Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 3 D E DICIEMBRE D E 1933. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 25. podría acabar la prudente energía de un Go- bienio fuerte y decidido a imponer su auto- J ridad: en las calles de Barcelona, con una Policía bien organizada y los guardias de Asalto, y en los campos de Andalucía, con lar Guardia civil. L o mato es- -dicen que añadió- que considero lo más grave de l a s i tuación que Castilla, en un movimiento arrollador de derechas, se ha puesto en pie Y cuando Castilla se decide, arrastra con ella a toda España, y no existe poder capaz de resistir en sus mandatos que, n i el mismo poder absoluto del Emperador Carlos V el Monarca más. poderoso de l a tierra, pudo, hace cinco siglos, oponerse a Castilla cuando Castilla le exigía sus libertades en el movimiento de los comuneros. Castilla, en efecto, se ha puesto en pie, y con Castilla, E s paña entera. (Enorme ovación. Que las izquierdas se den cuenta y abran los ojos ante l a realidad. P a r a las derechas ha pasado el momento de predicar y ha llegado el de actuar eficazmente, sin temores, n i cobardías, n i claudicaciones, pero refrenando los ímpetus. (M u y bien. E l triunfo del 19 de noviembre no es el triunfo de un día, es el triunfo de dos años. Os lo dice quien en estos dos años no se ha contenido ningún momento en defender lo que estimaba beneficioso para España, quien desde el mismo día 14 de abril ha sufrido muchas amarguras, muchas injusticias, muchas persecuciones de toda índole, en aras de sus ideales. P o r eso, consciente de mis sacrificios y de m i responsabilidad actual, os digo que no se puede exponer, en un movimiento impulsivo, el fracaso y el hundimiento de la labor realizada. (Ovación. L a semilla estaba en la tierra desde hace tiempo. Hemos logrado ya que fructifique, y ahí tenéis el fruto, resplandeciente bajo el sol de una aurora brillante. Pero aún no está maduro. Esperemos, vigilantes, a que llegue l a hora de l a recolección; esperemos, con el pensamiento puesto en l a Patria, pero sin dormirnos. L a doctrina cristiana para nosotros, católicos, y aun para los que no lo sean, es l a que conducirá a los españoles a puerto seguro. Recordemos y practiquemos l a cuatro virtudes cardinales: prudencia, justicia, fortaleza y templanza. (Enorme ovación. Antes de terminar, puesto que me sobran dos minutos, voy a dedicarlos al examen de un punto delicado. Las circunstancias han hecho que en esta segunda vuelta de l a elección por M a d r i d controlen nuestras votaciones y decidan l a victoria o l a derrota de nuestros candidatos aquellos republicanos que el día 19 votaron a l a candidatura patrocinada por el partido radical. A esos republicanos; claramente, noblemente, sin eufemismos de ningún género, yo les pido sus votos. Les pido sus votos para nuestra candidatura íntegra, para que no salga íntegramente en M a d r i d l a candidatura socialista. E l triunfo será grande, pero aún sería mayor el triunfo moral. A l pedir en este momento los votos republicanos con tal claridad, sería indigno, si antes no fuera r i dículo, que yo tratara de ocultar mi significación política, tan conocida. E n la política española tengo yo una doble significación, que expongo diariamente e n n i i periódico y que reconozco puede perjudicarme, en este caso, en las izquierdas y en algunas derechas. E n las izquierdas porque yo, aunque me honraría con ello, no soy agrario, soy monárquico. E n l a parte de las derechas porque soy... ¡todavía! lo confieso Con un poco de rubor... porque soy, ¡todavía! liberal. -Son muy difíciles de desarraigar en. mi corazón y en mi cerebro estos dos sentimientos, en los que me he educado, en una de las vanguardias donde l a lucha es. más constante del frente político español. Las derechas antiliberales estoy seguro de que me perdonan mi liberalismo, porque saben que es leal y es sincero, y porque co- píí lli! i l! ll! Mini! U: iM I Candidatura. para diputados a Cortes por Huelva SEGUNDA ACCIÓN VUELTA POPULAR i f l a n u e s cftancnez- vaip y ¡j ¡ABOGADO iflaranon 1 L o s aííliados y simpatizantes de Acción Popular deben votar exelusivamente esta candidatura. Todos los rumores propalados sobre la retirada de esta candidatura son completamente inexactos. Í! íülll! lll l! i! lll! il! lí! i ll! ll! l! l! ll nocen mi sacrificio por l a causa derechista. fuerzas: las de l a revolución