Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 5 D E DICIEMBRE D E 1933. N U M E R O EXTR 0.20 C E N T S HISDACCION: P R A D O DIARIO ILUSTRA- JT M jjLJm m gj jg W M JLmJp IL l D O A N O VIGESIMO N O V E N O. NUMERO 9.534 SEVUJiA w B S A N S E B A S T I A N S U S C R I P C I O N E S X A N U N C I O S MUÑOZ O L I V E C E R C A N A A T E T U A N D E LOS 473 DIPUTADOS D E O U E SE COMPONEN LAS CORTES, HABRÁ, S E G Ú N LOS DATOS H A S T A AHORA CONOCIDOS, 207 DIPUTADOS P E R T E N E C I E N T E S A LAS DERECHAS. D E ESTOS 43 SON: M O N Á R Q U I C O S DEFINIDOS El desarrollo de Ja jornada electoral del domingo. En Madrid los socialistas cometieron todo género de atropellos y coacciones. Triunfo de la candidatura íntegra de derechas en la provincia de Madrid. En provincias también han prevalecido las derechas, solas o en coaliciones antimarxistas. Informes oficiales. Las elecciones efectuadas el domingo kan confirmado el triunfo de las derechas en toda España. Excepto en Madrid (capital) Málaga y Iiuelva, han triunfado por las mayorías en todas las provincias. Desde luego, el número de diputados es de 207. En Madrid, la candidatura de derechas obtuvo un incremento de treinta y siete o treinta y ocho mil votos de electores que la ves anterior votaron la candidatura en cabezada por el Sr. Lerroux. Los socialistas han aumentado unos treinta mil, por el concurso de los republicanos de izquierdas y los comunistas. La jomada fué pródiga en incidentes, que no adquirieron gravedad por la prudencia de las derechas y las rápidas intervenciones de los agentes gubernativos. Se prodigaron la provocación y el insulto. Las monjas y hermanas de la Caridad fueron objeto de soeces mofas y de injurias. Se pretendió promover a la puerta de buen número de colegios algaradas, para originar alarma que retrajera a los electores. ¿Queremos decir con esto que a esos incidentes deben los socialistas el resultado favorable? No. Los electores de derechas han sido tan valientes y han ido a las urnas con tal decisión de ejercitar stis derechos, que han sabido arrostrar serenamente esas molestias, sin que influyeran en su actitud. Si los socialistas han triunfado en Madrid, ha sido porque tienen más votos. Los socialistas han manchado su éxito con esa conducta incivil de sus gentes. Queremos destacar el elogio cálido y entusiasta para las Juventudes de Acción Popular 3; de la T. Y, R. E. Ha sido su conducta insuperable y de una enorme eficacia y de un inmenso valor cívico y personal. A esas falanges juveniles debe mucho la causa del orden. Se les debe un homenaje por parte de todas las derechas españolas. El triunfo de las derechas hubiese sido seguro y rotundo sin la abstención de los cuarenta y tantos mil electores que prefirieron inhibirse a combatir la candidatura marxista. De todos modos, como antes decimos, acudieron a sumarse en pro de las derechas treinta y siete o treinta y ocho mil votos que habían votado a los radicales. Esos votos son, probablemente, mas que de ele metilos de partido, de núcleos independientes, pero que prefieren la inclinación republicana. Y siendo así, no ha de parecer extraño que hayan prescindido, en número de dos o tres mil, de los candidatos más significados por su condición monárquica. Queda de esta manera justificada esa diferencia de- esos nombres con sus compañeros de candidatura, diferencia inexistente en la otra elección. Pero, en cambio, son más de agradecer los otros treinta y tantos mil votos republicanos que favorecieron a la candidatura de derechas íntegraniente y sin excepción alguna. r La jornada electoral en Madrid se deslizó normalmente Madrid. Como en las elecciones del domingo 19, l a característica de l a jornada de la segunda vuelta fué de tranquilidad. N o ocurrió suceso alguno importante y sólo se registraron aquellos incidentes ruidosos que son corrientes en estos casos a las puertas de los colegios, producidos especialmente por los voceadores de las candidaturas de distintas tendencias. L o lamentable de l a jornada fué l a incivilidad de algunos grupos de valientes, que se dedicaban a ofender groseramente a las religiosas que acudían a cumplir su derecho de votar. E n algunos casos adquirió el suceso