Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i r B C. M I É R C O L E S 6 D E D I C I E M B R E D E 1933. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 16. Como los periodistas que se hallaban por ía tarde en el Congreso vieran en la secretaria de la Cámara a los señores Del Rív y Pita Romero, ministros de Agricultura y Marina, respectivamente, preguntaron a uno y otro si tenían verosimilitud las nctuias ¡que circulaban. E l señor Del Río declaró que los rumores carecían en absoluto de fundamento y que el Gobierno, tal y como se halla constituido, se presentará el día 8 a las Cortes. E l señor Pita Romero dijo, a su vez, que precisamente la reunión que sostuvieron! bajo la presidencia del señor Gordón Ordás, en la tarde del lunes, fué todo lo contrario de lo que se supuso. Allí se acordó, después de examinar la situación política y de orden público, que era conveniente la continuación de todos los ministros hasta la apertura del Parlamento, y de ser posible hasta la constitución de la Cámara. Agregó que él se sentaría en el banzo azul el día 8, y que no había recibido indicaciones de ningún género sobre la retirada del Gobierno. Algunos periodistas visitaron anoche en í u domicilio a D. Alejandro Lerroux. L a conversación que con ellos sostuvo fué en extremo interesante. -Venimos- -le dijeron- -para conocer las gestiones que se realizan en orden a la formación del futuro Gobierno. ¿Y por qué vienen ustedes a mí? -Porque es usted, hoy por hoy, el eje de la política. -Pues, de Gobierno, nada. Lo primero íes que el Poder moderador ejerza su función y designe al que deba formarlo. Todo lo demás sería tanto como repartir la liebre antes de cazarla. ¿Ha sostenido usted alguna conferencia interesante? -No. He tenido las visitas de costumbre, pero nada más. -Dijo usted, hace unos días, que, a partir del lunes, habría noticias interesantes. ¿Las hay? ¿Qué noticias quieren ustedes de mayor interés que lo que ha sucedido? Cabildeos, conferencias, reuniones de Comités, etcétera, para que al final todo siga tal como estaba. A l fin se han impuesto la razón y la decencia política. ¿Es cierto que el Sr. Alba ocupará la presidencia del Parlamento? -Es posible. -Se habla mucho de la posibilidad de un ¡Gobierno de izquierda, que contaría con la ayuda de usted. ¡A h! ¿Es que ahora soy hombre de izquierdas? Por lo visto me clasifican según las conveniencias del momento. Y o no sé nada de eso, pero entiendo que las izquierdas, para formar un Gobierno, lo primero que tienen que pensar es en las fuerzas con que cuentan. Cuando tales fuerzas no se tienen, la obligación es observar y ayudar. ¿Qué le parece a usted lo que se dice respecto a la posibilidad de una disolución de estas Cortes, si los Gobiernos renub icanos encontaran dificultades en ellas? ¿Disolución de Cortes? Me parece el ímayor disparate del mundo. Es un absurdo, y parece mentira que se haya podido pensar en tal cosa. Significaría un verdadero ataque a ía voluntad del país. Mejor dicho, na burla, que dañaría a quienes la emplearan. E l hombre demócrata ha de respetar siempre la voluntad del país y ceñirá, a sus dictados. Si encuentra que la contraria opinión ha logrado el triunfo, debe salir a ía calle para reconquistar, la opinión pública. 1 Interesantes manifestaciones del señor Lerroux. La formación del próximo Gobierno, el rumor de ía disolución de Cortes y los deberes de la democracia por medio de una activísima propaganda. Nadie puede desconocer que las derechas han obtenido un triunfo y hay que respetarlo. Todavía, si esa gran masa derechista se moviera fuera de la órbita legal, se podría pensar en medidas heroicas. Pero no hay nada de eso. Las derechas actúan legalmente, hasta ahora. Si se salieran de esa órbita, nos autorizarían para poner en práctica los medios revolucionarios. Mientras tanto, no. ¿Qué Gobierno entiende usted que se debe formar? -Un Gobierno centro. Si yo fuera el encargado de formarlo, procuraría reunir en él a cuantos elementos políticos pudieran vivir juntos. Si no lo lograba, reduciría mis aspiraciones, y si ni así consiguiera mi propósito, haría un Gobierno completamente radical. Lo que no puede ser, en este momento de la vida nacional, es un Gobierno extremo, es decir, un Gobierno de extremas derechas o un Gobierno de extremas izquierdas. Aquello sería la vuelta a lo antiguo, y lo segundo sería un salto en las tinieblas. España, que está sobre todo, no tiene otra solución que la República, pero sin los ensayos de estos dos años y medio últimos. Está harta de ensayos y ensayistas, y harta también de aquel galopar sin freno, legislando porque sí, a destiempo, y sin pensar en las consecuencias. Quiere paz y