Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Los amigos de D. Juan Valera en Cabra tTNA V I S T A D E C A B R A l a ciudad cuna de D Juan Valera, cuando llegamos a ella fulge como un montón de cristal y plata. Todo es deslumbramiento en la ilustre Egabro. Esté conjunto de ciar ridades nos parece algo así como una costra de sal ática, purísima, que unge de sugeridora belleza cuantas huellas dejaron en su aspecto urbano civilizaciones idas. Venir a la ciudad de Valera a conocer una institución nacida al socaire de su obra, es interesante; ahora, auscultar en el ambiente que dio origen a lo más original de ella, lo consideramos más interesante todavía. Por todos es sabido que a Valera se le encasilla entre aquellos escritores que más influencias recibieron del enciclopedismo francés. Error insigne. Tales tópicos, visitando la ciudad en que naciera, se deshacen fácilmente. Y se deshacen cuando, ambulando por el silencio luminoso de la misma, se piensa que Andalucía posee civilizaciones más antiguas que las de los griegos; que su alma- -pasión y escepticismo- -no es fruto deotracosa que de ese poso que van dejando en la copa de la vida los siglos, y que este pueblo sabe de ciencia, de arte y de filosofía cprrm él que más de la tierra, cosa que el que haya sido dotado del divino don de percibir su latir no puede ignorarlo. Este es para nosotros el caso de D Juan. Sus obras nos lo prueban. Valera, tan bien enrazado y enraizado, creemos que no necesitó que existiera Voltaire para matizar las páginas de sus relatos con ese amable escepticismo que campea en ellas. L a cultura extranjera k sirvió, sí para agrandar la vernácula, pero sin desubstanciarla. E l poso, la raíz de su obra, estal en sí mismo; con sólo auscultar su sentir y observar lo que le rodeaba, surgía. Esto, con vOz diáfana y rotunda, nos lo dice su ciudad natal apenas entramos en ella. ABRA, 1 C Sugerencias de la ciudad de Valera. Los amigos de D. Juan Valera líenos en el rincón donde se le rinde culto al escritor. Este es el local de la Agrupación que lleva el nombre de Amigos de Don Juan Valera pequeño templo literario donde ofician con el más cálido fervor un grupo de catedráticos, escritores, músicos y pintores, y adonde acuden como fieles todos los hijos de Cabra. ¡Qué grato, qué pulcro es este nidal dé cultura! Parece un estuche que guarda el espíritu selecto de la ciudad. Fotografías de figuras del arte con dedicatorias decoran las paredes. U n busto de Valera, esculpido y donado por el escultor Coullaut Valera, preside la estancia. A l llegar nos reciben sus miembros directivos, y entre ellos el U N A C A U E T Í P I C A 1 CAISHA