Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADR 1 D- SEVf L L A 19 D E D I C I E M B R E D E 1933. NUMERO SUELTO 10 CENTS. REDACCIÓN: PRADO DIARIO ILUSTRA D O A Ñ O VI G E S I M O N O V E N O- NUMERO 9.547 SEVILLA D E S A N SEBASTIÁN. S U S C R I P C I O N E S X A N U N C I O S MUÑOZ O L I V E C E R C A N A A T E T U A N LAS DERECHAS Y LA REPÚBLICA L o s argumentos con que El Debate plantea en su último número la cuestión de la forma de Gobierno referente a España son indudablemente, más lícitos que los empleados en su primer editorial, Los católicos y la República. E n aquel artículo el querido colega se dirigía exclusivamente a los católicos como tales, pEoclamando para ellos una nueva obligación de conciencia: l a de hacerse republicanos. L o s demás periódicos católicos de M a d r i d y muchos de provincias han respondido a tan peregrina tesis, oponiendo textos de Encíclicas y Pastorales, escamoteados o tergiversados por El Debate, lo que no le es dable contestar a sus contradictores, porque, según dice, no puede desparramar el pensamiento por los varios y encontrados caminos de una polémica múltiple N i hay tal multiplicidad en l a controversia, ni los diarios de derecha que han comentado el artículo del órgano fundador de Acción Popular han seguido diversos caminos. Todos han coincidido en la doctrina y hasta en las palabras. ¿N o será más cierto que El Debate, precipitado el otro día por vericuetos peligrosos no encuentra argumentos para oponer a los que le han demostrado que si bien los católicos, como todos los ciudadanos, tienen el deber de acatar el P o der constituido, no llega su obligación hasta adherirse y servir a l régimen republicano? E l hecho es que en su número del domingo el gran periódico se dirige ya, más que a los católicos, en tono conminatorio, a la masa enorme de ciudadanos españoles que reoudian la política vergonzosa del bienio y que el 19 de noviembre contribuyeron con tanto entusiasmo al triunfo de las candidaturas de derechas; muchos de ellos a costa de sacrificio de toda índole; algunos, enfermos e impedidos, que salieron de sus casas para i r a votar; otros, que dieron su dinero para l a propaganda o su trabajo personal y desinteresado a las organizaciones derechistas. Ninguno pensó- -estamos seguros de ello- -que su entusiasmo, su trabajo, sus sacrificios ni sus ahorros tuvieran como fin a l gún día más o menos lejano como apunta El Debate, el poder sacar de un apuro al respetable Sr. D Niceto Alcalá Zamora, en cuien ya supone el colega gratuitamente la posible decisión de entregar el Poder a l a minoría popular agraria en cuanto fracase la solución Lerroux. S i creyéramos posible en España una R e pública de derechas, regida por normas que contuviera los postulados de Acción P o pular, que son los nuestros, añadiendo aellos él estricto respeto a los derechos individuales, aquella libertad que llamó D Antonio M a u r a el derecho de gentes moderno, nosotros, antes españoles que monárquicos, o l o que es igual, que somos monárquicos porque entendemos que es la forma de Gobierno más conveniente a España, transigiríamos con esa República, hoy quimérica, por el bien de la Patria. Vamos a suponer que fuera posible que se realizara el anhelo de El Debate y de la C. E D A venciendo enormes dificultades de toda índole y contra la rebeldía de las izquierdas, que en su sectarismo considerarían al Poder faccioso, llega al Gobierno de l a República. Mucho puede espe- rarse en ese caso del talento y de l a buena voluntad de los dirigentes de l a C. E D A y no seremos nosotros quienes regateemos sus méritos ni los sacrificios que han realizado, porque para apreciarlos debidamente es preciso conocer por propia experiencia las amarguras y las injusticias que cuestan. S i gamos en el terreno de las suposiciones imaginando que ese Gobierno derechista se mantiene en el Poder y que realiza una labor tan beneficiosa y fructífera como El Debate, y nosotros con él desearíamos. ¿Y después? Tenemos el especial empeño de seguir en la réplica el camino que nos traza el colega. P a r a después no quedan en l a República más que dos soluciones: el partido radical influido por l a masonería y lleno de viejos resabios, o lo que es peor, y más probable, el socialista, que siempre encontrará en l a República un portillo abierto para llegar al Gobierno, y que, como dice muy acertadamente El Debate sería m u cho más extremista de ¡o que fué, arrastrado por el tirón a e sus masas mal controladas ya por los elementos directivos y empujado por l a C. N T y por la F A I E n otra frase: U n a solución dé derechas republicanas no sería más que el prólogo breve de una dictadura del proletariado. ¿Cómo se puede evitar eso? Se nos pide una solución concreta. Acaso