Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Á lí C. D O M I N G O 26 D E N O V I E M B R E CUESTIONES M 1 CASY ECONO- 1 DE 19 33. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. PAG. 38. FINANCIERAS E n Francia l a situación financiera sigue dando lugar a grandes inquietudes. L o s proyectos financieros del Gobierno no han tenido l a acogida que se había esperado. L a comisión de Finanzas de l a Cámara acaba de disminuir las economías propuestas de quinientos millones, dejando la cifra fina! de 1.661, señalada por el Gobierno en 1.125 millones. Luego para hacerse a sí misma ía ilusión- -dice Le Temps- r- úe presentar un plan de conjunto, h a dado en introducir en el proyecto del Gobierno otras medidas de economía del antiguo, escogiéndolas precisamente entre las más discutibles. L a Comisión, no ha modificado más que poi el placer de modificar, n i destruido más que por el placer de destruir. E n efecto, l a maniobra no ha tenido nada que ver con consideraciones económicas, sino exclusivamente políticas. N o se trata sino de cerrar el paso a la unión nacional e incluso a l a concentración, pensando en u n renacimiento cartelista con la alianza de los socialistas disidentes. Entre tanto, los partidos no han hecho sino aumentar l a anarquía parlamentaria francesa. L e sable- -exclama Le Maiín- -s ecouele dans le sablier et l a Ghambre ne comprend pas que l a patience et la confianza de l opinión publique, s ecoulent avec le sable L a opinión pública quiere economías, tanto más inexorablemente cuanto que cada día que pasa permite ver más claro el pillaje del Tesoro y las saturnales del Presupuesto. Monsieur Caillaux, en un importante discurso, acaba de demostrar los peligros a que lleva semejante política, y se pregunta: ¿Cómo podría renacer l a confianza en una F r a n c i a donde cada uno siente que el tren de vida del Estado excede de las posibilidades de l a nación, y donde se teme fundadamente que esta desproporción haya de acarrear los más graves peligros? Ante esta situación crítica el ministro de Finanza, M Bonnet, se h a dirigido a los Sindicatos de l a Prensa y h a manifestado que es necesario llegar a equilibrar el Presupuesto y que los parlamentarios cumplan su deber, porque una modificación monetaria encerraría grandes peligros, incluso para el régimen. Pero ya muchos otros antes que él han hablado así, sin obtener otra respuesta del Parlamento que un voto de confianza, determinante de l a caída del Gabinete. E n 3 a noche del viernes otra vez ha sido derribado el Gobierno. E s el tercero que en pocos meses ha tenido que capitular. Se aprox i m a cada vez más el momento en que n se encontrarán y a los fondos necesarios par? pagar las locuras de l a administración y en que habrá que proceder a una nueva inflación monetaria que no haría sino empeorar l a situación. E l Times escribe a este propósito que la producción industrial francesa ha disminuido, pero sólo en una proporción poco i m portante, con un nivel de precios relativamente estable. U n a baja de l a moneda disminuiría el poder adquisitivo y empeoraría aún más la situación en un país que ha visto 3- a caer su moneda a una quinta parte de su valor primitivo. Pero hay más. U n a nueva inflación daría por resultado una huida general de los capitales franceses y extranjeros colocados en Francia- y. una nueva atesoración que embrollaría particularmente las finanzas públicas y el control del mercado financiero. Y a hoy Inglaterra ha acudido en ayuda del franco vacilante, comprando ¡filetes del Banco de Francia. P a r a darse cuenta de los peligros no hay más que pasar revista a las medidas tomadas por M r Roosevelt para arreglar las finanzas y compararlas con los pobres resultados obtenidos. Cada vez aumenta; más la oposición contra su política de restauración. A s í l a Cámara de Comercio de los E s tados Unidos, después de haber criticado v i gorosamente esta política, ha pedido la vuelta inmediata al patrón oro y ha nombrado por su cuenta una comisión para informar sobre la N R. A A este propósito dice P a r ker W i l l i s que esta medida refleja incontestablemente el sentimiento que cada vez se extiende más por todo el país, y según él, se preparan otras muchas protestas a consecuencia de la desconfianza que suscitan los proyectos anunciados. Además, el derroche extraordinario de fondos para socorrer a los necesitados y para crear empleos hace que solamente una parte de estos fondos llegue a su destino. Los agricultores, a los que se han unido los grandes banqueros, atacan igualmente l a política del Gobierno y por todas partes los Bancos venden Obligaciones del Estado para liquidar. P o r otro lado el reconocimiento de los Soviets por Norteamérica no ha sido acogido con mucho entusiasmo. E s cierto que Rusia podrá hacer encargos a los Estados Unidos, pero también es cierto que el pago se hará con créditos que Norteamérica ha de conceder y no se sabe si alguna vez serán reembolsados. Otra medida, l a de l a limitación de la exportación de los capitales, ha tenido inmediatamente como resultado una exportación mayor que antes, pues los propietarios quieren poner sus capitales en seguro. Ante todas estas dificultades, se cree en los Círculos financieros de W a l l Street que el Presidente acabará por estabilizar el dólar a principios de 1934; pero probablemente, él mismo nó podría asegurarlo. De todos modos acaba de decir en un discurso, en