Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 17 D E N O V I E M B R E D E 1933. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 22. Y o les diría que han tenido en el Gobierno tres ministros socialistas y han pasado más hambre que nunca, y es que esos tres. per- sonajes son tres burgueses magníficos que están haciendo una carrera espléndida a cos- ¡ta del pobre trabajador. Acción Popular ha hecho por los obreros ana labor estimabilísima. Los diputados de 3 a minoría agraria trabajaron durante dos años denodadamente por la derogación de ley de Términos Municipales que tanta hambre ha llevado a los hogares. Manifestaron en el Congreso su deseo de que se hiciera una política de crédito agrícola para que en los momentos de apuro los campesinos tuvieran crédito a su favor. H a n propugnado por el s- alario familiar, han preconizado una legislación de seguros para defender al obrero contra el paro y accidentes, y cuando se discutía l a ley de Arrendamiento, quisieron llevar a la misma el patrimonio f a m i l i a r N a d a de esto prosperó, por la tenaz oposición de ios socialistas. Aquellos falsos apóstoles no tenían tiempo de dedicarse al estudio de proyectos que mejoraran la condición del obrero, dedicándose en cambio a colocar sus amigos y familiares, con pingües prebendas. Los diputados han combatido también a la inicua ley del Divorcio, que es perjudicial, más que para nadie, para los proletarios. U n a obrera, abandonada por su meando, tiene que dedicarse, para sacar sus hijos adelantes, al vicio o a la mendicidad. Hace días he leído que se dke que l a Coalición de Derechas no es la única candidatura antimarxista que se presenta por Madrid, ya que hay otra candidatura republicana que también es antimarxista. Nosotros hacemos poco caso de las palabras, y los hechos nos dicen que los que forman la candidatura republicana no tienen derecho a llamarse antimarxistas. Porque todas las leyes sociales que se han aprobado en el Parlamento han sido refrendadas por los votos radicales. E n esa candidatura también aparece el nombre de D Miguel Maura, y nadie puede creer en su antimarxismo. E l famoso ministro de la Gobernación, que destituyó miles de Ayuntamientos que se constituyeron con arreglo a la ley, y que los entregó a Comisiones gestoras socialistas, preparando el triunfo electoral que dio 120 diputados a ese partido, ese hombre no tiene derecho a llamarse antimarxista, porque los 120 diputados socialistas fueron a las Cortes por voluntad de D Miguel Maura. Por tanto, no hay más candidatura antimarxista que la nuestra. Sólo nosotros podemos hablar lícitafaente de antimarxismo. H a y gente que dice que aún no se ha gobernado en socialista, y yo pregunto: ¿L a reforma agraria, los Jurados mixtos, los delegados de Trabajo, todo eso, no es política socialista? L a anarquía económica que padecemos, ¿no es consecuencia de l a política socialista? Tengo l a seguridad de que el día 19, España dirá que no es socialista y que no quiere ser socialista. P a r a que cada elector no se engañe al i r a votar, me conviene decirle que he recibido una candidatura republicana por Madrid, acompañada de un manifiesto, en que se dice que hay que continuar la misma doctrina del 14 de abril, pero con otros modo s. Así es que los electores de Madrid, para que no se llamen a engaño, ya saben lo que les espera si llegan a votar la candidatura republicana. A nosotros, los modos es lo que menos nos interesan. L o importante es el espíritu. -Y el espíritu de la revolución que preconiza ese manifiesto es el masónico, marxista y judaizante que ha inspirado la obra de la República desde el 14 de abril. Respecto a las amenazas de que, si triunfan las derechas, las izquierdas se echan a la calle, tenemos que decir que nosotros, hombres de ley, estamos sorprendidos por esas amenazas, porque los partidarios de v v COALICIÓN DE DERE- CHAS Candidatura para diputados a C o r tes p o r la provincia de H u e l v a DIONISIO C A N O LÓPEZ Abogado MANUEL SANCHEZ- DALP Y MARAÑON Abogado FRANCISCO PÉREZ D E G U Z M A N Y URZAIZ Industrial MANUEL FERNANDEZ BALBUENA Ingeniero. JOSÉ MARÍA JIMÉNEZ M O L I N A Abogado Nota muy importante. -Todos los electores deben votar esta candidatura íntegramente, sin tachar ni cambiar ningún nombre. E s la única manera de hacer posible el triunfo de la Coalición. la soberanía nacional deben acatar lo que salga de las urnas, y si no, el sufragio universal lo tendrán que calificar como una farsa. Y o espero, ante ésa amenaza, que el Gobierno tendrá tomadas sus medidas, para ahogarlas desde su iniciación. E l día 19 se pueden echar a l a calle. Sólo se echarán l a Guardia civil y la de Asalto, para meter en cintura a los que salgan fuera de la ley. Acatamos el Poder, mientras sea Poder y no facción; pero el día que esos bravucones se echen a la calle nos echaremos todos, se echará el pueblo, que quiere v i v i r en paz, el buen pueblo, que sabrá barrer a esos provocadores, sin necesidad de dar un golpe de Estado, sino un buen golpe de escoba. Y termina diciendo