Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO DO. 10 ILUSTRA- DIARIO ILUSTRA- A Ñ O VI G E- DO A Ñ O V 1 G E S 1 MONOVENO 10 C T S NUMERO S IMO N O V E N O CTS. NU VERO F U N 1 A D O E L i D E J U N I O D E 1905 P O R D. T O R C U A T O L U C A D E T E N A M E D ITACl O NES POLÍTICAS Lógica de los hechos E l día 13 de octubre de 1931- -hace muy hay que inferir D E L A I K O P I A DIALÉCTICA poco más de dos anos- ei la que tuvo la DE AzÁÑA Q U E TODA L A L E G I S L A C I Ó N VOTADA pretensión insensata de se: Cámara ConsL AJO SU- I N S P I R A C I Ó N E S S E N C I L L A M E N T E tituyente española, presa aquel trance n FACCIOSA de liebre maligna y agitacbnes epilépticas, Pues el antecedente es hoy una realidad un hombre- que se decía ministro de la indiscutible. N o pasa un pueblo de la vir 4 Guerra se levantó en el baico azul, donde tud de la religión a la apostasía ni de la permaneciera casi; silencios durante toda incredulidad a la fe en un periodo de dos la legislatura, y pronuncie las siguientes años; no soporta la opresión, más que brupalabras: Se trata de orgsiizar el Estado tal, cínica, si no tiene tensos los resortes español, bajo l a premisa de que España ha de l a resistencia espiritual; no reúne sus dejado de ser católica... Eías son las rafuerzas tenaz y continuadamente para ex zones que tengo yo para erigir como un pulsar a su tirano, de considerarle como derecho y para colaborar a h exigencia hisinsigne gobernante que recoge en las leyes tórica de transformar el Estido español, de sus. palpitaciones y anhelos; no niega su reacuerdo con esta Modalidad nueva del espresentación a quien se identificó con él, píritu nacional. Frente a lis Ordenes reni menos le obliga a mendigarla, errante ligiosas no podemos oponer 1 1 principio de por. todo el territorio que poco hacía estaba justicia, sino un principio d utilidad soe sujetó a su absoluto imperio; no le aisla cial y de defensa de la RepiMca. como si padeciese lepra, n i siente ante su L a Cámara estimó, a raíz de pronunciapresencia náuseas, n i evita su contacto como das estas palabras abominables, que constiel de una serpiente, si no fué su actuación tuían el verdadero programa de Gobierno, contraria al ser, al temperamento y á lay elevó a la Presidencia del Consejo de idiosincrasia nacionales. N o admite hoy somministros, para que lo desarrollase, a quien bra de duda, después de los reiterados helas pronunció. Instauróse con ello en España chos reveladores durante el pasado bienio de lo que, con menos fundamentos, se llamó la persistencia del sentimiento del pueblo en F r a n c i a el régimen abyecto. L o s conespañol, 2 U E N I U N SOLO M O M I N T O H A D E ceptos por Azaña emitidos en aquella ocaJ A D O D E SER CATÓLICO. L a estadística de los sión no pudieron tener- -hagámosle justielectores no es más que la traducción a núcia- -más claro verbo. P a r a él, el día 12 meros de lo que, sin la arbitraria opresión de abril de 1931 no se había votado la R e de las conciencias, hubiese brotado de ellas pública- -ya llegará el momento de invesen todos y cada uno de los instantes de l a tigar si, efectivamente, fué o no votada persecución. pura y simplemente. E l hecho, de haberse NtNC- UNA L E Y D E L A S VOTADAS P O R LAS realizado, tenía escasa importancia. L o trasC O R T E S C O N S T I T U Y E N T E S reúne, pues- -por cendental en la fecha indicada fué que E s- las propias declaraciones de Azaña contraspana, como nación, apostató del Catolicistadas con los hechos- las condiciones que mo. Y Azaña, hombre de Gobierno, exigía su promulgación exigiera. N o hace falta más como un derecho nacido del cambio operado para calificarlas según el criterio de su aula transformación del Estado español, de tor. Todas ellas carecen del único fundamenacuerdo con esa modalidad nueva del esto que las legitimaba. N o es preciso, por lo W piritu nacional, al punto de que, sin poder tanto, acto legislativo alguno para su anuoponer un principio eterno de justicia frenlación. Están anuladas por sí mismas y en te a las Ordenes religiosas, por razones de sí mismas. A N A D I E E N CONSECUENCIA, O B L I utilidad de la sociedad y de defensa de l a GAN. A ¡República- -vaciadas de todo sentido catóY de aquí hay que partir en la próxima p Jico- deberían ser disueltas. obra legislativa. P o r las razones mismas L a premisa- -que decía Azaña, imaginanaducidas por el autor e inspirador de la pado, sin duda, que de una sola se derivan sada, hay que echarle abajo en bloque. Consconclusiones- -podía ser o no c i e r t a p e r o titución, ley de Congregaciones, Reforma lo indiscutible es que para el ex presidente agraria... a todo le falta l a única base que del Consejo de ministros de la República se estimaba indispensable para su legitimientrañaba lógica trabazón con ella el