Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 8 D E DICIEMBRE D E 1.933. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. PAG. eos el año próximo y otra en Tánger, y j o r que se organizan en Luxemburgo swecpsta kes semejantes a los de Irlanda. H a llegado, pues, el momento de que l a Hacienda tenga que mantener exclusivamente su tenderete de azar con l a clientela del mercado interior, por esta misma época, publicó el ministerio de Hacienda de Francia una nota oficiosa, hecha evidentemente contra España y con tan grave agravio para España? Decía así textualmente: E l ministro pone en guardia aLpúblico contra l a trapacería (duperie, escribía aquel gobernante) de las loterías orL a baja de venta y ía informaganizadas en países, cuya legislación interción periodística na ¡prohibe l a salida de capitales. E n estas Sin duda no han sido bien interpretadas loterías los premios ganados no pueden beunas declaraciones hechas por el director neficiar más que a los nacionales, y, por general de Loterías, y seguramente por ha- tanto, los franceses sólo pueden llevar su berlo entendido así, ningún periódico diario dinero a esas loterías para perderlo... L a ha puesto reparo. a l a demasiado expeditiva Hacienda española no se d i o por aludida, y, y demasiado inexacta afirmación de dicho claroes, que no hubo banquero francés que funcionario, atribuyendo el descenso de venrecibiera un encargo de adquisición de L o ta de billetes de l a próxima Lotería de N a tería española que no previniera a su cliente vidad a las informaciones periodísticas apade que podía dar por perdido su dinero. Y recidas en diarios y revistas sobre l a recién aconteció más. Se d i o ¡el caso de que un nacida Lotería francesa. N o se llegaba a billete, depositado en l a Caja del Casino concretar esta afirmación en una nota ofiMunicipal de N i z a resultó agraciado con ciosa que publicó el ministerio de Hacienda: un premio importante. Como era arriesgado confundiendo lamentablemente lo que son programas, anuncios o reclamos de una venir a cobrarlo a Barcelona, de donde procedía, y muy difícil sacar de España lícitaLotería extranjera, terminantemente prohibidos por l a ley de 19 de julio de 1904, con mente su importe, cayó en manos de gentes que quisieron aprovecharse de l a ilicitud de lo que es información periodística, relación la operación, quedándose con el dinero. Paró de hechos, comentario de actualidades que se todo ello en un proceso ruidoso, que confirdeben al lector y que son útiles, no sólo para maba las prevenciones del ministro. Y endifusión de cultura, sino para ilustración y tonces no había Lotería en Francia, sino aprovechamiento de los funcionarios y los persecución en España contra l a salida de gobernantes. capitales en l a frontera y comisión de Cam ¿Cómo puede ignorarse en el ministerio bios que autorizaba los giros con cuentade Hacienda que l a renta de l a Lotería esgotas. pañola está en baja y que singularmente el N o había Lotería en F r a n c i a pero l a hafamoso sorteo de Navidad declina en un desbía ya en Irlanda, y más sugestiva, más atracenso permanente desde 1930? ¿Cómo pueyente, mas rodeada del misterio tentador que de haberse olvidado tan prestamente aquel ía Lotería española, que se ha quedado vieazar misericordioso con que l a Providencia amparó a l Tesoro español en 1031, otorgánja, que no se ha modernizado y que está padole el premio gordo en sus dos series y salsando de moda. vándolo de l a ruina de tener que pagar treinY ahora, y a el cerco puesto a l a Lotería ta millones de pesetas? ¿Cómo de un año a española, se agrava, porque una Lotería seotro, puede olvidarse en l a Dirección de L o mejante a l a francesa se establecerá en l a terías que el problema fiscal planteado en zona del Protectorado francés en Marrueesta renta es que el Estado banquero se ha convertido en jugador de una parte de su 1 irr T nmirmTirmiiniiPwiTMnirrM -nw sorteo con el riesgo de pérdida segura que acompaña a todo jugador permanente? N i es lícito, cuando esta es l a verdad, culpar a l a Athleíic de Bilbao- Madrid, Prensa y a sus informaciones sobre la Lotería francesa, que no existía en 1930 n i en 1932, en San Minies de un daño que sólo se produce por l a inercia, por l a rutina, por el parasitismo de Crónica deportiva interesantísila administración, y es harto lamentable que ma que publica J A Sánchez de los periódicos callen y los organismos greOcaña en el número próximo de miales no reaccionen contra esta ojeriza i n justificada, tanto más censurable en este caso cuanto que l a Lotería, española sigue siendo una buena renta para el Estado, gracias a l a publicidad gratuita, a las informaciones sugestivas, a l a lista de cada diez días, con que diarios y semanarios fomentan en el pueblo su afición