Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
paña ornamento de nmseos- 4o9 autores ofrecen en y de Sana Cruzado ná) r ao un vasto porvenir de muñecos de un realismo sorprendente estas figuras resurrección para lo que fué cantera de inspiración, coetáneas: E l padre de Crispin quiere decirse Be- de artistas y poetas. Burla burlando, con un fino hu- í navente, en el atrevido indumento del personaje in- moristno amable y cordial, estos muñecos, a que nos mortal de Los intereses creados; Sabe griego y la- referimos pueden llevar al extranjero, de la autoritín retrato de Unaniuno de expresión certera, y zada mano del Patronato de Turismo, un índice de Wwm, I mm DON ÜV 1 J 01 Y SANCHO tu CAMPESINA DE TENEKIFK Los dos hermanos y el sspejo o sea los Quintero. Completan la Exposición dos evocado- nes de Velázquéz, en una escena de meninas y pajes; de Coya, en el famoso pelele, y de Cervantes, en una genial creación de Don Quijote y Sancho, orieinalísimamente interpretados, sin yelmos, ni armaduras, ni rocinante; sólo con el expresionismo exacto de su fisonomía y de sus actitudes. Asi, sólo asi podían ser Don Quijote y Sancha, x mo los vemos interpretados en estos muñecos de Calvan y Sanz Cruzado. El rico folklore español, sugeridor de una copiosa literatura genial y de una iconografía igualmente insigne, se va perdiendo entre adulteraciones de su auténtico carácter o tranco desdén hacia él. En la Exposición de Galván GALICIA, I M L I O (íO- i nuestro pintoresquls mo exacto y real. Nada de España de pandereta, ni de leyenda chillona o negra, ni de topicaza de españolada bufa. ue era el peligro que se ha eludido no con habilidad, porque cuando el arte es arte huelgan los efugios y- trucos habilidosos, sino con esta estricta condición la de ajustarse a una realidad típica que sojuzgue en todo instante la fantasía del artista. Asi, Galván y Sanz Cruzado han logrado dar la nota precisa en la interpretación de tipos e indumentos, con un don tal de observación, con tan certera psicología, que en ellos sólo falta el movimiento para que la actitud miniaturizada tenga valorización de cosa viva y palpitante... TOS UQUE Luis D E GALINSOGA