Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Á B C, D O M I N G O 19 D E N O V I E M B R E D E 1933. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 25. afrentosa do ut des criminal, en que las pragmáticas encubren una alta traición de V. ÍI Gobierno de cuarenta o cincuenta votos, ccn el desgarro de la soberanía nacional. Perdonad, señoras y señores, esta viveza de léxico, porque detesto los eufemismos y es hora de claridades brutales. A los que tenéis la dicha de vivir en la Patria, es posible, que esta trágica ruptura de nuestra E s paña os haj a impresionado menos de lo debido. Desde luego, hay españoles que sólo lloran el bienio azañista, por la herida más personal: la herida económica. F u e r a de España las cosas se ven de otro modo. E l extranjero apenas percibe ese dolor material. E n cambio, el fenómeno separatista catalán, por lo que es en sí, y P O R L A PROTECCIÓN I T U T E L A R Q U E L E D I S P E N S A U N A POLÍTICA R E P U B L I C A N A o ciega, o perversa, o las dos cosas, preocupa fuera de España enormemente; a tinos, por mera curiosidad; PERO A OTROS, POR INTERÉS- -POR Í N T E R E S SUYO; NO NUEST R O- entendedlo bien y ahorradme mayor desalíe... L a próxima contienda es importantísima; pero solamente es l a escaramuza. L a batalla a fondo comenzará al día siguiente, cuando el próximo Parlamento inaugure sus días, que presagio azarosos. A nosotros nos interesa i r al Parlamento, M A S Q U E P A R A E N TRAR E N EL, PARA IMPEDIR QUE E N T R E N OTROS; O SI QUERÉIS, L O S O T R O S Y más que P A R A E S T A R E N E L apuntalándolo, P A R A S A L I R D E E L derribándolo, cuando, bien visibles sus corcovas y goteras, España entera se (persuada de su decrepitud irremisible y estéril. N o sería honrado si os ocultase esta convicción que, sobradamente, he razonado en mis artículos. Tengo por evidente que este Parlamento será el último de sufragio universal por luengos años. Estoy persuadido de que la República corre más peligros por parlamentaria que por República. Los Petronios republicanos y socialistas nos han vestido ai la moda del miriñaque, impropia de pueblos ágiles, que aman el deporte y viven con rapidez. D e l Parlamento no quedan ni cenizas ya en Alemania, n i en Italia y P o r t u gal y Polonia. Bélgica lo evade con Tepetida s apelaciones a los plenos poderes. E n Francia crece impotente para lo que no sea derribar Gobiernos y sabotear leyes beneficiosas, R E V I S I Ó N D I S O L U C I Ó N claman los franceses, R E F O R M E M O S E L R É G I M E N A N T E S D E Q U E SEA T A R D E exigen Tardieu, por el centro y Marín, por la derecha, y Montanera, por la izquierda, y otros m i l ¡Y en ese ambiente universal, de agudo declive para las instituciones parlamentarias, la República española se atreve a confiarle la salvación y el porvenir patrios... N o señores. Y o os digo que pasó la hora del parlamentarismo inorgánico. Que el sufragio universal, por epiléptico é impresionable- -cuando es un hecho- y por fraudulento- -cuando es un mero mito, como en tantas comarcas españolas- -sólo puede depararnos miserias y desorden. Y que España necesita un Estado F U E R T E N O D E 1 danos, a base de igualismos nominales, pero contra natura; y nosotros la concebimos como una C O O R D I N A C I Ó N VERTIC A L que descansa sobre J E R A R Q U Í A S HISTÓRICAS, F L E X I B L E S Y UNITARIASP o r regla general, al menos en España, la exaltación de los partidos políticos coinci- de con la mutilación de los intereses nacionales, morales y económicos. Recordad los siete años de P r i m o de R i v e r a no hubo apenas vida partidista; pero España se engrandeció en todos los órdenes, especialmente en el económico, como espero probar en el Parlamento, para oprobio de muchos difamadores que nos imputaron, embustera e inicuamente, todos los crímenes de que después habían de hacer por su cuenta edición copiosa. Después de 1931 hemos vivido bajo la fiebre de los partidos. V e d un ejemplo: P o r I N T E R É S D E P A R T I D O L e r r o u x votó la reforma agraria, la ley de Congregaciones, el Estatuto Catalán, la ley de Defensa de la República y las confiscaciones, A P E S A R D E Q U E A SU CONCIENCIA REPUGNABAN C A S I T O D O S E S O S P R E C E P T O S Llega así el instante en eme los partidos políticos, P A R A S A L V A R S U E X I S T E N CIA, T I E N E N Q U E C O M P R O M E T E R L A D E L E S T A D O pero los pueblos se dan de ello cuenta y un buen día, de un manotazo v i r i l derriban, los chirimbolos herrumbrosos que formaban su aire, su horizonte y su pensamiento y toman una tónica renovadora. Muere así la etapa: política, electorera, comicial, oligárquica, etc. y nace la etapa N A C I O N A L N A C I O N A L I S T A O T O T A L I T A R I A escoged el vocablo. Entonces Ice intereses inmanentes del pueblo recobran su debido rango, y bajo un control estatal, severísimo, asumen S I N I N T E R M E D I A R I O S su propio Gobierno y se arricona en el desván ese asunto de famélicas fanfarronerías liberaloides- -libertad, fraternidad e igualdad- -que en España podríamos apellidar V i