Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C V I E R N E S 24 D E N O V I E M B R E D E 1933. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. PAO. Describe después el autogiro comercial y sus características y detalla el aparato, que él llama la motocicleta aérea, de un solo asiento, y su peso. con piloto y gasolina no pasará de 270 kilos, can una velocidad de 160 kilómetros por hora. Habla del autogiro aerobús, para dentro de las ciudades, pues no ha de pasar mucho tiempo sin lograr que este aparato despegue de manera análoga a como aterriza. Su valor innnegable lo tiene en sus aplicaciones minitares, habiendo sido utilizado en las últimas maniobras militares inglesas para los transportes de la observación aérea, del transporte de tropas, de la información de Artillería y del mando, teniendo un gran porvenir como insubstituible arma de combate por su escasa vulnerabilidad y su facilidad maniobrera. E n sus aplicaciones civiles, es de una gran utilidad en diversos órdenes. L a Prensa encuentra en este aparato el mejor colaborador para sus informaciones. L a Policía, para la persecución de los criminales y obtención de fotografías de acontecimientos deportivos y hasta para encauzar la circulación en lugares de mucho tráfico. Refiere que en Norteamérica algunos millonarios lo han empleado cuando han perdido el tren. M o n tan en su autogiro y se trasladan a la estación siguiente, donde lo toman y continúan el viaje. Añade que en Norteamérica, además de estas aplicaciones, el autogiro se emplea también y más principalmente para vigilancia de bosques, de tuberías de transportes de petróleos, telégrafos, pesquerías, y desde el punto de vista particular, el empleo del (autogiro llegará a cambiar las costumbres y los actos de relación entre los ciudadanos de un país: en cierta población de Filadelfia hay en construcción edificios con terrazas dispuestas para aterrizajes. Y termina el Sr. L a Cierva con la lectura de un comentario de un célebre escritor inglés, publicado en el Mominq Post, que demuestra la influencia que en la vida habrá de tener el desarrollo del autogiro. Dice así: S i el sueño de volar de techo en techo, ha de ser realizado; si ha de convertirse en realidad la utilización de máquinas voladoras en lugar de automóviles, será como resultado del desarrollo el aparato de alas giratorias. Cuando el autogiro sea de uso común, el techo de nuestra casa en lugar de ser campo de chimeneas, será también la entrada principal. Allí haremos la despedida a los amigos que nos visiten. Los trasnochadores que, algo alegres, se ven en dificultad para encontrar su domicilio, tendrán un aliado en l a fuerza de l a gravedad, y los amantes se despedirán a la sombra de las chimeneas de las cocina. E l transporte de techo a techo producirá una grave alteración en nuestra vida, y en lugar de entrar en casa arrastrándonos como topos, descenderemos como águilas, pero águilas, entiéndase bien, provistas de alas giratorias. EL AUTOGIRO EN EL MOMENTO señor, La ACTUAL Conferencia del ilustre inventor C i e r v a en el Instituto r de Ingenieros Civiles Madrid. Había una gran expectación po escuchar la conferencia que sobre este interesante tema había de pronunciar el insigne ingeniero inventor del autogiro, D Juan de la Cierva y Codorníu, y esta expectación incomprensible se vio colmada y excedida por la realidad ante la muchedumbre que se reunió en el salón de actos del Instituto de Ingenieros Civiles, incapaz para alojar siquiera de pie al enorme gentío allí congregado que se extendía por los amplios pasillos. Junto al conferenciante se encontraban en la mesa presidencial el subsecretario de Obras Públicas, el general Vives, el presidente del Instituto de Ingenieros Civiles, señor Pérez U r r u t i los presidentes de los de Caminos y Minas, señores L a Torre y Abad, y el coronel de Ingenieros de la A r mada Sr. Franco. Entre el público se veían a numerosos aviadores militares y civiles, muchos académicos y otras personalidades en los distintos ramos de la Ciencia. E l Sr. Pérez U r r u t i pronunció breves palabras de salutación y homenaje al ilustre conferenciante, a quien agradeció aquel rasgo delicado de venir a honrar la casa solariega de los ingenieros que éstos interpretaban como acto fraternal de compañerismo que a todos enaltecía. Seguidamente se levantó a hablar el señor L a Cierva, que fué acogido con una prolongada ovación. E n lenguaje elocuente én fuerza de sobriedad y sencillez explicó su trabajo el conferenciante, quien se expresó en los siguientes términos: M i propósito, cuando en 1920 comencé mis investigaciones para crear un aparato volador libre de las limitaciones deí aeroplano y sin las complicaciones mecánicas del iielióptero, que resolviera simultáneamente ios problemas de la utilidad y la seguridad, quedó logrado en 1922. E l problema elemental estaba resuelto. S i n embargo, quedaban sin. encauzar todos los problemas de orden secundario que encerraban de momento una dificultad extrema, cuya dificultad só u podía salvarse creando una técnica nueva a base, como todas, de desarrollos teóricos y resultados de la experiencia. Perdí más de un año en tanteos inf ructuo. sos, hasta