Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
monarquismo no le duelen prendas- -el 12 dé abril; pero se equivocará quien vea en los sufragios de entonces y de ahora otra cosa j e toa expresión sentimental, o más bien pasional. Por eso he dicho que ya hay votantes en España, pero que todavía no hay electores porque para que los haya es preciso que los que han votado a ciegas lo hagan con conocimiento y reflexión. Gon un programa, una decisión y un deseo que no sean solamente negativos y de hostilidad. Para hacer, no para deshacer. Cierto que ahora lo más, urgente es desescombrar, limpiar e l solar de tanta ruina como ha amontonado la furia de los derribadores del bienio, pero con intención de construir, y de construir, algo jue en sus planos, en su arquitectura, en su estilo y, sobre todo, en su material y contenido sea totalmente distinto de lo que se conoció hasta, hoy. También hay que insistir sobre esto, para convencer a todos de que los monárquicos no intentamos restablecer todo el conjunto de corruptelas y artificios que se amparaban en la Monarquía, como ahora, con, agravación, se agazapan en la República: es el muro, no las hiedras, lo que queremos restaurar. Casi íntegramente pueden suscribirse los párrafos finales del escrito. E l Sr. Ortega y Gasset fulmina duros anatemas contra los partidos que sirven u hostigan intereses de clase, grupo y comarca y cierra contra la chabacanería y el chiste De acuerdo. Ninguna política que aspire a ser nacional, y más que nacional, humana, que no se detenga en el momento, sino que aspire a preparar el porvenir, puede tener por vehículo núcleos que se definan por la defensa de un interés, sea el que fuere, ni puede usar cómo armas predilectas del donaire y del gracejo. Mas a l llegar a este punto, él Sr. Ortega y Gasset se limita a unas vagas afirmaciones y unas frases sonoras de eco fácil y amplio, y no nos dice cómo ¡ha de ser y cómo ha de formarse ese imperio de la moral en que ha de consistir la gran empresa guardada para el pueblo español ¡Lástima es que lo calle, porque si no lo callara, su escrito podría ser el programa rendentor, el índice de realizaciones que los españoles todos estamos esperando, y no quedaría reducido a una lista más de, pecados, ajenos y a una enumeración de lo que no debe ser! Algo hay, sin embargo, en el escrito de lo que puede colegirse lo que desea el Sr. Ortega y Gasset. E l pueblo español- -dice- -ha de ser honrado e hidalgo, porque, cuando de verdad ha sido, fué, sobre todo, digno. Honrado e hidalgo! E n estos calificativos y en síntesis de éstas logra siempre el Sr. Ortega y Gasset sus éxitos mayores. Otro acierto, y una gran justicia, el recuerdo: Cuando fué de verdad el pueblo español fué, sobre todo, digno ¿Y; cuándo fué, y qué era, el pueblo español en esas épocas certeramente evocadas como ejemplo de dignidad? E l pueblo español entonces era fiel a unos Re- yes, y España... era una Monarquía. Reco- giendo esto y algo de lo que dice acerca del dominio de las masas y lo que siempre afirmó sobre las selecciones, se llega a la conclusión de que al Sr. Ortega y Gasset le traiciona lo- subconsciente, y que, bajo sus apariencias republicanas, late un monárquico. iV es que si, según Tertuliano, el alma es naturalmente cristiana, la inteligencia es también, naturalmente, monárquica, porque la Monarquía es el régimen más adecuado para que impere lo selecto. Por eso las minorías intelectuales en Francia y en todos los países se inclinan hacia la Monarquía, como se inclina todo el Gobierno del mundo que, si se analiza bien, va hacia el mando de uno solo, aunque todavía los que mandan se encumbren sobre pedestales de masas y opinión... Por eso también el escrito del Sr. Ortega y Gasset, bien leído y bien interpretado, aunque tenga por título un vítor gubernamental y fervoroso, pudiera entenderse como nutrido por pensamientos y deseos realmente subversivos. FEDERICO S A N T A J J f i E R el carnicero o el lechero, sino de su egoísmo. Hay un problema, moral en la. inversión del dinero. No es indiferente que se gaste de un modo o de otro. No es lo mismo comprarse de limón que poMe parece muy bien que D. Julio Camba ner la peseta encaramelos de Ahorros o daruña Caja diga ál Sr. Azañaque no se puede declarar la de limosna a un pobre. de la noche a la mañana que España ha Y está claro que donde más se conoce si dejado de ser católica, y mejor todavía que se posee ó no el sentido reverencial del direconozca que el. catolicismo constituye, nero es en la inversión que se hace de él para los españoles, una segunda naturalecuando llega a la Caja de Ahorros o al za, nuestra actitud ante la vida, toda nuesBanco, Ahora se ha visto, por ejemplo, que, tra manera áe ser y de sentir aunque los banqueros más ricos del quizá exagere un poco al decir toda por- hombres sensuales, sin espíritu, mundo eran sin visión, que, por debajo del católico, hay en el esque lo prestaban al que inmediatamente les pañol, y en el francés, y en el inglés, un ofrecía mayores intereses, aunque careciehombre natural, que es el eterno Adán desse de verdaderas garantías, Así se- explica pués de la caída. que los norteamericanos hayan prestado a Lo que no me parece ya tan bien, aunque Alemania 30.000 millones de dólares, destenga su parte dé razón, es recordar, para