Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADR 1 D- SEV 1 LLA 14 DE DICIEMBRE D E 3933. N U M E R O S U E L T O 10 CENTS. EBACCION: PKADO D E SAN S E B A S T I A N S U S C R I P C I O N E S I DIARIO DO. ILUSTRAV 1 GE 9.542 SEVILLA AÑO SIMONOVENO. NUMERO A N U N C I O S MUÑOZ O L I V E C E R C A N A A T E T U A N HAY OUE ACABAR C O N E S T O Y C O N LO OTRO Palabras del Sr. Companys, ex ministro de la República y presidente del Parlamento catalán: H a y que aplicar una terapéutica enérgica. H a y que acabar con esto, sea cómo sea. Esto son las organizaciones pistoleras, d i namiteras e incendiarias. E l sindicalismo y el anarquismo, a cuyo lado, y como protector y consejero, el Sr. Companys comenzó y adelantó su accidentada, provechosa y lamentable carrera política. E l sindicalismo y ú anarquismo dieron a l a Esquerra su triunfo electoral de abril y l a proclamación de la República de Cataluña, y antes, en diciembre de 1930, su concurso activo al Comité revolucionario, el único concurso visible de organizaciones obreras, en aquella sedición. Desde entonces, desde que el Comité los buscó y los movilizó, estos elementos destructores, que no pueden ser otra cosa sin anularse, están en pie de guerra, con pausas m a yores o menores. N o se les d i o nada. N o se los pudo adormecer, como a otros participantes al botín. N o consiguieron siquiera el trato que pedían en las competencias del obrerismo, y siguen por su cuenta la labor que comenzaron con los conspiradores burgueses. Y es verdad lo que dice el señor Companys, hay que acabar con esto, no de cualquier modo, no sea cómo sea, sino digna y honradamente, con la razón ¡y con la ley. Pero es más necesario acabar con lo otro, con los inductores, cómplices y explotadores de l a ignorancia y del fanatismo. C o n la política grosera y desalmada, que no repara en los medios ni en los fines, en la impostura y en el fraude, que hoy amenaza y persigue a los que ayer adulaba y atraía, y que se descara en la inconsecuencia y en l a veleidad. L o que el anarcosindicalismo ha hecho ahora en las ciudades, lo hicieron antes en los campos las engañosas predicaciones electorales del socialismo en la convocatoria constituyente. Dos años de política desalmada han traído esta situación anárquica. LA Y SITUACIÓN POLÍTICA PARLAMENTARIA H a c i a el planteamiento de la c r i sis. Comentarios en los pasillos de la Cámara Madrid. N o fueron discutidos en la sesión de ayer los dictámenes de la comisión de Actas sobre varias circunscripciones, y aprobados que fueron se interrumpió durante varias horas la labor de la Cámara para dar lugar a que l a Comisión ultimara otros dictámenes que pudieran ser leídos a última hora. E l interés, por tanto, se desplazó a los pasillos, donde se hizo política muy activa, en el sen ¡tido de comentar la situación y de formular apreciaciones anticipadas acerca de l a solución de l a esperada crisis. Quizá la nota saliente de l a jornada fué la actividad que desplegó el jefe de la minoría republicana- conservadora, D Miguel Maura, quien después de sostener mía conferencia con algunos de los diputados de su grupo, se entrevistó con el presidente del Consejo. Habló desde una cabina telefónica, en la que permaneció algún tiempo, y por último conversó largo rato, cerca de media hora, con el ex ministro socialista Sr. Prieto. S e s u puso, desde luego, que estas entrevistas estaban relacionadas con la inmediata crisis. Conocida es l a opinión del Sr. Maura, refractario a la formación de un Gobierno, como el que se intenta, por el Sr. Lerroux, con los votos exclusivos de la minoría radical y la benevolencia de las d e r e c h a s e s t a rían relacionadas las conversaciones con algún propósito del Sr. Maura, encaminado a que el Gobierno próximo tenga una estructura distinta de la que se proyecta. ¿Estarán relacionadas asimismo con una reunión que han celebrado en un restaurante céntrico los primates del socialismo? Hemos de suponer que no ha de bastar la resolución del Sr. M a u r a para variar el curso de los acontecimientos, y así lo- escuchamos de l a bios de personalidades prestigiosas