Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
j K B C. J U E V E S 14 D E D I C I E M B R E D E 1933. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G ig. DEL MOVIMIENTO ANARCOSINDICALISTA en el actual movimiento. Í EJ señor R i c o A v e l l o manifestó que Ja situación está totalmente despejada. L a admirable labor del Ejército T r a n q u i l i d a d en Sevilla. Detalles de los sucesos ocurridos en BujaJance. El gobernador de Zaragoza concede licencia de uso de armas a las personas solventes. E n otras provincias. Informes oficiales A m p l i a s e interesantes manifestaciones del ministro de G o b e r n a ción M a d r i d 13, 6 tarde. E l Sr. Rico Avello manifestó que la, situación está totalmente despejada. L a tranquilidad es completa en todo el país. E n Zaragoza, ayer; por l a noche, volvier o n a tirotear desde los tejados de varias tasas? de los arrabales. Se supone que son seis q, siete individuos que se dedican a producir alarma, disparando únicamente para poner en jaque a la fuerza pública. E l gobernador ha dado orden de que na se conteste a los disparos, y supongo- -añadió el ministro- -que l a situación quedará normalizada porque se v a a realizar una operación policíaca encaminada a detener a los ¡revoltosos que queden. E n Córdoba está también despejada la s i tuación, e igualmente en Coruña, donde no ha habido novedad. Esta noche pasada- -añadió el ministro -se ha prestado en Asturias un servicio excelente. Guardias, civiles y de Asalto supieron que en Gijón, en el barrio obrero denominado Putnarín, distante dos kilómetros de la ciudad, se preparaba una intentona. Las fuerzas fueron recibidas a tiros, sin produc i r n i u n herido. Estrechados a preguntas los detenidos: confesaron que se hallaban encargados de custodiar una cueva, en la que se halló un verdadero arsenal de bombas. ¡Uno de estos sujetos confesó que en el domicilio de u n tal Enrique Fernández, que vive en Gijón, en l a calle Cifuentes número 5, había también u n depósito de bombas y municiones. Practicado un registro fueron halladas ocho bombas grandes, diez más cargadas de metralla, 16 de tamaño menor, ¿o de las llamadas de pina, 450 cartuchos de dinamita, ocho kilos de clorato, varios paquetes de sustancias que se están analizando ahora, algunos otros paquetes más de sustancias desconocidas, 60 metros de mecha gruesa y 20 de delgada. 1 Además de este servicio, que, como ustedes ven, es uno de suma importancia, en l a Felguera, foco también anarcosindicalista, se supo que iban a cometerse actos de sabotaje en una línea eléctrica de alta tensión de 5.000 voltios, que distribuye energía a numerosas poblaciones de Asturias, y que, según creo, la suministra también para el ferrocarril del Norte. Cuando se disponían a colocar bombas en la línea férrea fueron detenidos siete sujetos. Y a habían colocado dos bombas con mecha en un poste y siete más en distintos lugares. Confesaron además los detenidos que también habían colocado explosivos en l a línea: del ferrocarril de Langreo. Los artefactos fueron recogidos por la fuerza pública. E n Candas se practicaron varios registres domiciliarios. E l resultado de los cuales fué la recogida de varias armas y municiones. Se detuvo a seis individuos y a estas fcoras; están convictos x confesos de haber colocado explosivos en el ferrocarril de Carreño a Gijón. Como ustedes ven- -siguió diciendo e! señor Rico Avello- tedos los días se descubren pequeños focos en distintos puntos de España. E l movimiento que se preparaba no ha. llegado a tener toda la importancii que se proponían los revoltosos, debido a las prevenciones del Gobierno, pues puedo asegurar que de no habernos preocupada de seguir con toda atención los manejos de los revolucionarios, su intentona hubiera tenido una- resonancia enorme. Agregó el ministro que se estaba haciendo una relación de las víctimas ocasionadas por los insurgentes. Desde luego hay diez guardias civiles muertos y numerosos heridos. E l Gobierno se propone recompensar los esfuerzos realizados, tanto por los elementos militares y fuerza pública como por los obreros ferroviarios que han trabajado abnegada y heroicamente. E n esta recompensa habrá, naturalmente, una gradación que estará en relación con los servicios prestados por cada uno. Y a está también redactado el decreto que equipara los sucesos a hechos de guerra para beneficio de las víctimas. A preguntas de un periodista dijo que el conflicto de los camareros se hallaba en manos d el ministro de Trabajo, y expuso su impresión favorable a la resolución de la huelga. Después dijo que se encontraba satisfecho d é l a actuación de la fuerza pública, que actuó con ponderación, serenidad y