Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
resulta lesionado, teniendo que retirarse del campo para no volver a salir y quedando el Donostia con diez jugadores. Casi al final del encuentro presionó algo el Barcelona, pero sin conseguir apuntarse ningún tanto, y ya al final vuelve a dominar el Donostia, terminando él partido con el triunfo de los donostiarras, por dos tantos a cero. E l partido fué interesante, sin llegar a SEGUNDA f I bueno. E l Barcelona dio una sensación pobrísima. Sólo merecen destacarse Goiburu, Nogués y Zabalo. Los demás, naufragaron, 7 Quico fracasó rotundamente. De los donostiarras Ortega, Marctdeta y Goyeneche. Beristain, cumplió. Ayestarán fracasó una vez más, así como Chivero. Insausti, que reaparecía después de una larga ausencia, cumplió como bueno. E l arbitro, fatal; estuvo muy desacertado. DIVISIÓN EL SEVILLA, V E N C E D O R D E L A LAVES. C O N S O L I D A S U POSICIÓN D E PR 1 M E R I SIMO A D I S T A N C I A D E L O S P E R S E G U J D O R E S M A S IN. DJATOS En P a m p l o n a el O s a s u n a v e n c i ó al Athletic de Madrid, y de los r i v a l e s g a l a i c o s el C e l t a c o n s i g u i ó la v i c t o r i a p o r la d i f e r e n c i a mínima. el servicio, como el corte de jugadas adversarias, y en ambas actividades tuvo dos buenos colaboradores: Fede, en primer plano, y Alcázar, en otro secundario. Tejada y C o r tón, lo más endeble. Del conjunto alavesino merecen mención Las Heras y Urretavizcaya, en l a tropa atacante. E l trío defensivo hizo buena oposición, particularmente el ¡portero, que paró cosas difíciles; pero cuando el dominio es tan reiterado como el del Sevilla, l a bolita rueda hacia adentro irremisiblemente. E l arbitraje, impecable. M u y bien, por el Sr. Vilalta. Y ahora no queda en la segunda división ds l a L i g a más que un club con derecho a llamarse imbatido. Que dure m u c h o -A N T O NIO OLMEDO. Alineaciones. -Sevilla: E i z a g u i r r e Eus- kalduna, D e v a Alcázar, Peña, Fede; Tejada, Tache, Campanal, Cortón y Espinosa. Alavés Santamaría; Arana, Mardones; Oteiza, Ürquidi, Albéniz; Errasti, Las H e ras, Irureta, Fernández y Urretavizcaya. O s a s u n a 2; A t h l e t i c 1 Pamplona 4, 10 mañana. E n el primer tiempo los madrileños, a favor del viento, presionaron constantemente; pero a los ocho minutos, en una escapada local, el defensa Olaso, al pasar a su portero, midió mal el envío y metió el goal en su propio marco. Después los athléticos siguieron ¿ominando, s i n que en el primer tiempo se modificara él tanteo. E n la segunda parte, a los tres minutos, A r o c h a logró el tanto del empate Luego el Athletic continuó dominando, a pesar del viento contrario, y cuando faltaban siete m i nutos, Catachús, en un. avance, logró el goal de l a victoria, de un soberbio tiro. E l arbitraje de Iturralde, imparcial y enérgico. Del Athletic, que fué mejor que- el Osasuna, todos bien, y entusiastas, y del grupo local, Catachús y el trío defensivo. Los equipos fueron: Osasuna: Pedrín; Bolleo, R e y Valentín, Cuquj, U r d i r o z Fernández, Juaristi, V e r g a ra, Ruiz y Catachús. Athletic: Pacheco; Olaso, C o r r a l Rey, Ordóñez, Feliciano; Marín, Buiría, Eltcegui, A r o c h a y Amunárriz. S a b a d e l l 5; i r ú n j Barcelona 4. E n la Creu A l t a se jugó este partido del campeonato de segunda división, resultando netamente vencedores los propietarios del terreno, que en todo momento se mostraron superiores a sus adversarios, y principalmente poseedores de mejor técnica. Durante los noventa minutos se jugó con entusiasmo frenético por ambas bandos. E l Sabadell salió dispuesto a vencer rotundamente, notándose en todos sus componentes un enorme interés en ganar por elevado margen. Pero el Irún, por su parte, no desmayó un instante, y a pesar de que en varios momentos se vio inferior a su adversario, no se dio por vencido nunca, y el juego inquieto de Echevarreta animó muchas veces a l a delantera, y en el segundo tiempo se mostró bastante descohesionada. Terminó el primer tiempo con el resultado de tres a uno a favor del Sabadell, siendo los primeros en marcar los del Irán, por mediación de Cajo. A l poco rato, Gual, con la cabeza, marcó el empate, recibido por el público con mucho entusiasmo. Rubíes, y luego Calmet, en un avance personal, afianzaron el resultado con dos tantos más. E n el segundo tiempo, Gual, c, ue se muestra el mejor perforador d la división, M re í R e s u i t a d o s d e la segunda división Sporting Gijón- Murcia 3- 0 Celta de Vigo- Coruña 3- 2 Sevilla- Alavés 4- 0 Osasuna- Athletic de M a d r i d 2- 1 Sabadell- Unión de Irún 5- 1 Clasificación J G. E P. F C. P. Sevilla Sabadell Athletic de Madrid. Sporting Deportivo Coruña... Celta Alavés Unión de Irún Osasuna Murcia 54 52 53 S 52 52 4 1. 