Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DICIEMBRE D E í g 33. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 25. iueado que muchos de ellos huyeran, escondiéndose en otras casas o marchando al campo. P o r las diligencias practicadas se ha comprobado que los rebeldes habían dividido el pueblo en cuatro zonas, y que Antonio M i l l a era el dueño de una y los apellidados Cota de otra. Se han continuado practicando detenciones y últimamente la de una mujer que ocultaba en el pecho una pistola cargada, para que no le fuera ocupada a un hermano suyo. L a m u e r t e de! g u a r d i a y la actuación d e l comandante B e r a i b a r E l Guardia civil muerto por los revolucionarios, según versión de varios testigos, al volver una esquina recibió un tiro de postas en l a cara, y al caer al suelo, otro en un costado, y entonces el individuo conocido por el Niño. del Aceite salió de una casa y se lo llevó arrastrando de los pies a otra casa, donde lo dejó en el portal, siendo apuñalado. E l comandante Baraibar, que mandaba las fuerzas que entraron el día 12 en Bujalance, dirigió la palabra a los guardias, diciéndoles que había que cumplir con el deber de restablecer el orden, que se defendieran, mientras fueran agredidos; pero, si cesaba l a hostilidad, se imponía siempre por parte de todos l a clemencia. A l intentar entrar en el pueblo, recibieron una descarga, atravesando una bala el tricornio de dicho jefe. E n el puente de C a ñ e t e j o y ante n u m e rosos testigos, se r e p r o d u c e el suceso d o n d e f u e r o n muertos dos d e t e n i d o s p o r Ja G u a r d i a cívi! E l gobernador, con los demás señores que le acompañaban, se trasladó al puente. de Cañetejo, próximo ¡al pueblo de Cañete de las Torres, en cuyo lugar aparecieron muertos dos individuos que iban detenidos por la Guardia civil y que intentaron escaparse. L a versión recogida en dicho lugar es como sigue: L a Guardia civil de Bujalance recibió de la de Porcuna (Jaén) noticias de que habían sido detenidos en aquel ¡pueblo Antonio M i l l a y José Porcel, marchando a dicho pueblo el teniente Sr. Pérez Leal, para hacerse cargo de los presos, coincidiendo con este servicio el capitán S r Rodríguez A. ustria, que marchó a Cañete con encargo de retirar las fuerzas de dicho pueblo, una vez que existía tranquilidad. A l regresar el Sr. Rodríguez Austria, encontró a los presos, que venían y a en una camioneta, haciéndose cargo de l a conducción y siguiendo para Bujalance con los detenidos y dos parejas de l a Guardia civil, agregándose a aquéllos otro individuo que fué detenido por el capitán en l a carretera, y que se llama Juan Fernández Jiménez. A l llegar la camioneta al kilómetro 42 de dicha carretera, y en el sitio conocido por puente de Cañetejo, a eso de las seis de la tarde, ya obscurecido, sonaron cinco o seis disparos, dirigidos contra l a Benemérita, coincidiendo con los disparos que un guardia sintió que uno de los detenidos le daba un g olipe en el hombro con l a mano, porque durante el camino se había roto las esposas de lazo de latón. A l mismo tiempo se tiraban del vehículo dos de los detenidos. E l tercero se arrojó por el otro lado, repeliendo entonces 1 a agresión los guardias, disparando en l a obscuridad. Y ante el temor ele que hubiesen caído en una redada, con íinuaron en el camión al pueblo. A l amanecer se practicó un reconocimiento, viendo que había cerca de la carretera los cadáveres de M i l l a y- Porcel, y que el otro, Juan Fernández, había desaparecido. U n o de los cadáveres tenía las esposas rotas v el candado intacto. Otro las tenia puestas; las de éste eran de acero, apreciándose vivas señales en las muñecas de l a fuerza hecha para desprenderse de ellas. Cerca había d i versas armas y cápsulas y cartuchos. E l cadáver del fugitivo que logró ¡partirse las esposas tenía una herida en la región occipital, extremo que fué comprobado a primera vista, por el juez militar y dos testigos que le acompañaban, cuyos nombres son D Remigio A b a d y D Antonio Peralyo. También encontraron en aquel lugar las esposas con el candado intacto. E l otro cadáver apareció a doce metros del primero. Tenía varias heridas en l a espalda y una en la cabeza. L a s esposas de éste estaban puestas, y en las muñecas, señales de forcejeo para quitárselas. Junto al primer cadáver había una pistola de dos cañones, con señales de haber sido disparada por un cañón y por el otro, sin haber salido el proyectil, pero picado el fulminante. L a pistola era del calibre 15. Había también u n revólver Smith disparado, cinco cartuchos de escopeta, otro más de caza y tres casquillos de pistola del calibre 7,65. U n o de los cadáveres tenía un balazo que corresponde a u n proyectil de este. calibre. También fueron recogidas ¡algunas cápsulas del calibre 12, debiendo advertirse que el proyectil de 7,65 