sudad. A l órgano legislativo no le toca hacer puesto de que a pueblo no católico corresen la materia otra cosa que reconocerlo así pondía Estado antirreligioso y perseguidor pura v simplemente. de las Ordenes religiosas. Y como un paY después, sacar las consecuencias. Cuáréntesis, introduzcamos una observación. S i les sean todas, es difícil enumerar en un España dejó de ser católica el 12 de abril artículo de periódico; pero cabe apuntar de 1931, es que lo era antes; y si el Estado aquellas que por lo inmediatas saltan a la debe guardar correspondencia con la nación, vista. L a s elecciones se hicieron invocando el Estado español, hasta la fecha indicada, los principios fundamentales de l a sociedad: había de ser católico. ¿Con qué derecho se Religión, Patria, Familia, Pazi social. Pues hacía entonces por los republicanos y sus hay que reconciliar inmediatamente el Estacooperadores, dentro de la Monarquía, la do con la Iglesia; hay- que extirpar la trai, campaña enervante que tenía por finalidad ción separatista, comenzando por privarla la licitación del Estado? de todo pretexto mediante la implantación Bien. Quedamos en que el fundamento del régimen foral como marco de la actuade toda la legislación propugnada por A z a ción de las regiones; hay que raer de la leña no fué otro que l a modalidad nueva gislación y de las costumbres el escándalo del espíritu nacional al haber España dedel divorcio vincular; hay que instalar l a jado de ser católica Luego si el fundajusticia- -la justicia en su plenitud- -en las t r mento f a l l ó si se ha comprobado que no existía; si el divulgador de la patraña ha quedado recluido como un apestado en medio de. la sociedad española, que lo elimina I de su economía, lo expele como cuerpo extraño, lo vomita cual substancia ponzoñosa que se ha injerido en el organismo social, relaciones del capital y el trabajo, del Estado y los patrimonios privados, de la autoridad y las Asociaciones obreras, que no pueden ser la máscara con que actúe en seguro una política explotadora del obrero; hay que revisar todas las arbitrariedades cometidas- con los funcionarios, la Justicia y el Ejército, lo mismo en la destitución que en la designación hay que votar prestamente la amnistía, y hay que enterrar para siempre la intromisión del ministerio de Trabajo en la resolución de cuestiones que tienen su camino marcado en el orden judicial. Y en seguida hablaremos. VÍCTOR PRADERA ¿AUTONOMÍA UNIVERSITARIA O D I C T A D U R A CATALANISTA? N o hace muchos días, desde estas mismas columnas, llamaba la atención- de! la opinión pública sobre la absurda manera de cumplimentar el precepto del Estatuto de Cataluña que autorizaba al Gobierno dé l a República para otorgar a la Universidad de Barcelona un régimen autónomo. Nada más lejos de todo sentido autonomista que el decreto por virtud del cual se h a sometido a la antigua Universidad española, de tan gloriosa historia, al caciouismo intolerable de un patronato absurdo, presidido por el caracterizado separatista D Pompeyo Fabra, a quien el Gobierno, después de regalarle una cátedra, elevándole a l a altura de Echegaray o de Marañón, le ha entregado la U n i versidad de Barcelona, para que, de acuerdo con unos cuantos correligionarios, trinche y corte en el cuerpo vivo de la Universidad, prescindiendo por completo del Claustro de profesores, convirtiendo al rector, en una figura decorativa, y dando el triste espectáculo de que a mediados de noviembre todavía no haya emoezado el curso. E n confirmación de cuanto sobre este tema había escrito, me parece interesantísimo aludir el irrecusable testimonio de un ilustre universitario, el doctor D José Dcloüfeu y Poch, catedrático de la Facultad de F a r m a cia, y que ha publicado una serie de artículos en periódico tan poco sospechoso de parcialidad centralista como El Diluvio, y que ha puesto término a su documentado trabajo con estas elocuentes palabras, que creo un deber reproducir: Todavía entreveo otro peligro para el futuro de esta Universidad que no debo hurtar a la consideración de las personas conscientes: me refiero a l posible alejamiento de la intelectualidad no catalana de su profesorado. Por muy encariñados que nos sintamos con nuestra venerada tierra- -decía en la. conferencia del Ateneo Barcelonés a que me he referido anteriormente- -y por mucho que pueda halagarnos nuestra pretendida superio- ridad racial, en. la- que, a. buen seguro, no. ha creído nadie, ni tan siquiera, los que la inventaron, la realidad nos enseña que no hay diferencias esenciales- -porque no puede haberlas- -entre n u e t r a rapacidad mental y la de los demás pueblos hispanos; y siendo esto así no es posible desconocer que a u n conjunto de unos dieciocho millones de habitantes ha de corresponderle, a igualdad fc
 // Cambio Nodo4-Sevilla