Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S 13 D E D I C I E M B R E D E 1933. E D I C I Ó N Nombrando secretario general del T r i ¡punal de Garantías a D José Serrano P a checo, vicesecretario de l a Sala de Gobierno del Tribunal Supremo. Publicación del acuerdo de l a Comisión mixta para 3 a implantación del Estatuto de Cataluña sobre adaptación de servicios referentes a carreteras y caminos y otros de obras públicas. Se declara mal formada, y que no ha lugar a decidir, la competencia del gobernador de Barcelona y Juzgado de primera instancia de San Felíu de Llobregat, con motivo de interdicto. Se acuerda anunciar subasta de los dos primeros trozos de la sección de T Zenin, de Beni- Hadifa a Pinzoren, de la carretera T e tuán- Melilla. Varios ascensos del Cuerpo de Ingenieros Geógrafos. Justicia. -Decreto declarando inhábiles, a los efectos prevenidos en el Código de C o mercio, los días 9 y 11 en la plaza de Z a ragoza. Aprobando el Reglamento para oposiciones a ingreso en el Cuerpo de Vicesecretarios de Audiencia. Nombrando magistrado de la Audiencia territorial. de M a d r i d a D José Aragonés Champín. Hacienda. -Se aprobó la distribución de fondos para el presente mes. Decreto creando juntas administrativas especiales en Ceuta y M e l i l l a para entender én los casos de contrabando- que ocurran en dichas plazas. Gobernación. -Dictando normas para confirmar en propiedad, mediante cursillos, a los subdelegados de Medicina y Farmacia, cuyas plazas estuviesen vacantes al promulgarse el decreto de 3 de septiembre de 1933. Organización de los Tercios de la Guardia civil en cinco zonas y dándoles nueva residencia. Guerra, -Expediente de libertad condicional a favor de dos reclusos. Aprobando el Reglamento para el régimen de trabajo de los obreros eventuales civiles en los establecimientos militares. Expediente para adquisición de diez tractores. Instrucción Pública. -Disponiendo se celebre en Barcelona, en l a primavera de l934, el Congreso Internacional de Enseñanza Técnica y que se constituya un Comité para la organización de dicho Congreso. Disponiendo que hasta tanto se haga la reorganización de las enseñanzas de aparejadores puedan ser nombrados profesores i n terinos, para las materias que lo precisen, técnicos especializados. Creando en la Universidad de M a d r i d la Escuela de Educación Física, para la preparación de los que hayan de ejercer la enseñanza de la educación física en los Centros de Cultura de la nación. Disponiendo que los arquitectos que componen la oficina técnica de la Tunta para la substitución de la segunda enseñanza, pasen a depender de la Junta Técnica de la Inspección General de Segunda Enseñanza. industria y Comercio. Decreto n o mbrando jefe de los Servicios de Política Arancelaria, con l a categoría efectiva de iefe superor de Administración civil, a don Gustavo Navarro L Alonso de Celada. Agricultura. Nombrando jeíe de A d m i nistración de segunda y tercera clase, respectivametite. del Cuerpo técnico da este m i nisterio, a D Diego Adame y García del B a r r i o y D Leonardo Vaalls M e s a D E ANDALUCÍA. P A G 22. 1 UNAS DECLARACIONES D E L SEÑOR GIL ROBLES Madrid. Heraldo de Madrid ha publicado las siguientes declaraciones del Sr. G i l Robles: Refiriéndose a la supuesta constitución de un partido republicano católico, cuya organización se le atribuye, dice: E s t o y extrañado de ese rumor, que no tiene el menor fundamento de realidad- -nos ha dicho el Sr. G i l R o b l e s- -n o sólo porque no hay nada pensado n i proyectado acerca de eso, sino porque no lo necesitamos. Tenemos ya nuestro partido, bien conocido y de clara orientación. ¿L a C. E D A -Justamente; la C. E D A Hace un año, diversos grupos de Acción Popular acordaron federarse; se discutió el asunto y acabó por darse, forma a ese deseo, constituyendo l a C. E D A que celebró ya su Congreso Nacional, que nombró sus directivos, que me eligió presidente y que es lo suficiente para encauzar ¡todos los anhelos de los católicos españoles... ¿A qué vendría, pues, la constitución de un nuevo partido católico? P o r otra parte, la minoría ha ratificado su significación y ha acordado darse el nombre de Minoría Popular A g r a r i a M e parece que nuestra posición y significación es bien clara. ¿Y sus propósitos? -Nosotros deseamos, en primer lugar, que en España exista un Gobierno fuerte. N o traíamos de imponerle nuestro programa, ni condición de ninguna clase. L o que si exigimos es que sea wn Gobierno que recoja el sentir expresado en las elecciones. A este Gobierno le prestaremos nuestro apoyo y nuestros votos desinteresadamente, sin pedir para nosotros ningún puesto n i ningún honor. Sólo queremos que, puesto que el país lo quiere, se haga una absoluta rectificación de la política de estos dos años y pico. ¿Absoluta... ¿Cuándo