Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
M i I Z Q U I E R D A A DERE II j ¡A CAÍN CON DE NEGRO ADORNADO l Dh. l II UI (MOIJ M KES (MODELO LDCILE CORDELIERE ENCAJE BLANCA L O M I R A N D E) L A N A HOJA (MODELO MAND) Y MANCAS M. h l l L complemento del traje para invierno es la blusa; la blusa de diversas categorías, que reúne todos los atractivos y se ha constituido en prenda indispensable para la mujer que sabe vestirse, como para la que no puede vestirse a tono con las exigencias de la moda. Desde la blusa de punto hasta la de lame, disponemos de un centenar de modelos. Para los trotteiirs o trajes de sport es insubstituible la blusa de punto; puede ser fina, de punto corriente con las mangas ceñidas, que suben en pico hasta el cuello y completamente cerrada, o de estambre más grueso en forma de chaleco cruzado, con tiras que se atan ciñendo la cintura. La primera es preciso metérsela por la caneza, cosa no tan difícil, como parece, por tratarse de un puríto que cede sin desformarse. ¿Con toda clase de telas se hacen blusas, E para trajes de tarde, de lana, muy prácticas y confortables, en las cuates advertimos derroche de fantasía. Las mangas, especialmente, merecen ser estudiadas, quizá admiradas, y luego... podemos hablar de ellas y no copiarlas. Hay mangas que descomponen la silueta más bonita, y otras que favorecen en general a las mujeres estrechas de hombros. La mujer proporcionada debe huir de las charreteras que cuadran los hombros y de los buches colgantes con exceso. Son muy interesantes las blusas de metal ya tejido de lana con ráyitas pintadas de oro; suelen tener por compañeros falda y gabán o chaqueta de lana gruesa de color igual a la blusa, pero sin oro. Con una falda de raso negro y dos o tres blusas se puede tener la seguridad j de resultar elegante para asistir a reuniónes de tarde. Estas tres blusas pueden se una de raso blanco, muy sencilla; otra, terciopelo negro, pintado de oro, y la tere ra, de lame, con chorrera de encajes á tiguos.
 // Cambio Nodo4-Sevilla