no es el empleado por l a fuerza. E n l a camioneta hay varios impactos de bala que, al parecer, corresponden al revolver Smith. E l capitán Rodríguez Austria confirmó la versión con más exactitud. L o s tres detenidos venían en la camioneta acompañados de los cuatro guardias. E s una camioneta particular de una fábrica de harinas. Detrás de dicho vehículo iban en automóvil el citado capitán y el teniente Pérez Leal, siendo agredidos repentinamente por varios disparos desde el lado derecho de l a carretera, mandando entonces echar pie a- tierra a los guardias para repeler l a agresión, aprovechando aquel momento los detenidos para saltar del vehículo y fueron cogidos entre el fuego de los guardias y el de los asaltantes. Se tienen sospechas de que el individuo detenido por la mañana en l a carretera por el capitán Rodríguez Austria fuera un espía de los revolucionarios, que sabiendo que los detenidos en Porcuna tenían que ser traídos a Bujalance, quisiera ponerse en contacto con ellos para informarlos de quei se les preparaba l a huida, ¡tiroteando a l a Guardia civil en el camino. L o s diputados visitan a varios detenidos en la cárcel Sr. Sagrado, al saber que se les había muerto un hijo a cada uno de dichos detenidos días anteriores, los dejó i r a sus domicilios, volviendo enseguida a la prisión. Negaron que hubieran sufrido malos tratos pio- r parte de l a Guardia civil. Declaró también el padre de Antonio M i lla, llamado David, contestando que ignoraba si su, hijo había estado en- Porcuna y que desde luego no durmió en su domicilio el día 11. También se le hicieron otras, preguntas acerca de la conducta de í u hijoE l diputado Sr. Casas habló separadamente con algunos, detenidos, entregándoles mi donativo de cien pesetas, manifestando después al gobernador que su impresión es l a de que se trata de u n hecho desgraciado, en que, al ser agredida l a Guardia civil y f u gárseles los individuos que iban detenidos, tuvo que disparar en l a oscuridad, con tan mala fortuna, qué resultaren muertos dos de ellos. Igual impresión han obtenido los demáá diputados, ya que 3 a Guardia civil cumplió, una vez más, con su deber, y por tanto nó debe hablarse Con malicia del caso. E l g o b e r n a d o r marcha a M a d r i d p a r a p o n e r el c a r g o a disposición d e l G o b i e r n o E l gobernador, señor Jiménez Díaz, a l recibir a los periodistas les manifestó que esta noche marchaba a M a d r i d para pasar unos días con su familia y poner su cargo a disposición del Gobierno, con motivo de l a crisis, encargándose del mando de l a provincia el presidente de l a Audiencia. H i z o manifestaciones acerca de su visita de ayer a Bujalance, que coinciden con nuestra información directa de dicha localidad. D i s t i n t o s elementos de Bujalance e l o g i a n al G o b i e r n o y a la fuerza pública p o r su actuación enérgica y eficaz Terminada la reconstitución de los hechos del puente de Cañetejo, las autoridades y diputados regresaron a Bujalance. L o s diputados Sres. Casas y Fernández Marios i n terrogaron a los detenidos apellidados M e dina y Muñoz. P o r cierto que el juez militar, Córdoba 18, 6 tarde. Desde Bujalance. í é ha enviado al ministro de l a Gobernación el siguiente telegrama: Terminado el intento criminal y sectario, cúmplenos manifestar nuestra gratitud al Gobierno por su actuación enérgica y eficaz en tan graves momentos. E s deb r nuestro pedir recompensa excepcional para el teniente jefe de esta zona, D. Federico Gómez Corta, herido al asaltar una casa en l a que estaban parapetados los elementos revolucionarios, hasta recibir- refuerzos. E s de señalar también l a eficaz actuación, de i a Policía gubernativa por su celo y arrojado comportamiento, como igualmente el temante coronel jefe de Ha Comandancia de C o r- doba, capitán y tenientes, clases y guardias a sus órdenes que han realizado en l a represión del movimiento una labor digna del mayor elogio, por su abnegación, tacto, espíritu de sacrificio, consiguiendo con ello sofocar el estado subversivo en que hemos vivido, y que ha traído días de luto y de dolor a este pueblo, y muy especialmente. por la víctima del valioso guardia- Félix W o g e chafeen y l a de nuestro querido y honrado compañero Damián Gomáriz Serrano, que ha dejado huellas de dolor entre nosotros, que no olvidaremos nunca. -Presidentes Centro Agrícola y Sindicato Agricultores, Centro Republicano Conservador y Centro Republicano: Lilis Castro, José Navarro, Francisco Sotomayor. REBAJAS QUE I IS COX MOTIVO D E AMO D E PASCUAS V H A NH E C H O LOS E n Cáceres L a Benemérita encuentra i m p o r tantísimos d o c u m e n t o s relacionad o s c o n el m o v i m i e n t o r e v o l u c i o nario Cáceres 18, 3 tarde. Los numerosos ¡registros que la Guardia- civil venía practicando en Peraleda de l a Mata con motivo del
 // Cambio Nodo4-Sevilla