Savannah, que por el momento no hay cuestión, y que sus enemigos son reaccionarios. Con todo esto, el pánico aumenta, pero no el nivel de los precios, y hasta con una desvaluación del dólar a 50 por 100 de su valor, no es seguro que los precios subiesen, si al mismo tiempo la masa de moneda no se eleva en proporción con la depreciación. A pesar de todo, el Gobierno comprende muy bien que en este momento una inflación acarrearía una caída tan violenta del dólar, que escaparía a todo control y al mismo tiempo los precios de las mercancías subirían más de prisa que los salarios, lo cual sería el efecto contrario de lo que se i i a querido lograr con la N R. R. Estamos, pues, beíwcen the devil and the deep sea. Entre tanto, el destrozo deliberado del dólar, que está intrínsecamente sano, pone a los medios financieros en u n estado de inquietud constante. Pero el Presidente está cogido en el engranaje de la máquina que él mismo ha creado y se le pueden aplicar las palabras de Shakespeare N o tiene ya bastante valor para hacer el bien, pero tiene bastante fuerza para hacer el m a l Pese a todo el mal que los distintos países siguen haciendo en l a economía internacional y nacional, continúa manifestando el ligero alivio del comercio mundial. Así la Oficina Alemana de Estadística dice que los intercambios internacionales entre cincuenta y dos paises acusan un crecimiento de 0,6 por loo en valor para el tercer t r i mestre de 1933, con relación al trimestre precedente, y alcanzan aproximadamente el nivel de hace un año. E l informe subraya que el resurgimiento de la producción se debe, principalmente, al esfuerzo de los mercados interiores; las exportaciones de E u ropa han aumentado considerablemente y han beneficiado en primer lugar a los países escandinavos y a Rusia. Las exportaciones alemanas han aumentado en la misma proporción que las de Inglaterra, Suiza, Italia, España y Bulgaria, acusan retrocesos. L a guerra económica sigue sintiéndose algo por todas partes. Así parece que I n glaterra ha puesto al Gobierno francés en trance de suprimir antes del 15 de diciembre próximo la sobretasa del cambio del 15 por 100 sobre los productos británicos que entren en Francia, pues de lo contrario gravaría a todos los productos franceses que entren en Inglaterra, basándose en el hecho de que los productos norteamericanos pueden entrar en Francia sin ser sometidos a esta sobretasa. Apenas el Brasil- había basado su moneda a Jia libra, en lugar de al dólar, cuando la libra subió, 3o cual ha dado lugar a alguna inquietud en este país en vista de que esta alza de la divisa inglesa hacía subir, al mismo tiempo, el valor oro de las deudas en un diez por ciento aproximadamente y encarecía los gastos de producción del café, que ya se vende tan mal en los mercados mundiales que se han arrojado al miar más de veinticinco millones de sacos. E n Argentina el ministro de Finanzas ha declarado que procederá sin dilación a la conversión de l a totalidad de las cédulas h i potecarias, que eran cambiadas por otros títulos de cinco por ciento libres de i m puesto. E n Chile el Presidente ha solicitado plenos poderes, a fin de tomar medidas para l u char contra el paro. L a baja del dólar parece que ha puesto en peligro la recluta de 100.000 parados forzosos para las obras públicas. A l mismo tiempo parece que el Presidente ha recibido muy amplios poderes para actuar sobre el cambio. -M A U R I C I O V A N VOLLENHOVEN. M a d r i d novierribrs, de 1933. C a s i todos los d i s t u r b i o s digestivos, desde los a r d o r e s m á s tenues h a s t a l a ú l c e r a est o m a c a l de c a r á c t e r g r a v e t i e n e n s u o r i g e n e n n a a c i d e z excesiva d e l jugo g á s t r i c o L a a c u m u l a c i ó n de elementos á c i d o s en el est ó m a g o p r o v o c a l a f e r m e n t a c i ó n de los a l i m e n t o s e i m p i d e e l b u e n f u n c i o n a m i e n t o del a p a r a t o digestivo. P a r a p r e v e n i r las enferm e d a d e s graves no debe usted d e s c u i d a r E U e s t ó m a g o s i e m p r e que usted s i e n t a e l m e n o r m a l e s t a r digestivo, p o r l i g e r o que sea, t o m a n d o m e d i a c u c h a r a d i t a de las de c a f é o los o tres tabletas, de M a g n e s i a B i s u r a d a e n u n poco de a g u a d e s p u é s de las comidas. E s t e a n t i á c i d o n e u t r a l i z a casi i n s t a n t á n e a m e n t e l a acidez excesiva, i m p i d e l a f e r m e n t a c i ó n de los a l i m e n t o s c a l m a las i r r i t a c i o nes de l a s m u c o s a s y a s e g u r a u n a d i g e s t i ó n f á c i l y sin dolor. L a M a g n e s i a B i s u r a d a lúe es i n o f e n s i v a y f á c i l de t o m a r se vende en t o d a s las f a r m a c i a s a l p r e c i o de pesetas 2,65, en tabletas, y e n p o l v o a ptas. 4,15. Nunca superücías en duración, tono y resistencia a las variaciones de vo! ta ¡e as famosas véívisi s azules parís RÁ SQ A U T O E L E C T Ü I C I D A D S. A Prado, 27, Madrid. Barcelona- V a l e n c i a- L a Corona- Palma ele M a l l o r c a a Previsora Hispalense S. A. B E S E G C U O S G U Ñ É I S A L E S Seguios de Vida, Accidentes e Incendios. Robo y Tumulto. Seguros de Cosecha y Agricultura. Es la ú n i c a C o m p a ñ í a Sevillana, con la D i r e c c i ó n General en Sevilla, que tiene toda clase de Seguros. DIRECCIÓN GENERAL: SIERPES, 22 T E L E F O N O 25902,
 // Cambio Nodo4-Sevilla