Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 26 D E N O V I E M B R E D E 1933. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 22, -S e tabla de posibles huelgas generales y hasta de una abstención de los socialistas en las elecciones del día 3. ¿P e r o como es posible eso- -objetó el presidente- -si en el editorial de hoy de El Socialista se dice todo lo contrario? N o hagan ustedes caso de rumores. Todo lo que sucede es el desarrollo normal de la situación política que está planteada. Todo está a la vista. Aquí hay un Gobierno que tiene su vida limitada y que se sabe al minuto el momento de su muerte. E s decir, que este Gobierno cesará en el acto de constituirse la Cámara. Uno de los informadores le habló de las declamaciones del conde de. Romanones, que el Sr. Martínez Barrios no había leído. L e participó que, según decía el ex presidente del Consejo, sería posible que el Gobierno planteara la crisis antes de la fecha señalada, porque en junta de diputados y con motivo de la discusión de cualquier acta se podía plantear un debate político. -N o lo creo- -dijo el Sr. Martínez B a r r i o s- Entiendo que sólo con la Cámara constituida ya se podrá entrar en el terreno político. Creo también que la Cámara se constituirá rápidamente, porque son muchas las actas que vienen sin protestas graves. Y hay necesidad por otra parte de acelerar todos los trámites parlamentarios, ya que se necesita la aprobación de l a prórroga presupuestaria y la habilitación de créditos que 110 quiso votar la Comisión permanente de la Cámara disuelta. D e modo que el futuro Parlamento tiene labor legislativa antes de que el año finalice. Aparte de todas estas razones hay otra que ya la Prensa ha apuntado con acierto y es que el ministro de la Gobernación ha de defender su gestión electoral ante el nuevo Parlamento, y como no es diputado no podría hacerlo sin ser ministro. -Estén ustedes seguros- -añadió el señor Martínez Barrios- -de que el Gobierno cumplirá con su deber hasta el último instante. -Quizá- -dijo un periodista- -con deseos de terminar cuanto antes. -V e r á usted- -replicó- P a r a nuestra comodidad personal es indudable que sería mucho mejor que ahora mismo dejáramos el Gobierno. H a y quien en los últimos días desearía acortar todos los plazos para que no le sorprendiera ningún acontecimiento desagradable. A h o r a b i e n como entidad, como colectividad, el Gobierno no tiene prisa alguna y sólo desea que todas las cosas transcurran por cauces normales. Allá para el 14 o el 15, si la Cámara se constituye con la normalidad que espero, habrá nuevo Gobierno. ¡A las siete y media de la tarde estuvo en la Presidencia el ministro de la Gobernación, conferenciando con el Sr. Martínez Barrios. E l de Marina, Sr. P i t a Romero, también estuvo en l a Presidencia. El señor Martínez de Velasco el el cual nos hizo las siguientes manifestaciones -Efectivamente esta tarde he visitado al presidente de la República en su domicilio particular, teniendo con él una conversación muy larga sobre diferentes asuntos de actualidad. Como resumen de esta conversación, yo no puedo decir más que en esta ocasión, como en todas, procuraré cumplir estrictamente con mi deber. Por temperamento soy optimista y ello me hace esperar que los difíciles problemas hoy planteados se resolverán en definitiva. Dentro de muy pocos días, tan pronto como pueda ser, tendré un cambio de impresiones con mis compañeros. A i despedirnos del señor Martínez de V e lasco nos dijo que por ahora no podía sev más explícito. E l señor G i! R o b l e s tro y derecha deben estima que llegando a colaborar con ellos desde los escaños del Congreso. L o esencial es restaurar la economía nacional, hondamente perturbada por los desaciertos de los últimos Gobiernos. Se impone que no olvide España que debe a Lerroux que terminase la política radicai socialista y. el que se disolvieran las Cortes, así como que el gran movimient precursor del triunfo de las derechas fué iniciacto y dirigido acertaclísimamcnte por la C. J i D A a cuyo frente está G i l R o bles, el más formidable propagandista que ha existido en los últimos tiempos. Disuelta la minoría agraria, también ha contribuido con eficacia a formar un estado de opinión, cristalizado en las elecciones, que ha sido un aplastante triunfo de las derechas españolas. -Añade que los diputados agrarios no pueden ahora facilitar n i negar concursos sin antes constituirse en minoría, que delibere y acuerde lo que estime más conveniente para la representación que han llevado a las Cortes. Los comentarios de Prensa pueden representar opiniones particulares; pero no pueden significar compromiso alguno para la colectividad de los diputados agrarios. S i los Gobiernos republicanos de centro y derecha fracasaran, los agrarios podían ser una gran reserva para salvar el régimen parlamentario, anteponiendo a todo el- bien de España y evitando los peligros de una D i c tadura de izquierda o derecha, que nos llevaría a una situación más grave que la presente, conduciendo al país a la desesperación y a la ruina. 