al juego nacional. PROBLEMAS FISCALES j D E L A LOTERÍA E S P A ÑOLA C ó m o se ha p r o d u c i d o Ja crisis Joteril Para 1930 se calculó en el presupuesto del Estado la cj ¿ra de 410 millones como ingreso de l a renta de Loterías. P a r a 1931 se elevó l a presuposición a 435 millones, contando con el éxito de las reformas hechas en la emisión de billetes. E l fracaso fué abrumador; se recaudaron solamente 409.142. óo pesetas. E l Estado fué jugador en su prenia Lotería por 25.817.440 pesetas, importe de los billetes no vendidos. Haciendo deducciones de las cifras publicadas por l a Intervención General del Estado, parece deducirse que le correspondieron premios, importando 6.119.400 pesetas; pero como es sabido quejugó con fortuna ese año y que le correspondió el premio mayor de Navidad en sus dos series, o sea treinta millones, hay que suponer que fué mucho mayor l a baja en l a venta de billetes o que los ingresos de l a Lotería de Navidad no llegan a l a Hacienda hasta pasada l a liquidación de fin de año y aquella ganancia haya aparecido computada en 1932. D e todos modos, tomando como tipo el sorteo de Navidad, véase el alza y l a baja en l a venta de billetes. Iba en auge l a L o tería española. E n 1927 se emitieron sesenta mil billetes y se agotaron. E n 1928 se elevó l a emisión a sesenta y dos m i l con igual éxito. En 1929, a sesenta y cinco m i l E n 1930 pareció que podría amedrentar al público un aumento de millares y prolongar unas cuantas horas más el y a fastidioso sort e o y se decidió, en hora infausta, crear dos series, de 35.000 billetes cada una. E n 1931 se elevaron a cuarenta m i l Sobraron, aproximadamente, quince m i l que en buena venta hubieran producido los treinta millones que el azar dejó en manos del Fisco. A l año siguiente se descendió otra vez a los treinta y cinco m i l números de 1930. E n este tiempo se había ido produciendo un gran desencanto en los j ugadores españoles. E l fenómeno psicológico es éste: L a s gentes comienzan a perder las alucinadas esperanzas que ponían en l a Lotería. N o se diga que tienen menos dinero que antes, que hay muchos negocios en declive y muchos obreros parados. Precisamente l a apelación al azar es más intensa y sugestionadora en las épocas de crisis y penuria que en las de prosperidad y abundancia. Posiblemente i n fluyen en esta depreciación de l a Lotería los modos nuevos de las ideas y las costumbres; pero la verdad es que l a Hacienda n i l a Dirección General hacen nada para modernizar los sorteos, para agregarles incentivos nuevos, para hacerlos más atrayentes con propagandas que quedan a l a merced gratuita de la buena voluntad de l a Prensa. t r r l,l B l a n c o y fllegro Por qué desciende la renta de Lotería H o y despedida de ¡A l a crisis m u n d i a l! -g r i t a n los políticos, acogiéndose a l primer pretexto que encuentran a mano. Evidentemente, l a L o tería española tenía una clientela en el extranjero, singularmente para el sorteo de Navidad, que difícilmente puede ahora comprar billetes, dejarlos depositados en Bancos españoles y esperar l a posibilidad del premio para retirar su importe e ingresarlo en su país como u n saldo de liquidación comercial. N o es sólo que hay dificultad en l a Argentina, en Cuba o en los Estados U n i dos para poner en el Banco español, que lia de servir de depositario de l a mercancía ilícita, el importe de los billetes; es que n i polla frontera, n i a través de l a comisión de Cambios se puede sacar de España el i m porte de un premio gránele. D e modo que ha sido nuestra propia Hacienda quien ha ahuyentado a l a clientela extranjera que tenía nuestra Lotería. ¿Cómo puede desco? ia r el director general que el año pasado, JH Secciones, a las cuatro y HIMHIIilll S E l jugador desea mayor número de premios N o y a en l a Lotería de Irlanda, sino en las varias de la nación y de los Estados federales de l a Argentina y aun en las, de otros países podría encontrar nuestra A d ministración ideas que trasplantar a nuestra Lotería. Desde luego el desencanto del jugador español procede del escaso número de premios- -un tres por ciento aproximadamente de los números jugados- Quien quiera que hable de esto con jugadores o i rá repetir que no toca casi nunca, que se pasan años sin que se acierte un premio. E l jugador se cansa, se fatiga, se siente derrotado y desmoralizado por su mala suerte. E n el sorteo de Navidad, por ejemplo, se seis d o l a j tarde y diez y cuarto n o c h e ¡ll! ll! lillli ¡lll! lll CAFES A LA CREMA J. M A R C H A S A. ¡CLIENTES! A partir del 2 0 actual hasta el día 2 de enero queda aplazado el canje de ticket Pidan siempre CAPES A L A CREMA. Desconfíen de las imitaciones. Paquete, 0,30. Yenta Todas partes; magníficos regalos
 // Cambio Nodo4-Sevilla