Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 10 D E D I C I E M B R E D E 1933. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 2, Los detenidos en esta forma no deberán confundirse con los presos o detenidos por delitos comunes. Podrá asimismo compeler a mudar de residencia a las personas que considere peligrosas, o contra las que existan racionales sospechas de participación en actos contra el orden público. E l cambio de domicilio no podrá decretarse a más de 150 kilómetros de distancia del pueblo en que residiere el compelido a dicho cambio. Igualmente podrá acordarse el destierro, a u n a distancia que no excederá de 250 kilótros de aquellas personas en quienes concurran agravadas las condiciones mencionadas en el párrafo primero de este artículo. L a autoridad civil podrá también entrar en el domicilio de cualquier español o extranjero residente en España, sin su consentimiento, y examinar Jos papeles y efectos; pero nada de esto podrá llevarse a cabo sino por la misma autoridad o por un delegado suyo provisto de orden formal, y escrita. E n uno u otro caso, el reconocimiento de l a casa tendrá que ser siempre presenciado por el dueño o encargado de la misma, o por uno o más individuos de su familia, y por dos vecinos de la propia casa o de las inmediaciones, si en ella no los hubiere, y en su defecto, por dos vecinos del mismo pueblo. Declarado el estado de alarma, la autoridad gubernativa podrá imponer multas individuales, de 10 a 20.000 pesetas, en la formal s i guiente E l ministro de la Gobernación podrá i m poner multas hasta la total cuantía que queda señalada. Loa gobernadores civiles, hasta 10.000 pesetas. Los casos de reincidencia serán sancionados con multas cuyo importe se aumentará cada vez en el 50 por ciento de l a últimamente aplicada. Manifestaciones del ministro de la G u e r r a L a importancia del m o vimiento. E l G o b i e r n o n o puede marcharse ahora Madrid 9, 6 tarde. A las dos de la tarde recibió el ministro de la Güera, Sr. Iránzo, a los periodistas. Uno de éstos preguntó al ministro qué. noticias tenía del movimiento revolucionario de carácter anarcosindicalista. E l Sr. Iranzo se expresó en los siguientes términos: -Cuando ustedes entraban acababa de hablar por teléfono con el jefe de la división de una de las provincias afectadas por el movimiento, y lo mismo he hecho con los generales de las guarniciones del resto de España. Las últimas noticias de estas autoridades acusan completa tranquilidad. Se han tomado todas las precauciones, duplicándose éstas en la custodia de parques de Artillería, depósitos de municiones y edificios públicos, teniendo orden de estar acuartelada la tercera parte de las guarniciones de E s paña. A alguien, hace días- -añadió el Sr. Iranzo- le hubieran parecido excesivas las medidas de prevención adoptadas por el Gobierno, pero los acontecimientos han demostrado que las precauciones adoptadas eran las necesarias. E l Gobierno, ante la virulencia que ha tomado el movimiento el algunas provincias, especialmente en Logroño y su provincia, y con menos intensidad en Zaragoza, ha tomado el acuerdo firme de extremar toda medida de prevención, para no verse en el trance doloroso de tener que reprimir, lo que haría con toda energía. Dichos acontecimientos demuestran que ciertas impaciencias eran injustas, hablando de crisis uno y otro día. Aunque todos nosotros estemos deseando, mejor dicho ansiando abandonar nuestros puestos, los sucesos actuales nos sujetan a ellos, convencidos de que en ningún momento como éste necesita el Gobierno de mayores asistencias y de defender la tranquilidad de España. Los rebeldes creyeron elegir este momento en que uno y otro día resultase que la vida del G o bierno, además de estar limitada por circunstancias políticas, se hallaba en trance de crisis. U n periodista le preguntó si existía da este movimiento alguna ramificación en el Ejército. E l Sr. Iranzo replicó en seguida: -E l Ejército, todo él, sin excepción, observaba la más exacta disciplina y obediente al Poder constituido. U n a muestra de ese celo en la defensa del interés público está en el suceso, que relatan la mayor parte de los periódicos, en que desde un cuartel se hizo fuego sobre ciertos guardias de A s a l to, en el supuesto de que los que circulaban por los alrededores del cuartel eran enemigos de la tranquilidad pública. ¡E l ministro de la Guerra terminó diciendo que está persuadido de que con las medidas adoptadas por el Gobierno se pondría término al movimiento, ya sofocado en su parte más virulenta. 1 I n f o r m e s oficiales E n L o g r o ñ o se registraron g r a ves su; esos, resultando muertos un teniente de A s a l t o y varios paisanos Después de las cuatro de la madrugada varios periodistas acudieron al ministerio de la Gobernación con objeto de obtener una referencia oficial de los sucesos desarrollados en distintas provincias. E l ministro acababa de retirarse a descansar y fueron ANUNCIOS MACHO. José Rizal, 18
 // Cambio Nodo4-Sevilla