que estaban muy atentas a los movimientos del jefe conservador. la Cámara, para que tuviéramos tiempo de charlar. -Entonces, ¿n hay nada importante que justifique esas conferencias? -No. -Mañana, ¿se celebrará Consejo en P a lacio? -D e s d e luego. ¿Tendremos que trabajar mucho por la tarde? -Mañana trabajarán ustedes normalmente. ¿Y pasado mañana? -N o puedo contestar la pregunta hasta mañana mismo. M i s predicciones son modestas y rio alcanzan a más de veinticuatro horas. Y a saben ustedes que estoy alejado de las cosas políticas y sólo puedo asegurarles, que en estos días no habrá vacaciones. Por lo demás, parece que tienen ustedes mucha prisa en nuestra muerte política. -D e ninguna manera- -le contestaron los informadores- Nosotros estamos muy satisfechos de usted y de sus compañeros de Gobierno. L o que pasa es que preguntamos sobre la crisis, porque un acontecimiento de esa índole siempre nos proporciona demasiada labor. -P u e s ya procuraremos- -terminó el presidente- -que en ésta ocasión trabajen ustedes poco y la cwisis se desenvuelva, rápidamente. Vamos a ver si en Navidades tenemos todos u n pequeño descanso. Y en tono irónico, añadió sonriente: -Y o creo que en esa semana tendremos vacación el sábado, el domingo y el lunes. 0 E! señor P a l o m o dice que el G o bierno ha terminado su misión E l ministro de Comunicaciones habló con los periodistas acerca de la vida reservada al actual Gobierno. D i j o que, aunque el movimiento revolucionario ofrecía aún pequeñas derivaciones, podia darse por terminado, y que, por lo tanto, el Gobierno h a bía concluido su misión. -D e s d e luego- -añadió- los estados de prevención y de alarma ño pueden levantarse simultáneamente y ni creo que será necesario espirar a que se cumpla este doble requisito, pues ha de tenerse en cuenta que, al cesar el actual Gobierno, las medidas adoptadas por éste han de ser respetadas, y a que las riendas de la dirección política han de ir a las mismas manos, y además, cuatro miembros del actual Ministerio continuarán en el Gabinete que se forme. Por eso- -terminó- -nadie podrá decir con fundamento que los ministros que abandonen ahora sus cargos desertan de su deber, ya que nombrados para hacer unas elecciones, y sofocada la pasada revuelta en su parte de mayor virulencia, no habrán de padecer ni cambiar los resortes del Poder público. E l presidente del Consejo habla de su entrevista con d o n M i g u e l M a u r a L a crisis E l presidente del Consejo estuvo reunid con varios ministros en el despacho oficial. Recibió, como ya hemos dicho, a D Miguel Maura, y luego salió a los pasillos, donde fué abordado por los informadores. L e hablaron éstos de que se notaba cierta inquietud política, producida principalmente pollas conferencias que el Sr. M a u r a había sostenido con sus amigos, con el Sr. Prieto y luego comel propio Sr. Martínez Barrios. -E n efecto- -contestó el presidente H e hablado con el Sr. Maura, pero no hay motivo para revuelo alguno. L a conferencia que yo he sostenido con el. Sr. M a u r a ha sido para tratar de asuntos relacionados con la constitución de la Cámara, discusión de actas, etc. y nada más. E l Sr. M a u r a me dijo ayer que tenía que hablarme de éstas y de otras cosas, y yo le contesté que viniera h oy un poco antes que de costumbre a Nos vemos favorecidos diariamente con innumerables cartas, en que los lectores de A B C exponen iniciativas y observaciones, muchas de ellas oportunas y plausibles. N o siéndonos posible materialmente contestar a tari copiosa correspondencia, rogamos a nuestros comunicantes que reciban con estas líneas nuestra disculpa y no Interpreten a descortesía la falta de respuesta particular. El señor G u e r r a de! Río se afirma en sus predicciones Los informadores preguntaron ayer nuevamente al ministro de Obras Públicas acerca de la fecha del planteamiento de la c r i sis. -M i s predicciones de ayer están en p i e- -dijo- Mañana, jueves, habrá Consejo en Palacio, y a fines de. semana, el- acontecimiento, político. A l menos, yo. lo creo así. 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla