empresa del L O u v r e acaba de poner en escena. ¿A quién se hubiera dirigido? Hace ya varios días leí en un periódico- -de Todavía el drama a que aludo es. de un todo se hace política- -que- el marqués de tal horror patológico, que la Empresa m á s Fontalba sólo tenía en su teatro de verso hospitalaria vacilaría antes de aceptarlo. un miserable pianito para amenizar los Los derechos de lo excepcional en un arte entreactos. Decían además- con tremendo como el teatro, que es una convocatoria sarcasmo! -que en los tiempos en que esa la muchedumbre, en la que un escritor taba al frente del ministerio del Trabajo un Ta a exponer el mecanismo de la vida, con socialista, el Sr. Fontalba- -afirmando que sus noblezas y sus abyecciones m á s comu nunca sería capaz de dejar sin trabajo a cuatro artistas -sostenía en su teatro un quinteto. Y o no sé lo que habrá hecho el marqués desde que apareció el suelto terrible. S i ha vuelto a llamar a los cuatro artistas, habrá hecho m a l pero muchísimo peor si ha i n DE LA BEATA BENÁRDÉTTE sistido en dejar sólo el piano. Ahora, si, lo Para la asistencia a esta canonización, el Patronato Pro- Jerusalén organiza su tercera que no creo, porque ya hubieran puesto el grito en el cielo los inteligentes humanitaCruzada a Roma, con atrayentes programas. rios y sentimentales, ha suprimido también Para inscripciones y folletos, al director del Patronato Pro- Jerusalén, Escuelas, 18, VIel piano, habrá dado una prueba de euroTORIA, o a D. Valentín Caderot, tienda de peísimo buen gusto, objetos religiosos, Bordadores, 9, MADRID. 1 CANONIZACIÓN