Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 17 D E N O V I E M B R E D E 1933. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 19. N FO RMAC 1 ONES YNOT 1 C 1 AS POLÍTICAS En Gobernación Las denuncias electorales del señor G i l R o b l e s L a catástrofe de Huesear. U n alijo de armas por parte de los socialistas Madrid 16, 6 tarde. E l ministro de la Gobernación habló extensamente con los i n formadores. Estos le preguntaron si conocía la nota facilitada por el Sr. G i l Robles, acerca de las coacciones electorales del ministro de Estado sobre algunas autoridades de A v i l a Contestó negativamente. D i j o a continuación que había leído, en cambio, el acta notarial, acerca de las denuncias formuladas contra el gobernador de 3 a Coruña por el mismo señor. Inmediatamente de conocer el hecho y de recoger de manos del Sr. G i l Robles el acta de acusación contra el Sr. Gasset, inició las averiguaciones procedentes. -S i n prejuzgar el asunto- -dijo el señor Rico A v e l l o- quiero decir que mi primera impresión es la de que cuanto consta en ese acta constituye un delito previsto y penado por el Código Penal. N o sólo el señor G i l Rebles, sino cualquier ciudadano, podía haber ejercitado las acciones oportunas, entregando a los Tribunales el asunto, como obligación ineludible en casos análogos. N i el Sr. G i l Robles n i persona alguna han hecho ejercicio de tales obligaciones, lo que prueba que se ha pretendido utilizar un arma política. E l acta la autoriza un notario de la Coruña. E l l a se sa redactado a requerimiento de D Atanagildo Ministerio, que se afilió al partido radical muy recientemente, con el propósito de presentar su candidatura por la Coruña. Fué allí con permiso del ministro de la Gobernación, a quien le dijo que se presentaría en candidatura radical por la Coruña, y sea porque no tuviera ambiente entre los electores, o porque el partido se diera cuenta de la incompatibilidan entre el acta de diputado y el cargo judicial que el Sr. Pardo ejerce, el caso es que el Sr. Lerroux le excluyó de la candidatura. A l Sr. Pardo le sentó muy mal esta decisión, y no encontró mejor procedimiento que la publicación del nombre de dos supuestos señores que han declarado lo que consta en el acta. E l gobernador ha adelantado que formuló ya querella criminal contra todas las personas que le atribuyen semejante h h o Todo lo ocurrido, según el Sr. Gasset, es una maniobra del Sr. Pardo, despechado por no poder ser candidato radical, y por ese motivo ha puesto el arma en poder del Sr. G i l R o bles. E l Sr. Gasset ha dirigido un enérgico telegrama al Sr. G i l Robles, y, entre otras cosas, le recuerda viejos resentimientos familiares. Esto- -añadió el Sr. Rico Avello- -es lo que sabe el ministro de la Gobernación. E l asunto lo sigo tramitando, sin perjuicio de ¡a querella entablada por el gobernador. Y ahora- -añadió el ministro- -tengo una dolorosa noticia que comunicarles E n Huesear, provincia de Granada, se ha despeñado un camión, en el que viajaban numerosos socialistas, que habían asistido a un acto político en Castril. E l camión se despeñó desde 80 metros de altura, y resultaron muertos sus veinticuatro ocupantes. E l suceso me ha producido honda consternación, y me he apresurado a dirigir un mensaje de pésame al partido socialista. L o s periodistas preguntaron al ministro si tenía ei nombre de alguno de los veinticuatro muertos, y el Sr. Rico Avello contestó -Lo único eme sé es que a la ida les LA SOCIALISTA Y L A COMUNISTA PERO, H O M B R E DE DIOS! SIN ENGRUDO; ¿COMO QUIERE USTED COLOCA JSSAB CANDIDATURAS? -M U Y SENCILLO. LAS PONGO U N RATO JUNTAS, Y E N SEGUIDA SE PEGAN. acompañaba el ex diputado Sr. Carreño; pero he podido confirmar que dicho señor 110 ocupaba el camión en el momento de la catástrofe. Ayer, a las once de la noche- -continuó el ministro- la Policía de la Aduana de Behobia se incautó de 60 pistolas, que conducían Isidoro Echevarría Alberti e Isidoro Fernández A g u i r r e vecinos de Eibar, ambos de filiación socialista. Los detenidos confesaron que las armas estaban destinadas al Centro socialista de Bilbao. Los agentes de Vigilancia, siguiendo instrucción de la Dirección de Seguridad, habían establecido una vigilancia y lograron saber que se habían introducido armas en un coche Je la matrícula de San Sebastián, número 6.613, adquiridas en la fábrica de armas, en Hendaya, en la cantidad de 1.800 pesetas. Los detenidos declararon que era el segundo viaje que hacían, insistiendo en que las armas iban destinadas al Centro Socialista de Bilbao. E n vista de ello se realizaron registros en los domicilios de ambos detenidos, en TEATRO viernes, p r o g r a m a doble ESTRENOS Hoy PISTOLEROS X esi e s p a ñ o l l a g r a c i o s a p e l í c u l a Pararaount documental DULCE D E AGUA Eíbar, encontrándose en el domicilio dé Echevarría cuatro pistolas. También se efectuó un registro en el Centro Socialista de Bilbao, cuyo resultado fué negativo. Dicho registro no se hubiese efectuado, a no ser por las declaraciones hechas por los detenidos. Se han dado instrucciones pertinentes para averiguar el paradero del p r i mer envío de armas. A continuación dijo el Sr. Rico A v e l l o que iba a dar cuenta de dos casos para que sirvieran. de, contraste: E l primero, de republicanos- radicales de Cayosa de Segura, que denuncian que el alcalde realiza toda clase de hechos punibles por la fuerza para votar la candidatura socialista. Otro telegrama del mismo pueblo amplía la denuncia, diciendo que el alcalde los conmina con el destierro y otros atropellos. Protestan y piden inmediatas medidas para garantizar su libertad. E l otro caso, reverso al anterior, es la denuncia que me formula el ex secretario del Congreso Sr. Vidarte, desde Badajoz, el cual se queja del gobernador y de las autoridades, diciendo que los socialistas son perseguidos y coaccionados, especialmente en los pueblos de Roca de la Sierra y V i l l a r del Rey. E l ministro añadió: -Sólo quiero señalar el contraste para que la opinión juzgue. E n Ciudad Real, en un polvorin propiedad de Antonio Pozo, robaron veinte kilos
 // Cambio Nodo4-Sevilla