que, orientado en el camino a seguir, tomé del aeroplano los elementos precisos para obtener pronto resultados sensacionales, tras de costosas y abnegad tareas, hasta conseguir una técnica para el autogiro y la transformación de una máquina rudimentaria en un aparato volador práctico. L a dificultad era mayor por la. perfección alcanzada por el aeroplano, as stido de todas las protecciones. N o bastaba crear un aparato volador, sino algo superior a los existentes. Después de varias demostraciones en los años 1924, 1925 y 1926, que lograron una gran resonancia mundial, las investigaciones sistemáticas- -dice el Sr. L a Cierva- -comienzan al final de este año, en Inglaterra, y a fines del año 28 existía un autogiro suficientemente útil para permitirme atravesar el Canal de la Mancha, en un viaje de Londres a París. Formada en 1929 la Compañía Americana del Autogiro, hubo de lograrse una mayor densidad en la investigación, hasta que en el año 30 aparece la puesta en marcha mecánica del motor, lográndose disminuir notablemente la carrera en el despegue del t aparato, y ya en el año 33 se logra construir un autogiro capaz de competir con el mejor aeroplano. Todos los problemas del autogiro con mandos de aeroplano estaban resueltos. A continuación se refiere el señor L a Cierva a los elementos fundamentales del vuelo, que explica en l a siguiente forma: Tres son los elementos: Sustentación, estabilidad y control, L a primera, independiente de la velocidad horizontal, así como de 3 a estabilidad; pero el control obtenido por medio d i alerones y- timones, como en los aeroplanos, varía, como el cuadrado de, la velocidad. És decir, que en las pequeñas velocidades de avance, desde elT punto de vista de la sustentación y estabilidad, esos mandos resultan casi ineficaces, lo cual i m pide la utilización de las cualidades más importantes del autogiro. Esto se ha evitado por medio de un sistema de control, que yo denomino de mando directo, de empleo afortunado en los últimos aparatos. E x l i c a la composición deí autogiro actual, la forma de su fuselaje y el tren especial de aterrizaje, a base de tres ruedas, llevando una estrecha, piramidal, encima del fuselaje, en cuyo vértice se encuentra el eje del giro del rotor, compuesto de tres aspas articuladas cada una de ellas en dos planos perpendiculares. E l eje del rotor- -dice- -está también articulado al vértice de l a pirámide, para que pueda inclinarse en cualquier dirección, y esa fticlinación es controlada por el piloto, sirviéndose de una larga palanca, que desciende directamente hasta sus manos. E s tos son todos los mandos: N o hay n i alerones, n i timón de profundidad, n i de d i rección. E l cuerpo del aparato, que puede considerarse como una veleta, sigue con toda velocidad los impulsos del rotor, y de esta forma, con el aumento o disminución de potencia en el motor, se logran, a voluntad del pilo: todos los movimientos para el vuelo, o sea, subir, descender, virar a un lado o a otro y volar más deprisa o más despacio, a más del perfeccionamiento que supone tener un mando independiente de la velocidad. Hace el conferenciante relación de la i n vestigación, desarrollo científico y efemérides del autogiro: E n 1920, se construyó el p r i mer aparato; en enero del 23, el primer vuelo; en el 24, el primer viaje, de Cuatro Vientos a Getafe, pilotado por el malogrado L o r i g a en el 25, se exhibió fuera de E s paña; en el 28, se efectuó el primer viaje internacional. E n 1929 se hizo una demostración en América, el año 31 comenzaron a venderse en América los primeros autogiros. Y a en 1932 aparece el autogiro de mando directo, cuyos ensayos se realizan con éxito en 1933. Desde el año 1920 al 33 se ensayan y construyen 44 prototipos; de los cuales, ocho fueron construidos en España, 22 en Inglaterra, Í 2, en América y dos en Francia, siendo 150 el total de autogiros construidos. L o volado por ellos representa entre cuarenta y cincuenta- m i l horas, o sea unos cuatro millones de kilómetros, que supone más de cien veces la vuelta a l a tierra. Y el progreso técnico ha ido en esa proporción creciente. D e velocidad de 100 kilómetros por hora en el año 20, se ha pasado a 200; de una carrera de despegue de 350 metros, a la insignificacia de 15 ó 20 metros, y de un ángulo de subida de tres o cuatro grados, a 20 grados. E n cuanto a seguridad, bastará decir que ha habido un pasajero o piloto muerto por cada 2.500 horas de vuelo, en los diez años que el autogiro lleva volando. E l ilustre conferenciante, tuya docta e i n teresantísima disertación, fué interrumpida con entusiastas aclamaciones, que se acentuaron al pasar en la pantalla l a realidad elocuente y auténtica de todos esos progresos reseñados, escuchó al final de su trabajo una larga salva de aplausos, recibiendo numerosas felicitaciones. LA ENSEÑANZA ESCOLARES Y LOS Se suspenden en V a l e n c i a las clases de la U n i v e r s i d a d Valencia 23, 4 tarde. E l rector de la U n v versidad ha decidido suspender las clases hasta el próximo martes, evitando así cualquier colisión cutre. los estudiantes do diferentes opiniones. LEA USTED es la mejor e las revistas J
 // Cambio Nodo4-Sevilla