Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A ü C. M A R T E S 21 DE NOVIEMBRE D E 1933. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G i? w. en de mujeres que no sólo pregonaban las candidaturas socialista y comunista, sino la de derechas y otros partidos. V o t a el señor L e r r o u x A lag doce y media compareció ante l a sección noventa y ocho el jefe de los radi- cales, Sr. Lerroux, para emitir su sufragio. L e acompañaban bastantes amigos y correligionarios. Formó en la cola del público y al poco rato depositaba su voto. Tanto a la entrada del colegio como a la salida fué acogido con grandes aplausos. Emprendió el regreso a su casa, y a poco de salir, una. pandilla de mozalbetes que le reconoció profirió algunos gritos contra el jefe radical, y sus acompasantes tuvieron que hacer frente a las turbas, que cada vez más insolentes se acercaban al ex presidente del Consejo. L a intervención de unos policías disolvió los grupos. 1 Palacio Ocho de l a mañana del domingo. Camino del distrito de Palacio vemos a muchos transeúntes que llevan aún el sueño en los ojos. E r a escasa l a circulación de vehículos Se notaba, sin embargo, una afluencia extraordinaria y silenciosa de personas de uno y otro sexo que se dirigían a los colegios electorales a depositar su voto en las urnas. ¿Quién dijo miedo? ¿Amenazas de producir disturbios? ¡Sí, sí! Que le vengan con esas a l a mujer española, que el domingo do pruebas una vez más de su temple y de i su entereza de ánimo y del fervor de sus convicciones y demostró también una curiosidad viva por l a política, sabiéndose ya factor principalísimo y decisivo de ella. Ocho y diez, ocho y veinte. A esa hora ya estaban constituidas todas las mesas de tocias las secciones, sin que en dichos actos se produjera el más ligero incidente. Y comenzó la votación. E n las largas colas, que se renovaban constantemente, orden y serenidad y valor cívico. A la puerta de los colegios sólo zumbaba el grito de los voceadorea que ofrecían las candidaturas de sus respectivos partidos: V o t a d a los comunistas repetía con voz de sochantre venido a menos un mozalbete propagandista del ideario de Lenín. Pero un oficial de Seguridad le llamó al orden, diciéndole que pregonara su mercancía con l a misma voz que si vendiera cangrejos. A tal indicación, contestó el pionero; ¿Q u é quiere usted, mi teniente, si no tengo otra? Y siguió su camino, en tonos menos agresivos. Entre tanto, la mujer española siguió asomándose a las urnas, con curiosidad femenina. Y no sólo fué a depositar en ellas su voto, sirio que actuaba como interventora en los colegios, y como adjunta, y como suplente... Así, en l a sección 36, vimos a la señorita Enriqueta Carretero y V e r a desempeñando con toda actividad e inteligencia su cargo de interventora de la T Y R. E. Ocupaba el cargo de presidente en la sección 26 el presbítero D José Tejedor. Cuatro de l a tarde: Idéntica tranquilidad que en las horas de l a mañana. Hasta ese momento, no ha ocurrido en el distrito más incidente que elproraovido por un individuo que intentó l a suplantación de 1111 voto. Y esperamos los escrutinios... para l a madrugada del lunes; pero a las ocho menos cuarto del día de la elección llegó a la Tenencia de Alcaldía el resultado de la votación en la sección 11, con el triunfo aplastante cíe as derechas. Buen principio. E n ese instante, otras secciones aún no habían dado comienzo a la clasificación de votos oor candidatos. L a del alba sería, 1 res ciudadanos con la menos molestia posible. Este rasgo, como otros análogos de co tesía para con las mujeres que se registraron frecuentemente, subraya el ambiente de 1 orden y mesura con que se llevó a cabo! á Universidad votación. Las elecciones se desenvuelven en un amL a mayor afluencia de j úblico se registra biente de serenidad. en las secciones de la Universidad Centra E n todo el vasto circuito que comprende Cuatro Caminos y calles de Alberto A g u i la demarcación electoral se abrieron los colera y Bravo Morillo. legios a l a hora precisa y se verificó el a ttde constituir las mesas sin incidente alguE n t r e ¡os votantes más caracteri no. Y ésta fué, pese a todos los vaticinios derrotistas que se habían hecho, la nota cazados, D o n Q u i j o t e pital en el distrito de la Universidad, donde E n la calle de Cea Bermúdez, grupo Claúdesde las primeras horas de la mañana co ¡dio Moyano, votó el ministro de Instrucción) menzaron a afluir a las ciento veintiocho se- Pública, D. Domigo Barnés Salinas, acomcioues que lo integran gran número de vopañado de su señora esposa, que asimismo tantes de ambos sexos. Largas colas, en hubo de emitir su correspondiente sufragio. que predominaba el elemento femenino que También correspondió el voto en diferentes aquí, como en todas partes, ha dado u n secciones del distrito al catedrático de