tranquilidad y quiere que la dejen trabajar y reconstituirse. -Según la práctica parlamentaria- -dijo un informador- -a usted le corresponde formar Gobierno, porque es el jefe del partido republicano más numeroso de la Cámara. -Si las derechas formaran un bloque y hubiesen acatado el régimen republicano, a ellas les correspondería el Gobierno. No lo han hecho, y soy, en efecto, el jefe del partido republicano que cuenta con mayor número de diputados, Pero sobre todo, sólo puede decidir el jefe de Estado. habían sido muy desagradables, porque los huelguistas se habían reunido sin tener la autorización oportuna y la calle se llenó de gente, por lo que los guardias tuvieron que despejar. Agregó que en aquel momento se celebraba en el ministerio de Trabajo una reunión de los patronos y obreros, bajo la presidencia del ministro, con el fin de buscar una fórmula de arreglo. E l presidente regresó a las diez de la noche. Poco después recibió a los periodistas. No tenía más noticias que la de haber firmado el jefe del Estado muchos decretos. ¿Algo interesante? -Sí. Todo lo que figura en la nota oficiosa del Consejo de esta mañana, que fué de bastante interés administrativo. Así firmó el presidente de la República decretos de Agricultura, de Industria y Comercio, de Gobernación y de Obras Públicas, cese y nombramiento de gobernadores civiles por haber sido elegidos diputados a Cortes algunos que lo eran y otras cosas. Un periodista le preguntó: ¿Sigue el Gobierno bien de salud? -Perfectamente. Eso pasa ya a la categoría de cosa juzgada. -Es que hoy ha continuado el rumor de las dimisiones. -No es extraño. Esos rumores continuarán hasta el mismo momento en que ocupemos el banco azul. Para que vean ustedes la seguridad del Gobierno les diré que ya tenemos hecho el programa. E l jueves habrá Consejo en Palacio y por la tarde se celebrará la sesión preparatoria de las Cortes, a la que asistirá en representación del Gobierno el Sr. Lara. E l viernes se verificará la inauguración del Parlamento y a esa sesión asistiremos todos. -J Y de la presidencia de la Cámara? ¡A h! De eso no sé. E l Gobierno no puede tener candidatos. Entiende que ese es un cargo ¡político y que deben hacer la designación los partidos o los grupos parlamentarios. Yo he recibido indicaciones para que me ocupe de la designación de presidente, y he contestado esto que me acaban ustedes, de oír. En cambio, he celebrado entrevistas con los diversos grupos parlamentarios, para la constitución de la Mesa de la Cámara, teniendo en cuenta que en ella deben estar representados, para la intervención, desde las vicepresideneias y las secretarías, todos los partidos políticos que tengan la más numerosa representación. ¿La Mesa provisional o! a definitiva? -La interina, que puede convertirse en definitiva. E l presidente preguntó después a los informadores si se daban muchos nombres para la presidencia. Le contestaron afirmativamente. Se hablaba de los Sres. Alba, Melquíades Alvarez y Lara. -También se habla mucho de usted- -le dijo un periodista. -No. De mí, estén ustedes seguros de que no soy candidato. -l N i aunque se lo pidiese el partido radical? -E l partido radical no lo pedirá. -Entonces es que le tienen reservado a usted otro cargo. E l Sr. Martínez Barrios hizo un gesto de resignación, y contestó: -Seguramente, me tienen reservado otro sitio. Un periodista le habló de la noticia que circulaba respecto a una supuesta entrevista de los Sres. Alba y Maura, en la que aquél solicitó de éste los votos de su minoría para la elección presidencial, y que el señor Maura se los negó, por entender que la presidencia de la Cámara lleva aneja la vicepresidencia de la República, y era preciso En la Presidencia. El señor Martínez Barrios despacha con el presidente de la República. Una charla sobre los asuntos de actualidad E l jefe del Gobierno estuvo toda la tarde en su despacho de la Presidencia. A las ocho y inedia se trasladó al domicilio particular del presidente de la República para someter a su firma los decretos aprobados en el Consejo de la mañana. A l salir preguntó a los periodistas si tenían noticias del desarrollo de la huelga de camareros. Le refirieron los incidentes habidos por la mañana en el local donde se reúnen los huelguistas. E l presidente estaba enterado y dijo qFajas caucliodama ¡Sin costuras! Casa Barea. Francos, 46. ¡l! ll! l! ¡Gran Empresa sevillana de pasajeros y mercancías, entre Sevilla, Jerez, Algeciras, Ceuta, Tánger, Larache, g Casablanca. Avenida de la Libertad, ¡24 (frente a la Catedral) Telf. 22 S 9 Ü. ¡ll! ¡i! ll! li m Pullman AKA A G U A Calidad inmejorable. Precios de fábrica. 0 CALIENTE A CAUCHO ÍS! S
 // Cambio Nodo4-Sevilla