Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-B C. J U E V E S 21 D E D I C I E M B R E D E 1933. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 19. AL T E R M I N O D E L D E B A T E POLÍTICO, Y DESPUÉS DE U N A SESIÓN A G I T A D A SE P R O D U I O A Y E R E N L A C Á M A R A U N VIOLENTÍSIMO- I N C I D E N T E E N T R E L O S S O CIALISTAS Y E L M A R Q U E S D E ESTELLA El apoyo, sin condiciones, de los agrarios al Gobierno del señor Lerroux. De diatribas comunistas. El señor Goicoechea, en un magnífico discurso, fija Ja actitud de Renovación Española y ataca a los socialistas. Discurso del señor Lerroux: Aclaraciones sobre el programa de Gobierno. Las elecciones han hablado claro a los socialistas. El problema religioso, la enseñanza, la amnistía, el Estatuto y el paro. El señor Prieto, al rectificar, habla de latrocinios de la Dictadura y promueve un violentísimo incidente. Excitación inusitada en Ja Cámara. Emocionantes palabras del señor Primo de Rivera acogidas con grandes aplausos por casi toda Ja Cámara. La proposición de confianza al Gobierno obtiene doscientos sesenta y cinco votos contra cincuenta y tres. 1 La sesión de ayer tarde A las cuatro y veinte abre la. sesión el señor Alba. Las tribunas están repletas de público y los escaños están también muy poblados. En el banco azul todo el Gobierno, excepto el ministro de Estado. Se reanuda el debate político. E l Sr. MARTÍNEZ D E V E L A S C O empieza diciendo que ajustará sus palabras a lo que es su deber en estos momentos. E l siempre ha procurado inspirarse en. los intereses de la Patria y asi seguirá haciéndolo. Habla en representación de la minoría agraria de significado económico eminentemente y por tanto defensora de esos intereses en el país. Seremos gubernamentales en cuanto el Gobierno sepa rectificar la marcha que llevaba la política. Señala cómo una gran masía del país se coloca frente a los, últimos gobernantes y destaca el resultado electoral. Dice que la minoría agraria en el. anterior Parlamento colaboró con el régimen desde la oposición, cumpliendo siempre con, su deber. Se aprobó una Constitución con nuestra protesta. En ninguna Constitución del mundo se consignaron tan expresamente los derechos individuales y sus garantías, ni se dio una desaprensión como la de aquellos Gobiernos para violar dichos preceptos con la ley de Defensa de la República, primero, y con otros actos y disposiciones, después. Las mismas leyes complementarias nos fueron impuestas por el sectarismo más violento. La Constitución proclama la libertad de conciencia y, sin embargo, tal libertad ha sido constantemente violentada. Recuerda el caso del alcalde de Lucená, socialista, que impidió que volteasen las campanas de la iglesia y otra autoridad que obligó a los católicos a pasar bajo la bandera socialista. Insiste en que su minoría defiende ante todo y sobre todo los- intereses agrarios. Entiende, que para bien de España es indispensable facilitar la reforma agraria y a del estrago que ha producido la íes; votada por las Cortes Constituyentes, que es absolutamente ineficaz y que no ha hecho otra cosa que destruir la propiedad. Hay que reformarla, sobre todo en su parte sectaria, aquella que se refiere a la incautación sin indemnización. Entiende que fueron injustas las sanciones en el orden agrario que se impusieron a los complicados en el movimiento del 10 de agosto, aunque éste fué censurado por d orador. Respecto de los Jurados mixtos dice que no es opuesto a ellos y entiende que deben subsistir, pero es preciso variar su organización, poniendo al frente personas de garantía e independientes que hagan imposible los caciquismos de los partidos. En agricultura se ha creado una economía semidirigida, suprimiendo las máquinas y disminuyendo las horas del obrero, etcétera; pero a la hora de la venta de los frutos ha dejado completamente abandonado al