Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES 1 3 D E D I C I E M B R E D E 1 9 3 3 EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G s. a los- bangos de la derecha) Son obra vuestra. E l Sr. P R I E T O dice que este es un camino trágico, cuya salida está obstruida, pues es una imprudencia esa provocación fundada en esa falta de arrogancia v de valor para arrojar a nuestras masas a la calle. (Aplausos de los socialistas. Si se nos obliga a empotrarnos en nuestras masas, que empujan de modo enorme y ajas que tenemos que contener, la responsabilidad de lo que ocurra la definirá la Historia. L a ponderación- -dice- -lia sido guía y numen de las palabras del señor Martínez B a rrios, y es de extrañar la injusticia de sus palabras de hoy, hijas de ía disciplina de sa mente y de su frío dominio del- léxico. Dice que la desventura le ha llevado al mismo cortejo de lágrimas, sangre v fango que a nosotros. (Protestas de los radicales. ¡Es que no ha habido lágrimas y sangre! Si recordáis a Casas Viejas, no olvidéis que la tragedia terrible no se conoció hasta mucho tiempo después, y hoy se habla de Villanue va de la Serena. (Fuertes protestas. S i por desgracia vuestra, que yo no quisiera que fuera cierta, la verdad fuera la misma, pensad en nuestras angustias de entonces, de las cuales no fuimos culpables, pues nuestra conciencia está limpia, y si hay alguien que crea lo contrario que lo diga, sin dejar la insinuación en la sombra. Había de la coacción gubernativa, puesta al servicio de las alian ¿as electorales, y d i ce que los partidos republicanos que levantaban el estandarte del anticléricalismo han huido a los contrarios, y las sacristías se han convertido en logias y las logias en sacristías, y algunos francmasones han cambiado sus mandiles por la sobrepelliz. (Aplausos de los socialistas. E l presidente del C O N S E J O manifiesta que la Cámara refleja, más o menos imperfectamente, la voluntad del país, y el Gobierno necesita de esta voluntad, por lo cual agradece las ofertas de apoyo de les diversos grupos parlamentarios. No ha habido en estas adhesiones la misma unanimidad de juicio, y lamenta no verse asistido por la confianza de los socialistas. Dice que el señor Prieto ha contestado a un discurso que el orador no ha pronunciado, lo que le obliga a pensar que esperaba de él palabras que no expuso a la Cámara. Las alegaciones del señor Prieto son impertinentes en estos momentos. Recogiéndose dentro del debate, dice que fué leal su manifestación al afirmar que en el movimiento no se han encontrado huellas de otras organizaciones que las de la Confederación Nacional del Trabajo y las de ¡a. Federación Anarquista Ibérica. Dice que la acusación sobre la violencia de las propagandas no se refería concretamente a los socialistas, pues es evidente que el estado de subversión total del país es tal; que aquella acusación alcanza a todos. Tampoco aquel espíritu de subversión está limitado a las clases obreras, pues alcanza a todas las esferas sociales, ya que apenas, hay quien se dirige a las masas con térmi- nos distintos de aquellos que incitan a coló- carse fuera de la ley y en contra de ia ley. A lo que ha dicho el Sr. Prieto añado vo- -prosigue- -que está también en el corazón y en el pensamiento del Sr. Prieto lai lamentación por las víctimas ocasionadas en el movimiento. No hay paridad en el proceder del Gobierno actual y otros acontecimientos pasados. S i entonces hubo un delito político da imprudencia o ineptitud, yo reconocí que no lo había de otro carácter. Y mi frase fué la de que preferiría la caída de la República a verla subsistir entre lodo, lágrimas y sangre, Y yo creo poder derrama cruelmente, como ocurrió en Casas Viejas. Señala la responsabilidad de quienes, después de instar al crimen y a l a violencia, se escudan impunemente sin conciencia de aquella responsabilidad. (M u y bien. Aplausos en Renovación Española. E l Sr. G I L R O B L E S recoge las palabras del presidente del Consejo sobre la necesidad de restablecer el imperio de la ley, y pregunta s i cuando llegue el instante de depurar la responsabilidad no se halla ésta en los gobernantes que durante dos años de Podar han consentido y estimulado el pro- ceder de las masas violentas. Recuerda que la C. N T dijo de manera pública que no acataría la ¡ley dictada por los socialistas sobre Asociaciones obreras, y dice que los socialistas se aprovecharon de aquello para arrojar a l a Confederación de toda representación oficial y ejercer en ésta el monopolio. (Protestas de los socialistas, que son ahogadas por