l l a Cisneros, C a sas Viejas y enchufismo. S i n duda nuestro principal enemigo es el marxismo, porque es el anti infernal, el anti 1 incapaz de crear, de rezar, de amar, de cons truir. (Por eso es afirmativa nuestra coa lición. Nosotros vamos contra un anti, t sea contra una serie de negaciones) Pera! defendámonos también del tinte medio, del eclecticismo cortés y sugestivo, en fin, del radicalismo a lo Lerroux. ¡E l que vote a los socialistas vota a Marx! abiertamente, pero no lo vota menos el qi s vote a Lerroux, que es la socialización pai latina, no por D O G M Á T I C A P E R O SÍ POR T A C! T I C A P O R Q U E E L C E N T R O C L A U D I C A SIEMPRE A N T E L A I Z Q U I E R D A (por móviles de absurda estrategia) para defenderse de Moscú. L 0 3 arcaicos teorenas republicanos, son tan e f H caces como l a paja contra los obuses: cero, nada, humo. Sepan esto los que, creyéndose picaros y guiñando un ojo, votarán en el republicanismo fórmulas E N B U S C A D E UNA TRANQUILIDAD E P I C Ú R E A Q U E NO P U E D E SER DESDE LUEGO LA D E SU CONCIENCIA. E n pu- t r e tres, huestes: S O C I A L I S T A S R E P U B L I C A N O S Y DERECHAS. ridad, señores y amigos: H a y que optar en- 1 Sabéis lo que representan, respectivamente? T R E S F O R M U L A S políticas: la demagogia o dictadura del proletariado; la democracia o dictadura del Comité y LA J E R A R Q U Í A Y L A A U T O R I D A D O Gobierno de los mejores T R E S L E M A S E l Gobierno POR el pueblo, el Gobierno CON el pueblo, y el Go- j bierno. PARA el pueblo, T R E S F I L O S O F Í A S el materialismo histórico, el laicismo, el cristianismo, T R E S N O M B R E S M a r x Ruosseau, Cristo T R E S S Í M B O L O S l a hoz con el martillo, el triángulo y la cruz. Elegid, pues, con gallardía, pensando eri vuestra conciencia, en vuestros antepasados! y en vuestros hijos. Desterrado de m i P a- tria por el delito de servirla, os anticipo la gratitud más fervorosa en nombres mío y en j el del conde de Guadalhorce, el eximio inge- niero, que honra a España en tierra extra- ña. aunque España le persiga y ultraje j Y para concluir, permitidme besar, emocio- nado, l a bandera que tenéis en vuestro cora- j zón y tengo ante mis ojos, gritando con ten; da el alma: ¡V i v a España! 1 1 E l señor G o i c o e c h e a Esperaba- -dijo- -que como resumen dé nuestra propaganda os pudiera dirigir una frase que llevara en sí toda la emoción ¿a una invocación, todo e l fuego de una are ga guerrera. Pero no es hora de hablar, sino, de obrar. Estamos en víspera de la batalla, y ya los enemigos, si no confesos, están convictos; si no vencidos, acorralados o e r r a r H tes como peregrinos, buscando asilos adoni de alojarse. Bilbao es el asilo y allí se co- bijan, bajo el manto protector de tm c a p i talismo, a donde refluirá e l dinero del Es- tado. Son los hombres que vendrán a las Cortes con dinero del capitalismo separatista. Y ahora sólo unas palabras como inven cación final: Electores madrileños, españo- les todos, españoles que vivís en el destierro, desde el más augusto al más modesto, que no sentís el consuelo sin contemplar el azul de nuestro cielo, ni sentís la; confortable caricia que producen los rayos de nuestro sol J mujeres españolas que habéis vinculado vuestros votos a un ideal adivinado por ¡a generosidad de vuestros corazones; espaf. o les que gemís en las cárceles, sobré todo tú, insigne penado del Dueso, que con tus dos cruces laureadas en el pechó te ves sometido a las tareas más humildes; todos vosotros tenéis que formar un sólo ser, y vri os digo que toméis nota como testigos de Q juramento que hago ante Dios. V o y al Parlamento para emplear tod: i? mis fuerzas en libertar a- España, a nuestra España, de la cadena de la incertidumbrt que la oprime. (Una v o z ¡V i v a Sánjurjo) L o s nombres son ío de menos, todos s- ri iguales, no es ahora cuestión de nombre y ej 1 do que dirima, los conflictos sin ser parte en ellos, por prejuicios sectarios o interés fragmentario. U n Estado que venere las reminiscencias vivientes y lozanas de nuestra grandeza pasada, en vez de contemplar, inhibido v cobarde, su saqueo y ultraje. U n Estado ¡digno v libre Q U E N O S E C U N D E S E R V I L M E N T E LOS DESIGNIOS D E NINGUNA POTENCIA E N E L EXTERIOR, n i de ningún P O D E R O C U L T O en el i n terior. L a cosa, en fin, es muy clara; nuestros revolucionarios, enquistados en Proudl ¡on y Rousseau, conciben l a sociedad como simple COORDINACIÓN H O R I Z O N T A L de ciuda- C L A S E SINO SOBRE T O D A S L A S C L A S E S J N O A N T I R R E L I G I O S O SINO E S P I R I T U A L I S T A N O A U T O R I T A R I O P E R O SÍ C O N A U T O R I D A D U U Esta- Ü Esafora ele OEROEDILIiA (MADRID) metros de altura en la Sierra Ji Guadarrama Médico- director: D. Manuel Tapia Médico- consultor: P. Luis Sayé P nsión completa, incluida asistencia medica, de 28 a 45 pesetas. Todas las habitaciones tienen cuarto de toilette con todos ios servicios, teléfono y galería particular de cura Delegación en Madrid: A 1.360 Alcalá Zamora, 44. Telf. 1 7 4 60.
 // Cambio Nodo4-Sevilla