Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 19 D E N O Y M B R E DE 1933. EXTR 1O.20 C E N T S K J E P A C C T O N Pll lDO DE SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES DIARIO DO. ILUSTRA VI GE- 9.521 SEV 1 LIA AÑQ S 1 MONOVENO. NUM- ERO g A N U N C I O S MUÑOZ O I J V E C E R C A N A A T E T Ü A N cional con la exacerbaciáh del separatismo i ultraje al sentimiento liberal, con el ejercicio de una dictadura groL a obligación de votar es hoy más sera; régimen de terror, prisiones g u imperiosa y apremiante que nunca. N o bernativas, deportaciones, ensañamiensólo es eí deber normal de asistir al to sanguinario en las deportaciones... Gobierno de la Nación; es l a necesi- ¿Dónde están, fuera de l a coalición azadad y el problema de cada español. T a l ñista, los ciudadanos a quienes de a l gún modo y en alguna medida no a l ha sido la política Slel bienio que fuera cancen salpicaduras de la vorágine rede sus ejecutores y la minoría que con el envilecimiento del Poder ha sacia- volucionaria? ¿Quién puede haber quedado indiferente o remiso a esta v i do sus pasiones y sus apetitos, que no sión del panorama español? Hogares a hay un solo español que no esté personalmente agraviado en su dignidad y en los que no ha llegado el dolor de las sus intereses. L a coalición revolucio- persecuciones o el sufrimiento de la crisis económica, pocos habrá; ningunaria ha gobernado con la violencia y con el soborno: el botín escandalosa- no donde no vibre la indignación por mente prodigado para su séquito y las afrentas a la ciudadanía y al decopara el resto del país, clases, partidos, ro del país. organizaciones y personalidades, la Si en cualquier caso es vituperable persecución, el atropello, el despojo, la la abstención electoral, en éste denunvenganza y el insulto. ciaría la mayor degradación de los absMiles de jefes y oficiales del Ejérci- tenidos; esta vez no hay que temer el to fueron obligados a dejar su carrera abandono de los deberes cívicos. V o y sometidos a ía humillación; pero la tará la inmensa legión de los agraviamás grave reforma militar no ha ido dos; pero es indispensable que sepan a 4 a G a c e t a L o s que mandan el votar, que aseguren la eficacia del voEjército saben que está minado por la to. Contra el peligro revolucionario no indisciplina y el Sr. L a r g o Caballero se va eficazmente a cualquier l a d o no pregona la dominación revolucionaria basta votar esta o la otra candidatura frente al socialismo. E l voto ha de tede los cuarteles. N o es la libertad de cultos n i la se- ner una significación clara, neta, i n paración del Estado y ia Iglesia lo que confundible. Debe servir para cerrar ha ofendido a millones de católicos, el paso a la revolución, para que conssino- la destrucción impune de sus tem- te la. voluntad resuelta de impedirla y plos, el despojo de ía propiedad ecle- el sufragio ha de acumularse donde siástica, la prohibición de la enseñan- esto se exprese de u n modo inequívoza religiosa, la negación del derecho co. Densidad y volumen de la protesta común para los eclesiásticos y las con- nacional, decisión antirrevolucionaria gregaciones; la intrusión del Poder c i- del país, no tendrá cifra n i expresión, v i l en l a esfera, religiosa y el ataque sino en el voto a la coalición derechiscontinuo a las creencias y a los cre- ta. E l que vote a los partidos eclécticos y contemporizadores, a los que rehuyentes. yen l a definición más necesaria en esta A los funcionarios de todos los escalafones, incluso a los de la Justicia, lucha, no vota contra la revolución. Afortunadamente, los enemigos concon oprobio de su independencia y de su ministerio, se les ha sometido a ser- tribuyen a la claridad y todos los disvidumbre, privándoles de su inamovi- cursos del izquierdismo, pero señalalidad y de sus garantías y a muchos de damente los últimos, dicen lo necesario para desengañar a los qué duden y su empleo. L o s contribuyentes han tenido que vacilen sobre este punto, a los que suepagar un aumento de m i l millones para ñan con que una