Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
de pieles flexibles, que se puede llevar debajo de cualquiera de los mencionadas anteriormente. Todos estos conjuntos carecen de pieles alrededor del cuello; como usted no puede afrontar las corrientes de aire, l a modist a propone un pañuelo de seda doble y bufandas de punto de lana rayadas. L a corbata de piel puede utilizarse; como todos los elementos de l a moda, obedece l a ley de variaciones; l a más nueva es una banda larga y estrecha, con l a cual se rodea varias veces el cuello, anudándola después o sujetándola con una hebilla; el género de piel determinará cuál de estos procedimientos será el mejor. Además, serán buenas toda clase de corbatas, y por l o tanto, se puede elegir libremente. E n las faldas se han hecho i n novaciones: tienen dos caras de diferente color en lana tupida; uno será igual a l cuerpo, y ya se tiene u n vestido. L a falda, sencilla y ligeramente acampanada, tiene un solo bolsillo, único adorno permitido en estas faldas, cuyos servicios son i n apreciables. E l traje de viaje ha nacido con Musa, bien a pesar del conjunto, y en esta época hay que contar con los rigores del frío. P a r a quitar aridez a esas blusas de lana se ha puesto en práctica u n a feliz i d e a imagine usted que el delantero es de otra tela calentita, distinta a l a del resto de l a prenda; el cuello y l a corbata de plastrón, que cae hasta l a cintura, se prestan a graciosas i n g e n i o s i d a d e s -E l cinturón sacoche es tan práctico y tan poco conocido, que voy a hablar seriameiite de él. Se combina de distintos modos: por ejemplo, el ancho, de ante, con un bolsillo pespunteado: otro con dos bolsillos, uno a l a izquierda y otro a l a derecha; un tercero lleva grueso mosquetón que, pasando por una anilla de igual metal, parece u n verdadero sacoche, especie de alforjas c h i q u i t a s M e dirán que esos bolsillos son superfluos, porque todas las señoras llevan u n saquito de mano; i n dudable; pero hay cosas inútiles e indispensables que se llevan cómodamente en e l cinturón. E n este punto tenemos que estar de acuerdo. P a r a el viaje provéase usted de una chaqueta de cuero, o, mejor, de u n chaleco; el cabrito brillante es el cuero preferible, por ser el más ligero, y no olvide que se abrocha de a r r i toa abajo, con botones de l a misma piel. Como tocado, nada de boinas, sean o no vascas; sombreritos de tela y el famoso casquete, que en este momento rinde todos los corazones... exceptuando a usted, señora, desde luego. TERESA C L E M E N C E A U rzQuresnA: TEJIDO ROJO, CON CINTURON DE TERCIOPELO NEGRO Y FOÜRREAU (MODELO IVONNE- DÁNCEI. DERECHA: TRAJE AZUL VIVO, (MODELO G. X- ECOMTE)
 // Cambio Nodo4-Sevilla