Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
a las carreras de caballos: y ninguna estrañeza debe causarnos la melancolía que reflejan ios ojos de estos hombres, porque, en l a mayor parte de Jos carteles, 3o que anuncian son truculencias; a l menos, ésta es l a clase de información que obtiene siempre lugar preferente. Menos mal que el ajetreo del tráfico y l a frecuencia con que se ven caras bonitas, disipan pronto él pesimismo. desterrado en cuanto oímos las alegres notas de un organillo o los sonoros acordes de un piano, que unas veces deja oír música moderna y otras un nocturno de Chopin, interpretado con amor y gusto por un thucbaclio que toca, encaramado con su instrumento, en la plataforma de un c a m i ó n L u i s ANTONIO B O L Í N LOS A N I M A L I T O S Q U E ESPERAN E S LOS ESCAPARATES oye teorías políticas o doctrinas religiosas distintas, sin perder nunca la ecuanimidad. M a y o r parece su emoción cuando admira las evoluciones de los soldados de la guardia, tan vistosos y marciales, que están de centinela a las puertas de Buckvngham Palace o de Saint James, y que con la regularidad de unos autómatas giran y marchan ante los niños, las viejas, ios extranjeros, y los subditos del Imperio, que se aglomeran para contemplarlos. A l g u i e n ha dicho que nacer perro o gato en Inglaterra es como ser hombre en un país de primer orden, o mujer en la A m é rica del Nprte. No le falta razón. Los animaiitos qué esperan pacientes en los escaparates de las tiendas a que vengan las personas que el destino les reserva como dueños, saben, por instinto, ancestral, que l a transaccicts, de orotagonistas o hacia la mejor áe bisada en la mutua ómp reri sat. isfacción de todos sus padezcames tampoco a las fier adas en el Parque Z o o l ó g i c o son teifi E l oso que con cara placentera se ihco. a para g o l pearse el pecho en demanda de una golosina, sabe que no h a de esperarla mucho tiempo. Todos los días acuden al Zoo personas cargadas de suculentos regalos- -peces para las focas y los pingüinos, miel para los osos, cigarrillos para el chimpancé, macarrones para los monos, galletas especiales A a los elefantes- gente que vela por sus c a b h o s y que los acarician mimosamente en Euanto el vigilante se distrae. Y Divulga sintéticamente los acontecimientos del día esa figura; que se repite cada cien metros, y que lleva colgada de la cintura unos carteles con el resumen de la última noticia sensacional, o de una información relativa a cualquier deporte, y, en especial, MIENTRAS VENDAN FLORES SON CLASIFICADAS COMO N I Ñ A S LAS FLOVVF. R GIRLS P A V A M E N T A E T I S T S (DIBUJOS D E L A F I T A)
 // Cambio Nodo4-Sevilla