pués de que la gran guerra originó la pridemostrarlo, el lío que se armó entre nues- mera bancarrota de Alemania y después de tra grey literaria cuando tuve la ocurrenque los Gobiernos alemanes se vieron oblicia de acuñar la frase relativa al sentido gados, a raíz del armisticio y de la invareverencial del dinero Si no estuviera sión del Ruhr, a lanzar por el mundo sus convencido de. que nuestro pueblo es uno de marcos papel, a fin de pagar con ellos el- alilos más inteligentes de la tierra, me hu- mento que sus masas de población necesibiera maravillado entonces de que nuestros taba. intelectuales fueran tan escasamente comE l Sr. Camba supone que el sentido reprensivos; pero lo que faltó no fué la com- verencial del dinero es una doctrina protesprensión, sino la voluntad de comprender. tante, y que la reacción de nuestros escritoFingieron entender mis colegas, que lo que res ante ella evidenció que la España anyo quería decir con esa frase era que al ticatólica demostraba llevar el catolicismo dinero se le debía reverencia, y nada estumisma masa vo más lejos de mi espíritu. E l sentido re- en la es muy cierto de la, sangre Ahora, bien; que la reacción de los verencial del dinero no era sino la antí- anticatólicos españoles ante ciertas doctrinas tesis de su sentido sensual. Ello lo repetí protestantes, tal como la de la superioridad lo suficiente para. que no se confundiera. Y de unas razas sobre otras, evidencia que- hasta creo recordar que lo ilustré con el en efecto, llevan el catolicismo en la masa ejemplo del niño, que en los tiempos de mi sangre, porque anticatóinfancia, cuando las cosas estaban más ba- de lano han sacado desi nuestros de Adán licos la historia ratas, al recibir cinco céntimos los traducía y Eva su creencia en l a unidad del género en diez caramelos de limón, y una peseta humano, no sé de dónde habrán podido saen doscientos, y un duro en mil, y a más carla. no alcanzan las imaginaciones de los niños. Pero el sentido reverencial del dinero no Pues. ese mismo sentido sensual del dinees doctrina protestante. Se practica corrienro tiene el, que. se dice que diez mil pesetas- son un automóvil, y cien mil un chalet, y un temente en mi país vascongado, y es. lo que le ha permitido, al cabo de dos guerras cimillón otra cosa que satisfaga igualmente viles y con escasas riquezas naturales, consus apetitos. Este sentido sensual del dinevertirse en uno de los más ricos de Esparo no es, ciertamente, católico, sino del homña. También se puede ver actuar en cierbre natural, que hay en nosotros. Pero es tos, sectores de la población catalana y vaque, además del hombre natural, los espilenciana, que son al mismo tiempo los más rituales llevan otro hombre dentro, y el sentido que del dinero ha de tener este otro piadosos y los más ricos. Si viaja el señor Camba por el extranjero se lo podrá enhombre no puede ser ya el mismo que el del contrar en su máximo esplendor en la Liguhombre natural. mismo tiempo la Frente al sentido que tiene del dinero el ria, donde Genova es al y una de las más ciudad más rica de Italia hombre sensual medio, que dicen los franreligiosas. ceses, y que es el que yo llamo natural, ha También lo hallará en el Norte de Frande alzarse el que tenga el hombre espiritual, que es también el reverencial o reve- cia. Y si quiere ejemplo concluyente se rente, el cual ha de percibir también, y pre- lo ofrecerá Bélgica, que es, entre los países industriales del mundo, el que menos ha paferentemente, en el dinero el bien que con decido de la actual crisis, porque es al misél puede hacerse, la libertad que con él pueda conquistarse, el poderío que permite al- mo tiempo uno de los más piadosos y de canzar, a condición de que no se malgaste los más económicos. E l espíritu de piedad, unido al de trabajo, produce la riqueza, lo en satisfacciones puramente sensuales. países católicos: que En suma, lo que significa, el sentido re- mismo entre los En cambio el espíritu entre los protestantes. senverencial del dinero es que nuestra activisual conduce a la miseria en todos ellos. dad económica no debe separarse del resto Lo peor que se le puede ocurrir a un puede la vida, que es lo que hizo, precisamenblo es decirse que el dinero se ha hecho te Adam Smith (por lo cual me parece hasta redondo para que ruede. Es un proverbio providencial que se llamase Adam) cuando grato a las gentes de vida alegre y a los dijo aquello de que no debemos esperar nuestra comida de la benevolencia del panadero, ministros de las artes del lujo, pero donde abundan unas y otros es que ha habido r i queza, pero que se aproximada miseria. Ese ha sido el refrán que ha tenido más circulación entre los pueblos de la América española. De ahí que por todos ellos haya pasado la riqueza sin detenerse más que SSB niño se errará mejor unos cuantos breves años. aún con MALTARINÁ Mientras los norteamericanos no quisieron oírlo, prosperaron. Pero cuando se dedicaron a vivir como si a cada uno de ellos le correspondieran más placeres que a media docena de pobres europeos, el resultado ha sido catastrófico. Y a ve el Sr. Camba, que no hay nada en el espíritu español que se resista a entender lo del sentido reverencial; del dinero. Basta un poco de buena voluntad. o ao DE MAE 3 TM EL SENTIDO REVERENCIAL D E L DINERO
 // Cambio Nodo4-Sevilla