Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
su euritmia, aunque le salve lo certero del colorido, el de Sancho. Sobrio, el de P a checo Picazo. Efectista- -tíiátés concesiones a gasas y sedas- el de Segura. Juljp Moisés, maestro siempre, muestra también aquí, en esta sala en que l a cátedra de pintor tiene tan genuina función y tan d i fícil desempeño, su grado de doctor. E l retrato de señora que presenta posee toda la factura técnica, inconfundible, del gran pintor, y está ungido de señorío elegante, que es, por sí solo, un valor decorativo. Vázquez Díaz, en su nota realista predilecta, alcanza aquí ápice de superación, no sólo en cuanto al dibujo de masas magistralmente movidas, según un sentido moderno, sino por el juego del color. Solana presenta un gran cuadro que excede notoriamente y se desorbita del tema. L a figura, el retrato, aparece como un cachivache o mi infolio más en el conjunto barroco, que es ese cuadro de género, tan inequívoco. de la filiación del gran pintor madrileño. U n pintor joven, Gabriel Esteve, se revela, como artista de delicadísimos matices en el retrato de la gentil señorita M a r í a Cardona, tan estimada por su cultura, su inteligencia y su simpatía en la sociedad madrileña. E l ac crto del retratista para i n terpretar el modelo está avalorado por el arte del p i n í o r p a r a ejecutar arte moderno de la mejor ley. Márissa Roesset. ofrece otro de los positivos encantes de está Exposición con tina estampa- -así puede calificarse su envío- -de transparencias de acuarela y de pergeño sencillo y elegante. Bien, aunque un poco tópico- -lo que, tratándose de representar a Un- amuno acaso sea De lidio Moisés. inevitable- -el- cuadro de Aguiar. T a m b i é n en servicio de otro tópico- -la blanca blusa del médico en el laboratorio o sobre fondos de estudiados blancos- -están logrados, aunque bien resueltos los problemas de técnica, los cuadros de Rosario Velásco y algún otro de tema parecido! Nada m á s que delicado de color, y falto de briol en lo demás el áe P é r e z Rubio. Bien el de L e ó n Astruc y el de Angeles Blanco. Magistral el de Rafael Pelüeer, qué h a logrado un magnífico conjunto, coerciendo su paleta rica y dando en. cambio al dibujo todo lo que este joven maestro puede ofrecer de línea apretada y firme. Gerardo de Alvéar, muy bien de dibujo. Colorista ante todo, en nota intrépida dé rojo, Ziegler. Bien, aunque forzado poll a moda política del día, Valentín de Zubiaurre. Como siempre- -nieblas entre el espectador y el cuadro Cristóbal Ruiz. Discreto en su modernismo, Palencia. Y heroicamente enfrenado por la disciplina del tema, obligado a. dibujar, Clíment; cuya obra, al tener el autor que dar a la línea su fuero y a l a forma su función, presenta aire de monstruo que pugnase por librarse de sus ligaduras académicas... Luis D E G A L I N S O G A 1 De Marissa R oesset. Fotos Duque.
 // Cambio Nodo4-Sevilla