y las antirreLos republicanos que voten mañana nuestra volucionarias. E l marxismo. y el antimarxiscandidatura yo no sé si me perdonarán la mo. P a r a l a gente de orden y que quieral lealtad de m i monarquismo. E l que me nietranquilidad en nuestra Patria, l a elección gue su voto favorece a un candidato sociano es dudosa; espero que l a gente irá con lista. Piensecada cual sus preferencias antes entusiasmo y disciplina a las urnas, sin dede emitirlo. P a r a el triunfo de un monárjarse influir por nada n i por nadie, segura de quico liberal o de un socialista antiliberal, conseguir la victoria de mañana. E s t a seguun solo voto puede decidir en l a contienda. ridad del triunfo nos l a da l a justicia dá (Grandes aplausos y gritos de ¡vivan los nuestra causa. Y esto nos obliga a aconsehombres leales! jar l a concordia y l a paz entre todos, amigos Y nada más señores: nada más, sino pe- y adversarios. dir a todo el mundo que vote mañania con Sería inútil que pretendiéramos ocultar la entusiasmo y con fe. Los ciento cuarenta m i l importancia de la lucha electoral de mañana sufragios con que hace días nos honraron E l número de actas que hemos obtenido la 3 los electores madrileños, han de crecer maderechas, demuestra, clara y palpablemente, ñana, para que no puedan decir con razón que España pide una rectificación total da nuestros adversarios que M a d r i d l a capital la política, y seríamos traidores si no fuérade España, es socialista, que M a d r i d quiere mos fieles ia ello. Tenemos que tener ec la revolución social. Electores y electoras cuenta las fuerzas de derecha y pensar qué que me escucháis: ¡Hasta mañana! (Gran España, s i pide eso, no pide destrucción y ovación, que dura largo rato, y vivas a L u c a venganza. E n la política no se puede sede Tena. guir l a misma táctica que en l a guerra. E n las luchas políticas el ideal no es l a destrucDiscurso del señor G i l Robles ción, es la conquista del enemigo. E n la gue- í rra se v a a vencer, y en las luchas política E l presidente de l a C. E D A don José a convencer. María G i l Robles, ocupó l a tribuna a las cinco y media de l a tarde. P o r eso yo me atreví a decir en otra oca U n a vez más comenzó diciendo- s i n sión y hoy lo repito, afrontando l a respon- i el aliento de un público amigo, n i los aplausabilidad de mis palabras, que hoy no es lá sos entusiastas de ellos, quiero dar palabras hora de que lias derechas asuman el Poder de paz en la contienda- electoral, que mañana Conveniencias patrióticas nos aconsejan esto, liega a su fin. Las pronuncié el día 18 del y pido a Dios qué de las derechas españolas pasado, cuando era indeciso el resultado elecse aparten los deseos de venganza y de retoral. L a s repito hoy, con más fervor que vancha. S i siguiéramos l a política de nuesriates, con l a victoria conseguida. E n el motros adversarios caeríamos en lo que tanto mento presente están, frente a frente, dos hemos censurado, y es muy probable que 4 la larga la reacción que hoy está a nuestra favor, se inclinaría del lado de nuestros enemigos. Somos parlamentariamente el núcleo más poderoso de las Cortes. S i n nosotros, no puede haber Gobierno posible. Podemos perturbar fe obra parlamentaria y, sin embargo, no queremos ser perturbadores n i hacer obra destructora, sino queremos una fuerza c o n s í tructiva, deseamos que cuanto antes en E s- i paña haya un Gobierno que gobierne con eficacia, para apoyarle con nuestros votos N o tenemos ambición de ¡mando, no creemos! conveniente ahora colaboraciones de tipd personal. L a obra liquidadora de l a revisión ha de renacer de los que intervinieron en ella, pero daremos los votos a aquéllos que gobiernen conforme a l a voluntad del pueblo, sin importarnos que los honores vayan a otra parte y la responsabilidad de nuestra ayuda y las cargas las asumamos nosotros. 1 4 hoy y ffoilosi Sos lías W Únicos distribuidores para Andalucía y Norte de África: S. A G E Y a llegará nuestra hora. Agotadas las s i tuaciones de izquierda debe gobernar elt centró, y cuando el pueblo se convenza de que. no se puede prescindir de las derechas, entonces podremos llegar a asumir con todas sus consecuencias el Poder. Cuando llegue el día debemos ser dignos del instante- supremo, aprovechando lo bueno que pueda tener l a revolucióm H a y que tener presente que las revoluciones tienen todo lo inferior de l a especie humana, pero