Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O i o D S D I C I E M B R E D E 1933. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 24. E n Barcelona se restableció l a tranquilidad, se trabaja y la vida es normal. E n Zaragoza está completamente dominado el movimiento. Este continúa latente en varios. pueblos de la provincia de L o groño y en dos de l a de Huesca, donde acuden las fuerzas para sofocarlo. E l Gobierno, dispuesto a mantener el or den y a imponer l a paz social, se adelanta a utilizar con. prudencia, pero con serenidad, nuevas medidas extraordinarias que la ley le reserva. A l efecto acaba de ser redactada l a declaración del estado dé alarma en todo el territorio nacional. Por todo ío expuesto se ha firmado el s i guiente decreto: D e conformidad con el acuerdo del Consejo de ministros y a propuesta de su presidente vengo en decretar lo siguiente: Artículo único. Se declara en todo el territorio nacional el estado de alarma a que se refiere el artículo 34 de l a ley de 28 de julio de 1933, en los términos prevenidos por e! artículo 42 de la Constitución de la República. De este decreto se dará cuenta a las Cortes en el plazo que dicho precepto legal determina. M a d r i d 9 de diciembre de 1933. -Niceto Alcalá Zamora, Diego Martines Barrios. D i c e e! m i n i s t r o q u e se r e s t a b l e c e r á la t r a n q u i l i d a d E l Sr. Rico Avello dijo que el decreto, acompañado de una nota, se dará a conocer por radio en toda España, y terminó d i ciendo que el Gobierno está plenamente seguro de restablecer 3 a tranquilidad donde ha sido alterada, acentuando las previsiones para impedir que en otros lugares puedan originarse perturbaciones análogas. Interesantes bierno es manifestaciones El del GoCreo que hay siete muertos de la fuerza pública y doble número d heridos, y una c i fra análoga en el paisanaje. Supongo que los dirigentes del movimiento habrían dado instrucciones para extenderlo todo lo posible, y así puede ser que se i n tente algo en M a d r i d y en algunas otras localidades, ipero yo aseguro que será dominado inmediatamente cualquier intento. E l Gobierno tiene en su mano todos lo resortes de dominación, que no le ha fallado ni uno solo, y por tanto puede dirigirse a la opinión pública para pedirle que conserva su serenidad, porque esta descabellada i n tentona no ha de prosperar. Hemos declarado el estado de alarma, porque entendemos que en vez de producir éste estado de inquietud en la opinión pública, le sirve de sedante tranquilizándola. Estaríamos dispuestos a declarar lo mismo el estado de guerra, si fuera necesario. L a declaración del estado de alarma indica ya, claramente, que el Gobierno quiere aplicar estrictamente la ley. De ella no nos hemos de salir nunca, pero la hemos de aplicar con el rigor necesario. Por último, el presidente del Consejo nos dijo que los políticos que hablaban de maniobras en el Gobierno para poder permanecer en él los actuales ministros, se habrán convencido ya de que cuantas veces dijimos que se preparaba un movimiento era porque teníamos la convicción de que de un modo o de otro, estallaría. Y o estoy tranquilo, porque no he provocado la situación, n i ésta me ha cogido desprevenido. Repito que el Gobierno ha logrado que un movimiento que se quería hacer extensísimo y que estaba preparado prolijamente, no haya tenido otras consecuencias. E l señor Martínez Barrios nos dijo también que no se celebrará Consejo de ministros mañana; pero que, indudablemente, los presidente del C o n s e j o dueño de la situación Madrid 9, 11 noche. E l presidente del Consejo no abandona n i un momento su despacho oficial. Durante dos horas comunicó con las autoridades do provincias, enterándose minuciosamente del desarrollo del movimiento. A las seis de la tarde recibió a un redactor de A B C. -E s t o- -l e dijo- -ha sido la explosión de lo que venía acumulándose en. los pasados días y que el Gobierno no ha perdido de vista n i un solo momento. P o r eso la explosión ha sido mucho menos intensa de lo que se podía prever, en atención a los elementos que los revoltosos habían acumulado. E l movimiento ha quedado localizado en la provincia de Logroño, en alguna localidad de Zaragoza, en varios uieblos de tluesca y algo en l a provincia de Barcelona. E n tcdos los demás sitios la tranquilidad es completa, y las autoridades están vigilantes para impedir cualquier chispazo. Las fuerzas que se han enviado llegaron ya a Miranda de Ebro, nudo, como se sabe, de comunicaciones ferroviarias, y llegaron también a Cenicero. E n un pueblo próximo a Logroño entraron las fuerzas y. encontraron muerto al cabo de la Guardia civil y heridos a los dos guardias que componían el puesto. Los revoltosos, tan pronto como se dieron cuenta de la llegada de las fuerzas, se fueron al campo, dispersándose. H a y que señalar el hecho de que los revolucionarios están armados con fusiles, bombas de mano y armas blancas. E l estar. equipados de este modo explica el que haya habido el mismo o aproximado número de bajas de la fuerza pública y de los revoltosos. ...no tomé p r o d u c t o a b a s e de s u b oías q u e p u e d a n s e r p e l i g r o s a s R e c u r r a s i e m p r e a Sos q u e s e usan s i n p e l i g r o h a s t a e n i o s niños de p e c h o En los c a s o s de ACIDECES y D O L O R E S de estómago e s m a r a v i l l o s o e l
 // Cambio Nodo4-Sevilla