F i l o gallarda nota de serenidad y de civismo. E l sofía y Letras Sr. Zaragueta y a D Adolfo orden, como- decimos, fué perfecto dur i í Posadas, que acudió al colegio de l a Escuelas primeras horas y mientras el gentío la de Policía, acompañado de su hijo. aguarda el momento del sufragio, otro tóE n una cola de la calle de San Andrés, menos numeroso, que salía de cumplir su? esperando turno también para emitir su vodeberes religiosos de los diversos templos to, se hallaba un individuo gallardamente que se hallan enclavados en el distrito, se disfrazado de D o n Quijcte, cuya presencia cruzaba y se confundía también con los vofué acogida con regocijo por el público. tantes, sin que tampoco se registrara l a más Más de veinte de las megas del distrito insignificante alteración. se hallaban presididas por. elementos femePequeños incidentes, que fueron ninos, pertenecientes al partido radical. T a m bién observamos que una de las secciones de sofocados la calle de Blasco Ibáñez ia presidía e ex ministro de Estado señor duque de Alba. Solamente en algunas secciones hubo tal cual alboroto, sin mayores consecuencias, Chamberí cuando los guardias de Seguridad se disponían a votar. E n una de ellas, sita e n ¡a A las ocho de la mañana abrieron suá calle de Alberto Aguilera, un guardia -e paertas los colegios electorales de este disobstinó en emitir su voto, alegando que tetrito, que abarca ciento treinta y tres secnía cédula y se hallaba incluido en el Ceu- -ciones y comprende desde el barrio aristoso. Determinó que el público exteriorizara crático, cuyos votos han de depositarse en su protesta y diera lugar a que la votaciós su mayoría en el colegio del paseo de l a quedase interrumpida por algún tiempo. Castellana, 71 (antigua Escuela de SordoHubo sustos y carreras, mientras la mesa, mudos) hasta la populosa barriada de C u a previa consulta, acordó acceder a los deseas tro Caminos, en cuyas escuelas de Jaime del obstinado guardia, que emitió al fin su V e r a votara la mayor parte de los electores, voto entre nuevas y ruidosas protestas d i la de esta zona. gente que le rodeaba. Y en la Dehesa. dc la Las colas eran interminables. PredominaV i l l a donde, como es sabido, tiene su v. it ban en ellas elemento femenino, luciendo) el ex ministro socialista Sr. Largo Cabamantilla las señoras en casi su totalidad. llero, varios grupos intentaron promover alNumerosos jóvenes de Acción Popular, erí guna alteración, que la sola presencia de la maravillosa organización, recorren las filas Guardia civil fué bastante para evitar. de votantes por si eran reclamados sus servicios. Afortunadamente en este distrito, lal Detalles de mesura y corrección tranquilidad fué apenas turbada por leves incidentes. E n la calle de Fernando el Católico a o i E n las secciones de las escuelas del grupd reció conducido en una camilla por cuatro de Jaime V e r a 4 e Cuatro Caminos, interde sus familiares un enfermo, que, como, hs venían l a elección entre otros aristócratas! demás votantes, se dispuso a formar pael marqués de Gándara, D Jorge M a n c h a cientemente en l a cola. Pero, el público que lar, hijo del vizconde de E z a D Fernando! advirtió el estado del nuevo votante se opuy D Joaquín Roca de Togores y otras disso a ello, cediendo todos l a vez al enfermo, tinguidas personas. con el fin de que pudiera cumplir sus debe- V o t a el presidente de la R e p ú blica A la una de la tarde, el presidente de lá República y su esposa votaron en la de las secciones del colegio establecido en la antigua Escuela de Sordomudos (paseo de lá Castellana) E l Sr. Alcalá Zamora hizo saber al presidente de la mesa que su hijo, D Niceto, se hallaba habilitado para votar en Galicia, y dijo que hacía esta manifestación para evitar que fuera suplantada su personalidad en aquella sección. 1 L a casa mejor surtida y que más barato vende, la C A S A SíN 1II BALCONES EMPRESA SOTO Servicio regular de autobuses, por la carretera nueva, entre ECIJA- LA LUISIANA- SEV 1 LLA Horario para el servicio de invierno, que regirá desde el ao de octubre hasta nuevo aviso: SALIDA D E ECIJA PARA S E V I L L A 7 mañana, 4,30 tarde. SALIDA D E SEVILLA PARA ECIJA: 8 mañana, 6 tarde. OFICINAS Y PARADAS: Sevilla, plaza de San Fernando número 6, teléfono número 28468. Ecija, Tetuán nú. -mero 18, teléfono número 132, E l jefe del G o b i e r n o emite su voto A las diez votó en el colegio electoral dé la calle de l a Palma, 38, el jefe del Gobierno, D. Diego Martínez Barrios, que permaneció en la cola veinticinco minutos. A preguntas de los periodistas dijo que a aquella hora reinaba tranquilidad en toda E s paña, excepto en Sevilla, donde en la barriada de Amate se había producido una colisión entre comunistas y- elementos de Acción Popular, habiendo resultado un muerto y, un herido, pertenecientes a este
 // Cambio Nodo4-Sevilla