Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Un aspecto del salón de la Dirección de Loterías al empezar el sorteo de ayer. Presidieron el acto los Sres. Barranco, Villoslada tortiüo y Alvares Herrero, cmtceial éste del Ayuntamiento de Madrid. MI público estaba compuesto por gentes de toda condición s (Poto Zegrí. Es, pues, preciso reconocer que las Cortes actuales reflejan, dentro de lo posible, la opinión sincera del pueblo español ante dos años de turbulencia. L o que llamaríamos una aproximación del sentimiento popular, dada la absurda ley Electoral votada por los socialenchufistas para perpetuarse en el P o der. S i n olvidarnos tampoco de los trastornos de la segunda vuelta y las turbias combinaciones electorales, aún en uso, aunque sea justicia añadir que el Gobierno presidió las elecciones con una imparcialdad a l a cual no estábamos acostumbrados. Pero, aun así y todo, parece que se ha purificado el ambiente de! España. Fracasaron estrepitosamente las tenebrosas maniobras de los despechados, decididos a impedir por cualquier medio la convocación de las nuevas C o r tes. N i huelgas, ni conjuras, ni intrigas han valido. Las Cortes, al fin, se reunieron, trayendo a su hemiciclo una poderosa mayoría derechista, que ha de oponer un dique a la disolvente ola revolucionaria. S i acaso necesitáramos otra- prueba más de lo divorciadas que estuvieron las Constituyentes de la verdadera opinión pública, bastaría evocar esa interminable lista de seres pintorescos que ocuparon los escaños al amparo de la improvisación gubernamental. Desconocidos en absoluto antes de ocuparlos, vuelven a. su merecido anónimo, dejando, eso sí, el triste recuerdo, de su complicidad en tantos desastres. Vienen, sin embargo, a las Cortes hombres de positivo mérito, campeones de esas derechas tanto tiempo amordazadas como Goicoechea, P e m á n Guadalhorce, Vallellano, Maeztu, etc. L a aparición de Calvo Sotelo es esperada como un acontecimiento nacional. Só! o es de lamentar que entre los muchos n o m b r a prestigiosos de entre las filas contrarrevolucionarias no figuren, con acta de diputado, otros varios a quienes el pais debe su resurgimiento nacional. M e refiero a aquellos que dieron alto ejemplo de patriotismo poniendo su inteligencia al servicio de la verdad; un Juan Ignacio Luca de Tena, con quien está en deuda el pueblo 1 Durante et sorteo muchísimas personas siguieron el curso del mismo ante las cartele fijadas en vanos sitios de Madrid. En la Puerta del Sol se formé el numerosísimo gmpo de costumbre. Y a medida que el tiempo transcurría- por muchas notas que lo curtosas tomasen, lá desilusión se tba apoderando de todos, Al final, caras muy triste ¡Nadal ¿Ni una peseta! Otro año será. (Poto Días Casariego. madrileño, y asimismo un Delgado Barreto, un Santibáñez del Río, un José Félix L e querica, un Canalejas. E s gran lástima, por ejemplo, que, debido a la incompatibilidad de su puesto en el Tribunal de Garantías, no venga al Parlamento un orador tan elocuente como Víctor Pradera. Veremos, ahora qué papel hace el ex estadista frente a estos adversarios sin una formidable mayoría actuando de claque, sin un trust de periódicos serviles y sin lev de Defensa para asfixiar toda posible discrepancia. Probablemente le veremos reducido a la talla de una medianía en torno a la cual se creó un mito. Y o por lo menos, lamento no presenciar desde los escaños del Congreso a Albiñana increpando a Azaña y al Scarpia da la Orga, sus implacables persecutores; a Calvo Sotelo, frente a los que e calumniaron durante su destierro, y a D Juan March, documentado y preparado para interpelar, a Indalecio Prieto. Porque podría escribirse un libro, nc sólo describiendo los debates que se avecinan, sino con la simple evocación de todas las enormidades cometidas por el bochornoso Gobierno de Casas Viejas, ALVARO A L C A L Á G A I I A N O
 // Cambio Nodo4-Sevilla