comenzarán ustedes a manifestar su línea de conducta? -i S i ya hemos comenzado! Nótese que hemos dado nuestros votos al presidente de la Cámara que indicó el Gobierno. Y hemos puesto a su disposición la primera secretaría, que ha correspondido al señor Madariaga, y que nosotros estimamos que debe ser adjudicada a persona de confianza del presidente, por lo que nos conformameros con la cuarta, aunque la que nos corresponde en justicia es la primera. Pero ya le digo, estamos dispuestos a dar teda clase de facilidades con tal de que no se vea en nosotros! un enemigo, sino un vigilante que ha de cuidarse que la labor del Gobierno sea exactamente la que en las urnas le ha impuesto l a voluntad popular Y a comprenderá el lector que no íbamos a dialogar con el señor G i l Robles a propósito de la voluntad nacional. Derivada la conversación hacia el estado revolucionario en que se encuentran varias regiones españolas, nos dice el señor G i l Robles: -Parece que hay síntomas de que el movimiento tiende a extenderse. A este propósito bueno es señalar el curioso detalle- -que revela hasta qué punto es necesaria una rectificación de la política gubernamental- -de que la C. N T se ha saltado a la torera la legislación de la República, empezando por el decreto de 24 de abril del 32, que prohibió el uso de la palabra nacional y que nosotros acatamos, cambiando Acción Nacion a l por Acción Popular E n cambio, a nosotros, siempre que nos hemos reunido se nos ha enviado interventor del Gobierno, que hemos acogido con el mayor gusto, porque n i yo n i m i partido hacemos nada fuera de ía ley. E s a diferencia de trato, esa anarquía que se ha permitido trae lógicamente estas consecuencias, estos estados alarmantes de i a nación, que nadie sabe a dónde pueden conducir. ¿Qué impresión tiene usted acerca de la terminación de este movimiento? -Pesimista. Francamente pesimista. N o intento debilitar al Gobierno, pero me parece que no actúa con la debida energía. Y a se anuncia en Madrid una huelga general y no veo que se aplique el régimen de huelgas. Como le digo, es preciso que imponga el cumplimiento de la ley. ¿Usted visitó ayer al presidente del Consejo? -S í pero fué una visita puramente particular, sin trascendencia política. ¿Tiene usted contaqto con los elementos fascistas? -N o en absoluto. Ese es uno de los varios mochuelos que me está cargando ia gente y que yo no sé cómo desvirtuar. N i tengo contacto con los fascistas, n i soy fascista, n i creo que los fascistas puedan hacer nada eficaz en España... a no ser que las cosas sigan como están. E n cuanto se constituya un Gobierno fuerte y enérgico, que garantice ía normalidad de la vida ciudadana, los fascistas se disolverán y se convencerán de su insignificancia. N o creo en el fascismo, n i soy fascistas, porque soy cató- lico, porque repudio todo exotismo en política y porque no creo conveniente la anulación de la personalidad política, que es lo que propugnan los fascistas. L e repito que no soy fascista, n i simpatizo con ese sistema de Gobierno. Y ellos lo saben, puesto que entre los enemigos del fascismo acusan al comunismo, al socialismo y a los populistas católicos. S i n embargo, si estos movimientos revolucionarios que comienzan en reivindicaciones obreras y terminan en estados de anarquía, siguieran imperando en España, no tendría nada de particular que se produjera un estado de fuerza, que si no se podría llamar fascismo, se le parecería mucho. ¿H a n acordado ustedes ya hacer pública declaración de fe republicana? -N o ha habido causa ni ocasióii. ¡A h! ¿N o? Pero, ¿piensan hacerlo? -N o tenemos nada decidido acerca de ello. Estamos ocupadísimos en nuestros problemas y nuestra organización, sin que nos quede tiempo para nada. -Y cuando llegue el momento necesario, ¿en qué sentido se manifestarán? -N o lo sé; no tenemos nada acordado, ya le digo. Será preciso, si llega el momento, que se reúna la minoría, discuta y tome su decisión. MAURA H o y hace ocho años que murió D. Antonio Maura. Cada día ha de ser más vivo en los españoles, que asiten a tantas desgracias de su Patria, con el alma dolorida, el recuerdo de aquel español ejemplar e i n signe, cuyo apostolado cívico estaba encendido del anhelo ante todo patriótico de i n corporar a los ciudadanos a la ciudadanía. Varón de las más puras virtudes, M a u r a será por siempre un claro luminar en la Historia de España, y su paso por la política un paradigma de austeridades inmaculadas. Mentalidad privilegiada, M a u r a ha de ser recordado como uno de los más grandes estadistas universales. Orador por antonomasia, el insigne tribuno perdurará en la memoria de las generaciones como un artista clásico. E n este aniversario reiteramos a sais hijos nuestro pésame más sentido sa la mejor de laa revistas
 // Cambio Nodo4-Sevilla