prudencia y que ha obedecido ciegamente las órdenes recibidas. E s de señalar la actitud del Ejército en los servicios auxiliares, que ha prestado con todo entusiasmo y magnífico espíritu, dándose por primera vez el caso en la República de que los militares hayan actuado directamente bajo las órdenes del P o der civil. Este debe ser un motivo de honda satisfacción para todos los españoles. Dos compañeros de ustedes- -continuó- -me han visitado para pedirme detalles de lo ocurrido en Villanueva de 3 a Serena. P a rece ser que este asunto ocupa preferentemente la atención. Y o les he dicho que no hay derecho a informar deformando la realidad. E l caso fué tratado con la máxima prudencia. Desde aquí se dieron órdenes a la fuerza para que en todo momento procurase capturar a los revoltosos; a fin de poderlos entregar ilesos a la acción de la Justicia. L a fuerza resistió pacientemente hora tras hora el fuego incesante de los rebeldes. Y a tengo aquí el informe del jefe que mandaba la fuerza, que es el del 11 Tercio de la Guardia civil, de Badajoz, D José F e r nández Mijares, que, coincidiendo con los que me ha facilitado el gobernador civil y varios diputados republicanos que visitaron el lugar de los sucesos, demuestran que se procedió con la mayor paciencia posible, con toda cautela y de acuerdo con las órdenes dimanadas desde aquí cada media hora. Además, allí ha actuado un juez constantemente, y, por tanto, las actiacipii. es le s harán ver a todos l a realidad dé lo cfc- u rrido. Y o por mi parte, tengo la conciencia tranquila, pues me he desvelado por que no; ocurriera nada que pudiese suponer ensañamiento de la fuerza pública, y estoy seguro de que no ha ocurrido tal cosa. Este caso no admite parangón con ningún otro. N o hay, según dijo ayer el presidente del Consejo, paridad posible. Manifestó, por último, que a las tres y media de la tarde entraría en Madrid, por, el puente de Segovia, el cadáver del sargentoi muerto por los revolucionarios en V i llanueva de la Serena, a cuyo entierro tenía el propósito de asistir. Después del entierro- -agregó- -asistiré al Parlamento, donde no sé si tendré que hablar, lo que lamentaría, porqué ocupada mí atención en los sucesos ocurridos estos días no he podido leer detenidamente los expedientes electorales que obran en mi poder y los datos verbales que me dieron y que están ya un poco borrados de mi memoria. N E l ministro de la Gobernación dice que el individuo muerto en Cuatro Caminos lo fué p o r u n sindicalista M a d r i d 13. Esta tarde, el Sr. Rico Ave lio manifestó a los periodistas que venía da asistir al entierro del sargento de la Guardia civil muerto en Villanueva de la Serena. D i j o que el acto había sido emocionante. A él había asistido la madre y hermanas del muerto, y a pesar de hallarse nevando asistió numerosísimo público y muchos jefes de la Guardia civil que, en el momento de l a inhumación del cadáver, habían dado vivas al Gobierno y a la República. Refiriéndose al individuo que fué muerto en un portal de Cuatro Caminos, dijo que se había comprobado por el dictamen de autopsia que 3 a herida que produjo l a muerte a dicho sujeto lo fué por una bala del calibre 9, que no es el que usan las fuerzas de Asalto y las de Seguridad Fué ma ¡tado, por lo tanto, por un sindicalista. Y asimismo está comprobado que se trataba de un mercenario que vendía a los sindicalistas sus siniestros servicios de tirar bombas y botellas con líquidos inflamables. A preguntas de los periodistas sobre el rumor de que esta madrugada sie habían reproducido sangrientos sucesos en Zaragoza, dijo que no había tal cosa, sino que únicamente desde algunos ¡tejados se dedicaban varios individuos a disparar, sin que las fuerzas contestasen al tiroteo, limitándose a acordonar las manzanas de las casas desde las que dichos individuos disparaban. 1 Interesantes manifestaciones del ministro de la G u e r r a L a admirable labor del Ejército en el actual movimiento. C ó m o se desarrolló el asedio en V i l l a n u e v a de Ja Serena Madrid 13. E l ministro de la Guerra recibió a las dos de l a tarde a los periodistas, ante los cuales hizo las siguientes manifestaciones en respuesta a distintas preguntas de éstos: -E l movimiento anarcosindicalista tiende a su fin. Podrá haber algún chispazo suelto, como caso natural, en un marco tan extenso como el de la actual revuelta, de tan profundas como dilatadas ramificaciones, pero será rápida y enérgicamente sofocado. Refiriéndose al triste episodio de Villanueva de la Serena, el Sr. Iranzo d i j o -L a actitud del sargenta Sopeña respondía, más eme a su carácter exaltado, a sas ideas ¡extrema: Biscas, a ciertos antecet
 // Cambio Nodo4-Sevilla