el formularla y oublicarla no sea hábil pero menos lo ha sido El Debate, al provocar esta polémica i n necesaria y hacer unas declaraciones de republicanismo, a todas luces inoportunas, que contrastan con el instinto político, la cautela y l a táctica inteligente de que ha venido dando muestras el jefe tíe l a Confederación Española de Derechas Autónomas desde h i ce años hasta hace cuatro días, que su órgano en l a Prensa ha hecho suponer en él fundamentalmente un cambio de actitud. Nosotros somos monárquicos. Pero, a pesar de lo que se. le antioje decir a algún que otra ¡colega, despechado a diario por los éxitos de A B C jamás hemos sido, n i seremos revolucionarios. E l 14 de abril de 1931 dijimos que acatábamos l a volun tad nacional, pero no la compartíamos. Reiteradamente nos hemos opuesto a todo movimiento de violencia contra l a República. Partidarios del respeto a la legalidad, sólo por su vía aspiramos al triunfo de nuestros ideales y a la salvación de España, Aunque liberales, no somos demócratas, pero siendo el sufragio universa! el único medio legal que hoy existe para lograr la victoria, a él queremos someternos. P o r medio del sufragio universal han obtenido Jas derechas un triunfo imponente, llevando como bandera un, programa mínimo, en el que no figuraba l a forma de Gobierno. P o r eso hemos reconocido dias atrás que si los monárquicos intentaran sacar del triunfo electoral unas consecuencias en provecho propio, serían traidores al sufragio. ¡A h! pero también, lo serán quienes intenten sacar de él un provecho republicano. E l error fundamental de El Debo- te consiste en no darse cuenta de que la solución del problema político gravísimo planteado en España en las recientes elecciones no depende de las derechas, sino de los altos Poderes de la República, que, según la ley fundamental, tienen la misión de i n terpretar el sufragio. Este no ha sidp adverso n i favorable al sistema republicano. fía sido adverso a l a constitución de la R e pública, y si como consecuencia fuera el Gobierno algún día a manos de un Poder constituyente, éste formado p o r hombres que ponen por encima de las formas de Gobierno otros ideales altísimos, contrarios a la actual Constitución, no tiene por qué ser republicano n i monárquico; le basta con ser constituyente. i Qué a la Ceda le sería más fácil llegar al Poder habiendo hecho una previa declaración de republicanismo? Evidentemente. Por eso precisaba haberlo realizado antes de las elecciones. A h o r a sería sencillamente traicionar el sufragio. L a posibilidad de que en la futura crisis el Sr. presidente de l a República entendiera su deber, resolviéndola de manera distinta a como propugna El Debate, no es razón suficiente para que los triunfantes en las urnas falten al suyo y modifiquen la posición en que se presentaran ante el Cuerpo electoral. Hemos comentado en este artículo las apreciaciones de El Debate, y nada más. Aunque el estimado colega sea el órgano oficial de la Ceda es muy conveniente para formar un juicio exacto sobre el interior de dicha agrupación política, la más numerosa de l a Cámara, conocer el, que fije esta tarde en las Cortes el ilustre jefe de la minoría Popular A g r a r i a Mañana podremos comentar su discurso, que en cualquier caso será sensacional. Entre tan. to no sería lícito que le achacáramos definitivamente una posición que hasta el presente ño tiene otros fundamentos que los artículos de El Debate, y LA A C T U A C I Ó N D E L NUEVO GOBIERNO La jornada del d o m i n g o Se reúne el Gobierno en la Presidencia nuevos ministjos c e l e b r a r o n a y e r un cambio de impresiones Madrid 18, 6 tarde. E n l a mañana del domingo se reunieron los ministros en l a Presidencia, para celebrar un cambio de i m presiones. N o asistió el ministro de Comunicaciones, D José María C i d Los informadores hablaron con los señores Pareja Yébenes, Samper y D e l Río, quienes afirmaron que la reunión no tenía carácter de Consejo. Habían sido citados, por el Sr. L e r r o u x para tener conversaciones previas del Consejo que el lunes l a b i a de celebrarse en Palacio, bajo la presidencia del Sr. Alcalá Zamora. E l Sr. Pareja Yébenes dijo que tenía un candidato para la subsecretaría, pero había de atenerse a las indicaciones que recibiera del Sr. Lerroux. E l Sr. Samper dijo que le complacía mucho la cartera que le había sido atribuida, porque podía estudiar y quizá resolver a l gunos problemas que interesan a la región valenciana, a la que tanto quiere. D. Cirilo del Río manifestó que él seguirá ocupándose del trigo y demás cereales, pero no de política, de la que no quiere acordarse. De los demás consejeros, el Sr. EstadtUa afirmó aue. a su juicio, las declaradoLos
 // Cambio Nodo4-Sevilla