0 los partidos r e p u b l i c a n o s de! c e n l i q u i d a r la obra destructora que ellos mismos inspiraron y consintieron M u r c i a 25, 11 mañana. H a regresado de M a d r i d el secretario de la C. E D A D. Federico Salmón, que ha hecho a la Prensa interesantes declaraciones. Habló del éxito obtenido por las derechas en las elecciones de diputados, y dice que G i l Robles siente en estos momentos la preocupación de haber obtenido un. número de diputados que considera excesivo par- a la función que entendía debían realizar en es tqs momentos, dentro de la mecánica política de España. Acción Popular y los grupos políticos afines y simpatizantes agrúpanse en la Confederación de Derechas Autónomas, deseando una selección de sus componentes para la actividad de. una propaganda decidida y el mantenimiento en el Congreso de las doctrinas de Acción Popular, francamente orientadas en favor de las clases media y trabajadoras, haciendo ver a los poderosos cuáles son sus deberes en los momentos actuales. G i l Robles dice cómo un grupo de diputados jóvenes, decididos y competentes, pretende enfrentarse con la España del porvenir, dejando un poco de la responsabilidad de la política actual a los partidos republicanos de tipo moderado, a quienes corresponde la liquidación de la obra destructora que ellos mismos inspiraron y consintieron. E l desinterés de G i l Robles llega al extremo de recomendar a los diputados que se apresten a formar unas minorías gubernamentales, y desde luego a prestar sus votos en el Parlamento para que pueda hacerse obra de Gobierno, prudente y ordenada. El diputado de electo que don Abilio hasta SOBRE LOS RUMORES CATASTRÓFICOS Dice el ministro de Ja Gober- Calderón hablar dice n o se p u e d e colaboraciones celebra una conferencia con p r e s i d e n t e d e la R e p ú b l i c a E n el día de ayer llegó a Madrid, procedente de Burgos, el diputado electo por aquella capital D José Martínez de Velasco, que había sido invitado por el presidente de la República a celebrar una entrevista para tratar del momento político. Durante todo el día de ayer nos fué i m posible ver ai señor Martínez de Velasco para conocer el alcance de aquella entrevista, pues dicho señor no se encontraba en su casa cuando fuimos a verle. Por fin, a las doce de la noche, conseguimos ponernos al habla con el presidente dei Comité de Enlace de la Unión de Derechas, q u e se reúna la minoría a g r a r i a Falencia 25, 2 tarde. E l ex ministro y ex diputado agrario D A b i l i o Calderón ha hecho declaraciones relacionadas con el momento político actual. Estima, en primer l u gar, que el resultado de las elecciones ha creado una difícil situación a los diputados agrarios proclamados, puesto que son todos ellos partidarios del régimen parlamentario. l i a n fracasado- -dice- -rotundamente los Gobiernos republicanos y socialistas, y tenemos el deber de no obstaculizar a los Gobiernos de centro y derecha que se formen, AJEOCKA. 67. A K B I G Q S T E S X I O O S nación M a d r i d 26, 1 madrugada. E l Sr. Rico Avello afirmó ayer que la tranquilidad es completa en toda España, a pesar de los d i versos rumores que se ponían en circulación. U n informador hizo saber al ministro que un periódico de Valencia ponía en labios de una personalidad afecta a la actual política gobernante, la afirmación de que existía un complot de carácter sedicioso. E l Sr. Rico Avello contestó: -E n este departamento se recogen referencias de cuantos rumores circulan; pero tengo la seguridad, de que no pasará absolutamente nada. Cualquier hecho que se produjera, que sería una insensatez, duraría el tiempo que tardase la fuerza pública en ponerse los correajes. -N u n c a como ahora- -añadió- -puede decirse que el Poder público tiene en sus manos todos los resortes; es indudable que ha habido estos días gran excitación por parte de todos ics elementos políticos, debido que dudaban unos de otros, a que lógicamente había lucha; pero nada más. N o pasará nada. Y las elecciones se celebrarán normalmente y el Gobierno lo obtendrá quien reciba el encargo, teniendo en cuenta la composición del Parlamento. E l ministro se refirió después a u r a i n formación publicada por un periódico de la mañana, asegurando que el Sr. Martínez B a rrios presentará la dimisión del Gobierno antes de la constitución de las Cortes. -Esto- -dijo el ministro- -yo no! creo, pues lógicamente todos han de estar en sus puestos, el Gobierno y todos, hasta que se forme el Paramento, único medio de que el sénior presidente de la República, con vistas al panorama parlamentario y a la composición de los grupos de la Cámara, tenga los caminos expeditos para poder encargar del Poder a quien corresponda.
 // Cambio Nodo4-Sevilla