Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C r 6 nica AL SO L DE de París (D i b u j o s de C a r l o s S de T e j a d a I NV I ER NO a cambiar un poco de horizonte, nada de nubes en el cielo, ni de diluvios, ni de heladas propias de la estación. Los que permanezcan en su rincón, junto al fuego, no tendrán inconveniente en evadirse por algunos instantes, para soñar con el sol, que todavía tardará en brillar para ellos. Como la ilusión es en nuestra existencia factor importante y felizmente exquisito, es grato dejar que la imaginación vague por el país donde todo es gracia seductora. La Riviera, a pesar de los tiempos difíciles que cruzamos, ha recuperado su animación; las grandes palmeras se balancean con aire indolente, que no está desprovisto de distinción; el mar tranquilo tiene el azul brillante que le presta el cielo limpio de nubes ¡las casas, empavesadas de flores, tie- T R A J E D E L A N A M A R R Ó N C O N A P L I nen abiertas sus rasgadas ventanas; cada casa C A C I O N E S D E T E J I D O A Z U L C I N T O presenta su personalidad, ninguna se parece R O N Y B O T O N E S D E C U E R O A Z U L a la contigua, y en el aire se respira felici (MODELO MAGGY- ROÜFF) dad. Si ustedes no están satisfechas en el am- L A N A V E R D E Y O B S C U R A C O N A D O R biente adonde he tratado de trasladarlas, es A O S D E P I Q U E B L A N C O C I N T Ü R O N preciso confesar que son ustedes muy difíciD E GAMUZA, CON CLAVOS D E ACERO. les pero estoy segura de lo contrario; ya (MODELO LUCILE PARAY) AMOS V
 // Cambio Nodo4-Sevilla