Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
vilización al Continente americano, y por l a c r u z y por nuestra tandera se perpetuará el recuerdo de la. grandeza hispana mientras el mundo subsista. T a n estrechamente enlazados han Vivido ésos dos símbolos, la bandera y la c r u z- -l o s dos que vencieron en L e p a n t o- que nuestro Ejército fundió desde tiempo inmemorial los ideales de P a t r i a y Religión, colocando sus victoriosas enseñas bajo l a p r o tección de Patronos excelsos, dando a entender así que su empuje rio obedecía solamente a los impulsos de la fuerza material, sino que buscaba también aliento en la fe y en l a tradición. P o r ello el A r m a de Infantería escogió por Patrona a l a Concepción Inmaculada; del mismo modo que la C a ballería, la Artillería y los marinos se pusieron bajo el amparo del Apóstol Santiago, de Santa Bárbara y de ¿l a V i r g e n del Carmen. M e d r a d a estaría l a H u manidad si las aguerridas huestes que recorrieron los campos del mundo no h u biesen fiado para combatir sino en el poder de las a r máis, sin otros anhelos de un ¡orden más elevado. L a s legiones romanas invocaban a sus dioses antes de entrar en batalla, y los cantos del ipoeta T i r t e o inflamaron más a los espartanos que las voces de mando de sus generales. bía subido- al Poder, y es bien sabido que este género de estrenos despierta siempre las ilusiones de los confiados españoles, i E l día. 7, por la tarde, se descubrió en los jardiniílos de la calle de F e r r a z la estatua del general Cassóla, autor de las famosas reformas militares. Aquella noche también se celebró una gran retreta militar, que r e corrió las calles con profusión de músicas, luces y bengalas. E n ella figuraba, en una carroza alegórica, la imagen dé l a Purísima, entre emblemas y trofeos bélicos. E n el siguiente día, festividad de la I n maculada Concepción, hubo solemne función religiosa en San F r a n c i s c o el Grande, con asistencia de l a Reina Regente, el Gobierna, Corporaciones oficiales, Cuerpo diplo- mático y un brillantísimo concurso de i n vitados. E l magnífico órgano, que ihace unas cuantas mañanas hemos tenido ocasión de escuchar, y que en ocasión memorable- -muy pronto se cumplirá el medio s i g l o- -a c o m p a ñó l a portentosa. voz de Gayarre, regaló al auditorio con sus maravillosos acordes; l a oración sagrada se encomendó a uno de los predicadores más elocuentes de l a época, y el templo, resplandeciente de luces, prestó realce a la vistosidad de los u n i f o r mes y a los trajes de las damas. L a tarde transcurrió en los cuarteles en medio de las más regocijadas diversiones, y por la noche l a tropa presenció las representaciones teatrales en diversos coliseos de la que entonces era Corte. Una conmemoración pretérita. Hasta llegar a días que están m u y cerca de nosotrosj las diferentes A r m a s del Ejército rivalizaban en emulador entusiasmo en la conmemoración de sus respectivos patronos. N o s declararon laicos y todo se acabó. E r a e l de l a fiesta, día de gala, que se solemnizaba con las más variadas demostraciones de regocijo, hermanándose en el empeño los jefes, lá oficialidad y los soldados para contribuir a su mayor brillantez. Cabía todo: banquetes de oficiales y clases, ranchos extraordinarios, festejos los más v a riados, desde las becerradas hasta las representaciones teatrales; juegos, bailes, certámenes poéticos y f u n ciones religiosas, sin olvidar las piadosas exequiias por los que murieron en los campos de batalla. H u b o entre muchas que recuerdo, una conmemoración famosa, que sobrepujó a todas. Fué l a que se celebró en los días 7, 8, 9 y 10 de d i ciembre de 1 S 02. L o s festej o s f u e r o n brillantísimos, contribuyendo a su esplendor la presencia en la capital de numerosos extranjeros, con motivo de l a reciente inauguración de las Exposiciones Históricoamericana e Históricoeuropea y del Congreso L terario Hispanoamericano. Además, y lo mismo que Ahora vamos a estrenar P a r l a m e n t o estrenábamos por aquellos días Gobierno, pues hacía pocos que Sagasta h a- APUNTES DE 1 J D I B U J A N T E D, EDUARDO BANDA, D E L A V I S I T A A L COLEGIO D E HUÉRFANOS A R A N J U E Z (D I C I E M B R E 1892) (FOTOS D U Q U E) D E INFANTERÍA EN