51 41 51 3 2 10164 2 1 14 9 o 2 10 9 98 I 2 12 7 1 2 9.9 2158 I 3 6 14 o 3 5 11 0486 1 9 6 ó 6 5 5 4 3 2 2 Sevilla, 4; A l a v é s o aunque el pronóstico esta vez fuera unánimemente favorable al Sevilla, en lo que se refería al resultado de su encuentro con el Alavés, nadie podía imaginar que la ¡victoria se consiguiese con tanta facilidad como para evitar el sufrimiento de la hinchada, siempre pesimista. E s que el equipo merengue andaluz, formado a principios de temporada con gente nueva, ansiosa de ganar nombradla, ha sabido asimilar lecciones de experiencia, y hoy acusa, cada vez mejor trazados, rasgos de veteranía, que le permiten acomodar los principios tácticos de su escuela a lo que conviene para superar l a calidad de cada adversario. Así hemos visto al Sevilla aprovecharse de la endeblez de l a línea intermedia vitoriana, y, sin olvidar la debida vigilancia, desplazar hacia adelante todas las líneas. De este modo, el dominio sevillista ha sido agobiante, sin que apenas tuviesen ocasión los dominados de producir contestaciones, que ya era tarea suficiente y penosa para ellos la de concentrar el esfuerzo en la defensiva. Bien alimentada la delantera victoriosa por su línea eje, a l a que dejaron sus contrarios actuar desembarazadamente, aplicó todas las energías a metódica reiteracion. de asaltos, tan profusos que, pese a l a buena labor del terceto zaguero alavesino, hubo de traducirse en. cuatro goals, todos rematados por el centro delantero, para que no cupiese duda de l a regularidad de la maniobra. Cierto; que si Campana! ha tenido el honor de adjudicarse el título de único rematador, fué porque sus compañeros de línea, especialmente Espinosa, le cedieron o prepararon las jugadas en forma perfecta, que mucho dice del excelente concepto que estos muchachos tienen de las posibilidades de conjunto. Quizás Campanal haya acusado el defecto de no corresponder a las galanterías de sus compañeros en ocasiones subsiguientes a los cuatro tantos; pero como lo hizo cuando el partido estaba asegurado, el perjuicio no fué cosa mayor. S i n embargo, esta ansia desmedida de goal no debe tolerarse a quien aspira a la selección como internacional. E n lo dicho quedan perfiladas las características del encuentro, y en ellas se mantuvo durante toda l a primera parte, terminada con 2, -0, más el primer cuarto de hora de la segunda, en que se dobló el haber sevillista. Después l a mayoría de los elementos del equipo vencedor se dedicaron al paseo sobre la pradera, sin duda para demostrar que ¡por algo llevamos en nuestras venas sangre de los benimerines, que prefirieron la muerte al trabajo Pero como tiene su compensación, éstas actitudes inhibitorias dieron por resultado que el adelante de los vitoréanos chocase con la zaga sevillista, y así pudimos comprobar que la pareja ÉuskaldunaDeva forma una muralla cada vez mejor fraguada, a la que es difícil quebrantar. Y cuando por tres veces pudieron llegar los delanteros del Alavés ante Guillermo, y tirar casi con seguridad de lograr el goal, se produjo, por el contrario, el mérito que añadir a l a lista de los contraídos por el formidable guardameta para su consagración como internacional. Tres paradas hizo E i z a guirre que Zamora, en su mejor época, hubiese rubricado sin inconveniente. E n el Sevilla, además de los mentados, brilló por encima de todos Espinosa de los Monteros. E l extremo izquierda merengue encontró balón en todos terrenos y en todas situaciones, que resolvió siempre a maravilla, de modo improvisado, dándole al juego una alegría, un arte y una gracia, quizás de antecedente torero. E l debutante Tache, nos agradó. Tiene mucha movilidad, que le permite la práctica de un juego flexible, propio del puesto que ocupa. E l defecto de Tache es la puntería, que ha de corregir. Peña actuó excelentemente en el medio centro, dirigiendo muy, bien
 // Cambio Nodo4-Sevilla