importancia bastante para que tuvieran que intervenir los guardias de Asalto, repartiendo algunos palos. E n otros, fué bastante la noble intervención de algunas personas que acudieron en defensa de las pobres mujeres, por grupos de salvajes que debían llevar esa consigna. L a animación de votantes debió ser infe rior a l a del domingo día 19. D e todos modos, 110 sería muy. grande l a diferencia. L o que ocurrió es que los electores no acudieron en bloque a primera hora de l a mañana, formando aquellas grandes colas que duraron hasta medio día, como ocurrió el día 19. L o s votantes se distribuyeron a lo largo de l a jornada, formando colas menos numerosas, pero más constantes. Puede decirse que el día 19 l a votación estuvo terminada a las doce y el pasado domingo se estuvo votando hasta cerca de las cuatro de l a tarde Con el mismo acierto que en l a jornada anterior estuvieron montados por las autoridades los servicios de seguridad. S i n que se notara alarde de fuerza por parte alguna, los guardias acudían con gran r a p i d e z a los sitios donde era necesaria su presencia. E l día fué crudísimo. U n o de esos días de invierno, duros, de Madrid, amenazando lluvia, con viento, f r í o- y humedad. Esto, unido a que los cafés y bares permanecían cerrados a consecuencia de l a huelga de camareros, hizo que en las calles se notara una gran desanimación, especialmente a l a caída de l a tarde en que arreció el frío y comenzó una llovizna de agua y nieve. L a gente política acudió a los Centros donde podía i r adquiriendo noticias de l a jornada electoral de M a d r i d y provincias. Las últimas noticias de l a noche, entre ellas l a de haberse declarado en toda E s paña el estado de prevención, que dieron en pota oficiosa del ministro de l a Gobernación, por l a radio, produjeron l a natural intranquilidad en el público. En la Dirección de Seguridad Desde las primeras horas de l a mañana, comenzaron a llegar noticias a l a Dirección, de incidentes que se desarrollaban en los diferentes distritos por motivos electorales, incidentes que en muchos casos no adquirieron caracteres graves, gracias a las disposiciones tomadas y al tacto con que l a fuerza pública se. produjo. Entre todos, íos más importantes fueron los siguientes: E n Chamartín, u n grupo de unos 150 i n dividuos trató de asaltar el convento del Sagrado Corazón, cosa que no realizaron, gracias a l a llegada de guardias de Asalto. Los revoltosos, al ver l a fuerza, huyeron. Uno de ellos, en su fuga, disparó un tiro sobre los guardias, no haciendo blanco. L o s guardias dispararon al aire y los fugitivos desaparecieron. E n l a calle de Santa Isabel, y en el colegio establecido en el número 46, a l i r aivotar unas monjas, un grupo trató de i m pedirlo, en forma grosera, y no se sabe sí porque fueron llamados o porque ya iban acompañando a las hermanas, aparecieron dos automóviles con jóvenes de Acción P o pular; pero como los guardias y policías actuaban ya, los jóvenes no hicieron otra cosa! que apearse de los coches. Alguien del público dijo a los de Asalto que uno de los muchachos había sacado u n arma, y esto dio lugar a un registro. E n el coche 6.687, que conducía Florián Sastre García, y que ocupaban José Masne Gutiérrez González Acebo, José Fernández R o dríguez Lazcano, José María Tena y José María Casas Roldan, fueron halladas dos pistolas, un revólver y tres rompecabezas. E n el otro coche, que tenía el número 7.491 y que ocupaban Gaspar Díaz, F r a n cisco Sanz Fernández, José Redondo, M a nuel. Romero López, José Antonio Herrán y Rafael Gutiérrez Gómez Acebo, se ercontraron dos pistolas y cuatro porras. l e d o s fueron detenidos, trasladándoseles a l a Dirección de Seguridad. E n el Tribunal de Cuentas, sección 76, el apoderado socialista Balbino Bella A c e r vo, sin duda disgustado por l a votación, dio un palo a la urna, rompiéndola. Fué detenido. E n Bravo M u r i l l o 118, un grupo socialista increpó a una señora, saliendo en su defensa el capitán de Caballería D Julio G a r cía Fernández. E l grupo agredió al capitán, que iba de paisano, causándole lesiones dé pronóstico reservado, librándose de una pu 1 1 ie v. B U I K O m m
 // Cambio Nodo4-Sevilla