agricultor. Felicita al presidente del Consejo por su resolución de mantener el principio de au- toridad, pues durante dos años y medio Iosagricultores han estado sujetos a tocia clase de despojos, violencias y depredaciones. Respecto al paro forzoso tiene el convencimiento de que éste pesa especialmente sobre el agricultor y esto es injusto. No. se puede hacer caer este problema sobre urfa sola clase. Aboga- también por el fomento del crédito agrícola. Declara que la minoria agraria no propugna por la derogación de las leyes sociales. Manifiesta que los agrarios fueron a las elecciones últimas con un programa mínimo y ello dio un resultado, que excedió a nues tros cálculos, aunque con el mismo no podrán gobernar las derechas con ralcna responsabilidad. Creí, a partir del momento de la victoria, que podríamos variar el rumbo de ía política que se venía siguiendo. Por encima de todas las preocupaciones he sentido la de España que está por encima de los Gobiernos y de los partidos. Habrá que pensar ante todo en España y al pensar en ella; consideré que todas nuestras fuerzas no podían realizar una obra destructora, sino const ucto: ra. Esta preocupación la comparten seguramente todos mis compañeros de derecha. No podíamos venir aquí a derribar un Gobierno tras otro. Ofreció al Sr. Lerroux su colaboración parlamentaria sin regateos de ninguna clase, pues no podía pensar ni someterle a una situación que pudiera parecer una indignidad. Nuestra colaboración no es una limosna, sino una obligación y ta ella nos lleva el cumplimiento de nuestro deber. (Aplausos. V E l Sr. P R I E T O ¿No sería mejor que nos expusiera su señoría su programa? H a blo de los postulados de su propaganda electoral. E l Sr. MARTÍNEZ D E V E L A S C O se siente asombrado de que ante los gravísimos problemas del país estemos preocupados de esta cuestión de derechas e izquierdas, que es una verdadera antigualla. No le preocupa nada que se pueda dudar, de la sinceridad de su adhesión al Gobierno; porque ios hechos tienen más fuerzas que las palabras y no recoge la afirmación de que esta actitud sea una especie de ganzúa para abrir la puerta de la fortaleza. Yo entiendo que esa minoría socialista estará dispuesta a colaborar en él momento oportuno, si lo juzga conveniente, a la Patria. E l Sr. A L V A R E Z Á N G U L O Pero, ¿son o no republicanos? (Grandes protestas y escándalo. E l Sr. MARTÍNEZ D E V E L A S C O Esa es una pregunta estemporánea, porque nadie ha- preguntado a los socialistas ni él lo hubiera considerado digno si ponen sus intereses por encima de la República. Los agrarios están expresando con su lealtad y. su colaboración al Gobierno lo que éste sabe reconocer. E l Sr. M E N E N D E Z interrumpe. -E l Sr. P É R E Z M A D R I G A L Los socialistas abandonasteis a los republicanos. E l Sr. M E N E N D E Z pronuncia palabras que n se oyen. E l Sr. PÉREZ M A D R I G A L Que aclaré el comisionista esas palabras. El P R E S I D E N T E reconviene al señor. Pérez- Madrigal y se opone a que se substancie este pequeño incidente en el curso de un debate serio y trascendental. -E l Sr. MARTÍNEZ D E V E L A S C O continúa y expone su opinión sobre la amnistía. Apoyará lealmente al Gobierno sin condición de ninguna clase, pues los problemas expuestos solo son sometidos a su consideración. Pide con todo entusiasmo y fervor que el señor Lenroux tenga los- aciertos indispensables seguro de que contará con la asistencia de la minoría agraria. (Aplausos de los agrarios. E l Sr. BOLÍVAR, diputado comunista, dice que los republicanos, tanto los de derecha como los de izquierda no han tenido necesidad de quitarse la máscara para dar lugar a estas Cortes que son unas Cortes de la Monarquía, logradas con el soborno. (Rumores por las dificultades de expresión del orador. 1 No soy orador y he de decir lo que quiera, como sepe y pueda decirlo. 0
 // Cambio Nodo4-Sevilla