política indecisa y un presupuesto que acusa todavía dé- neutra desarme o suavice a la demaficit de otros m i l millones por la or- gogia. L o s señores L a r g o Caballero y gía de los enchufes y el entreteni- Azaña se declaran sorprendidos e i n dignados por la opinión que los commiento de la nueva burocracia. R u i n a de la propiedad rústica, por bate, y que consideran injusta, desagrael pillaje sedicioso y por el estrago de decida y temeraria; se arrepienten de una legislación embarullada y tenden- su moderación y el socialismo, por su ciosa; quiebra general de negocios por parte, se propone llevar la revolución a todas las concausas conocidas, entre la ios últimos extremos. C o n igual o maque descuella para la industria la ges- yor encono que a las derechas, hostili- ¡tión desafortunada del ministerio de zan e insultan a ¡os grupos república- ¡T r a b a j o auge y abandono del paro nos, sólo por negarse a seguir y apo- j obrero, miseria desoladora de ía clase yar la devastación revolucionaria, aun I proletaria, en duro contraste con el habiéndose comprometido a respetar la herencia desastrosa, las leyes laicas favor escandaloso a una clientela de ex trabajadores; auge de la criminali- y socializantes del bienio. E s evidente dad común y desmoralización de las que sin el triunfo de las candidaturas costumbres; ultraíe al sentimiento na- netamente antirrevolueionaiias no se- CONCIENCIA Y EFJCA CÍA D E L V O T O rán posibles n i viables los Gobiernos republicanos de tregua n i contemporización, de modo que para las solución nes paliativas y retardatarias, valdrá la desviación del sufragio. N o votan contra la revolución y, en cambio, ayu dan inconscientemente a dejarle camino los que debiliten la protesta electoral decisiva. E n M a d r i d será de más grave trascendencia la desviación del voto antirrevolucionaria. N i con una sola candidatura podrían triunfar los partidos. republicanos entre las fuerzas aplastantes del socialismo y las derechas; no hay que decir con cinco candidaturas. Aquí sí que son indiscutiblemente votos para el socialismo los que se le quiten a la candidatura derechista, y no sólo a toda la candidatura, sino a cualquier nombre, pues como no han de ponerse de acuerdo en tachar el mismo los que incurran en tal torpeza, el efecto sería desorganizar la votación y poner en peligro o mermar el triunfo. A u n sin esto, resultaría deplorable que en el patriótico y abnegado conjunto de la alianza aparecieran, aunque fuesen pocos, rastros de traición y desi lealtad. F A L S E D A D E S Y DESAHOGOS E N UN MITIN REPUBLICANO- CONSERVADOR S r D Carlos Blanco. M u y señor míoí En su discurso de hoy en el teatro de l a Comedia ha hecho usted, entre otras que no me interesan, la siguiente afirmación: que las campañas de A B C contra su jefe político están inspiradas e impulsadas por. quien olvida los lazos de la sangre que con el le unen. Eso se refiere a mí. Y yo le digo a usted que esa afirmación es una falsedad y una villanía. Jamás, jamás, jamás. ¿S e entera usted, señor ex director de Seguridad? A pesar de. la amistad fraternal que me une con Juan Ignacio Luca de Tena, o precisamente por ello, ni se me ha consultado, ni se me ha hecho la menor alusión a los artículos que el A B C, en uso perfecto de su derecho, ha creído conveniente o necesario publicar, atacando a su jefe y a su política. Quedan mis artículos. Ahí están con mi arma siempre y bajo mi exclusiva responsabilidad. Más de una vez, al escribirlos, tuve que ahogar esa voz de la sangre de que usted habla, voz que enfrente hace años que había dejado de sonar. Pero lo hice porque había otra voz de la sangre, bastante más fuerte, que me impulsaba a esa labor, en la que no hay nada, absolutamente nada, que no sea crítica de una actuación política y. el cumplimiento de un deber de conciencia a que me obliga un apellido, que es, en el mejor de los casos, un proiudiviso, pero jamás un monopolio. ¿Está esto claro? Carta abierta a don Carlos Blanco Y en cuanto a los motivos de agradecí
 // Cambio Nodo4-Sevilla