que todos tienen obligación de votar la candidatura íntegra, sin tachar a nadie. H a y que llevar un espíritu revolucionario a todas partes; pero no violento, sino aquella revolución de que hablaba León X I I I U n a revolución pacífica, evolutiva. P a r a esa revolución es necesario el concurso de la juventud. L o que en España se haga será obra de la juventud. H a y que desechar el pesimismo, que es roña del espíritu, y abrir el pecho a la esperanza, anuncio feliz de mejoras. E l conferenciante fué muy felicitado. Conferencia del señor Marín del C a m p o en el teatro M u ñ o z Seca Madrid. E l ilustre ingeniero D. Rafael Marín del Campo, antiguo republicano que, según propia declaración y documentos leídos en el curso de la conferencia pronunciada ayer tarde en el teatro Muñoz Seca, participó en los trabajos para el cambio de régimen, explicó ante numerosa concurrencia las razones que le movieran a Votar en las próximas elecciones la candidatura de las derechas. D i o cuenta de la labor que hizo como re publicano consecuente y leal de toda la vida, y cómo los dos años vergonzosos de Gobiernos republicanos le obligaban a exponer su pensamiento con toda claridad. Añade que después de todo lo que ha dado a la República se ha visto e. i uelto en tres procesos por decir la verdad. En todos los casos en que ha expresado esta verdad con pruebas de ella no se le ha contestado si quiera, limitándose a arrojar sobre él aho gadillos y rábulas, que lograron sus procesos por injuria, pero jamás por calumnias. Y entiende que lo grave no es recibir una injuria, sino merecerla. Y tendrán- -añade- -para hacerme callar que crucificarme. L o he dicho en la Prensa: para hacerme guardar silencio tendrán que pagar dos pistoleros que me asesinen a la vuelta de una esquina. E x p l i c a porqué antiguo y leal republicano votará la candidatura de h s derechas Uno de los motivos es de orden negativo, pues n puede votar a ningún republicano y socialista. ¿P o r qué? -pregunta- pues no los puedo votar porque los conozco. (Grandes aplausos. Conozco a los burgueses republicanos y a los arebiburgueses socialista? mejor qu la madre que políticamente les dio a. luz! (Risas. E s a madre es la ambición desproporcionada a lo ínfimo de sus merecimientos. D e ahí que los monstruos así concebidos pasarán años y años gr tando: ¡V i v a la libertad! y ¡V i v a la igualdad! para privar de toda libertad desde el Poder a millares de personas y para sepp. rarse de- condición de los miserables de su posición económica y social, que llegó a donde na pudieron soñar. N o es lo peor- -dijo- -tener verrugas en la cara, sino en el ce. razón. (R i sas y aplausos. Hablaban de fraternidad y no dudaron en llegar a los horrores de C a sas Viejas. Como conocía a fondo a los supremos organizadores de la segunda República española, no le sorprendió nada de lo ocurrido en estos dos últmios. años. Habla del complot revolucionario de M a drid que siguió a los sucesos de Jaca, y se remite a palabras del ex director de Seguridad general M o l a que afirmó que el complot de diciembre no contaba con los socialistas, cuya cordura- -dicho irónicamente- -salvó la situación. Cuando lee las amenazas de algunos caudillos, ya antipopulares, que habían de colgar la bandera roja en los edificios oficiales, no puede menos de recordar la casaca de quien fué consejero de Estado con la M o narquía, conservada ahora sin duda con naftalina en el guardarropa de otro ex m i nistro. Niega, por tanto, que la República fuera traída por los socialistas, sino por las ciases medias, que confiaban en el respeto al derecho y a las conciencias, ofrecido por personajes en que confiaron y que han resultado mucho más judíos y mucho más traidores que los demás. Afirma el conferenciante que en la revolución desempeñó funciones directivas, bajo l a dirección de un jefe supremo, y noticioso del proceder. -de algunos de los revolucionarios, escribió una carta a cierto preso distinguido que se hallaba en la Cárct- 1 M o delo, el cual le dio una contestación gongo- riña y de plena floripondiez. en la cual halló motivos para dimitir la misión que se le había confiado. Lee la carta de renuncia qué dirigió a su vez a dicho distinguido preso. Se pregunta, ante la desolación de España- -caída en manos de los hombres oue la gobernaron y la gobiernan- qué labor se impone a los patriotas que aman a su país, N o puede ser otra que una labor de freno, una labor antimarxista, antiseparatis a, antimasónica, anticruel y antidilapidadora. Después se deberá acometer la regeneración del país. L a primera condición que han de tenerv los hombres a rúñenos se confíe os la de que sientan tal misión. Esto no pueden V. a; erío las izquierdas, ni los eme encienden una veJa i Dios y otfa al diablo, ni ese políti: o moderado, que es l a veleta personifica n i efos otros que tratan de suavizar las enormidades pasadas sin atreverse a declarar que serán de; osadas. Recoge opiniones de políticos extranjeros sobre las leyes de la República, esoañola, Q
 // Cambio Nodo4-Sevilla