la mayoría de la Cámara. Los inductores, los responsables de todo lo que está ocurriendo- -añade- -sois vosotros. (Nuevas protestas socialistas y grandes aplausos de l a derecha. España no ha olvidado que uno de vuestros líderes anunció que el día 3 irían a las urnas, y el día 10 a l a revolución en las calles L p que pasa es que después de la votación no os atrevisteis a cumplir vuestras amenazas. (Aplausos. E l P R E S I D E N T E ruega al orador que ponga moderación en sus palabras para que éstas no puedan interpretarse como una provocación. E l Sr. G I L R O B L E S dice que no es posible consentir que durante años y años estén viviendo las organizaciones obreras al margen de l a ley, lo cual es consecuencia de la obra anárquica realizada por los anteriores Gobiernos. Termina diciendo que apoya al Gobierno por la necesidad en que está el mismo de mantener el orden, pero estima que no pueden establecerse desigualdades entre los ciudadanos. (Aplausos. E l Sr. M A R T Í N E Z D E V E L A S C O declara que estamos en un. momento de gran trascendencia, pero entiende que es hora de que todos se acostumbren a poner al lado del enunciado de los derejchos el enunciado de los deberes y así estima que cuando sea llegada la hora no será remiso en exigir las responsabilidades debidas, aunque en este momento sólo es procedente prestar apoyo al Gobierno. E l C O N D E D E R O D E Z N O pide la palabra. (Rumores. Manifiesta que no debe regatear la minoría tradicionalista su apoyo al Gobierno en los momentos actuales para dominar la anarquía. E l Sr. P R I E T O desea recoger las alusiosiones del joven político Sr. G i l Robles y las de. la juventud del Sr. Goicoech ea cuya característica averiada es l a consecuencia. Dice que el presidente del Consejo ha formulado manifestaciones que han merecido comentarios. H a afirmado que las organizaciones socialistas son ajenas a este movimiento y un diputado con más o menos eu femismos ha dicho lo contrario. Los hechos no pueden desmentirse. E l movimiento tendía a la implantación del comunismo libertario, finalidad reñida con la ideología socialista. Además, nuestra conciencia repele los hechos monstruosos que se han realizado, como los rechaza toda conciencia honrada. Estima un error del Sr. Martínez B a rrios la creencia de que este espíritu de subversión es consecuencia de la violencia de Isa propagandas. Afirma que el movimiento ha fracasado por l a desvinculación y el apartamiento de i s organizaciones socialistas. Es, sabido que ha sido mantenido por la C. N T y no toda esta organización y por la F A I. Deduce de esto que en nada han influido violencias atribuidas a ta propaganda socialista. Recuerda las víctimas socialistas que cayeron ante las pistolas de los sindicalistas en la huelga de la edificación. (L a Cámara está completamente llena, viéndose algunos claros en los escaños de la minoría catalanista. Recuerda el movimiento de 1932, análogo al actual, incubado con el pretexto de las reivindicaciones de los ferroviarios, al cual hubo de oponerse. S i n embargo, los radicales no vacilaron en el Parlamento en presentar una proposición incidental que restaba al ministro de Obras Públicas parte de su autoridad. Entiende que la responsabilidad va por barrios. Pregunta quién ha creado este estado de subversión. Nosotros hubimos de apartarnos del Gobierno en virtud de un clamor en el que tomaban parte apasionadamente los radicales. Pero lo mas grave no es esto, sino que se ha tratado de excluirnos de la politica española. Ante esto el propio orador vacila ante su conducta, porque vivimos en un ambiente en. cuya defensa pusieron los socialistas todo su ardor, procurando un ambiente democrático legal, y nos hemos encontrado en esta elección- -y no habla por la humillación de la derrota- -ciertos elementos republicanos, singularmente los radicales, que no han vacilado en contraer compromisos electorales, pactando con los enemigos de la República, lo que ha llevado a disminuir la representación republicana y socialista, a la cual han llevado hasta el desencanto y hasta la ira. 1 El Sr- P É R E Z M A D R I G A L (señalando tSsf ora! u s e usíad Compresa higiénico da celulosa quirúrgico. Perfecta absorción y blandura. La más económica. 1 í) t No Í O p i d a n u n c a aros de pistón pida siempre aros U B I C O PÉM 1 S SHEfiFFER S con garaniía para teda ía vida. Vea ios nnevos precios reducidos. ¡T teridas, teitaomas, luxaciones. Los deportistas deben teñe kmpre A AZUL. APD. 68. GRANADA. P 0 E 1 QGñREO, 2,5 C íjk W ¿constituyan ií eaS oor u o.
 // Cambio Nodo4-Sevilla