Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 26 D E D I C I E M B R E D E 1933. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 27. este, procedimiento utilizaban para las imcional, un dictador de alcohol. Este destina portaciones en trance de aumento. Y claro tiene un largo y expresivo título b u r o c r á t i c o es que l a apelación al contingentamiento Administrador del Código federal para el tiene siempre el carácter de una medida de control de alcoholes A c t u a r á asistido de E l modesto reportero que suscribe estas guerra, a l a que el país perjudicado opone un Consejo de representantes de los deparinformaciones podría sentirse orgulloso de una natural represalia. ¿E s t á E s p a ñ a con tamentos o ministerios de Justicia, Tesorehaber advertido a tiempo los riesgos que cosus exportaciones efi decrecimiento en contía, Comercio y Agricultura. A l puesto de, rría. E s p a ñ a de verse postergada y perjudidiciones de afrontar una guerra de contindictador ha sido encumbrado el abogado a e cada en el abastecimiento de vinos y licogentes? Nueva Y o r k M Joseph R C h o a t e que i n res cuando quedara abolida l a ley Volstead Parece que la medida se ha adoptado pretervendrá con sus asesores en l a complica en una parte de los Estados que forman l a cisamente para negociar con los Estados da organización que se quiere dar a l abasten Unión Norteamericana. E n los primeros días Unidos. P a r e c í a innecesario, puesto que los cimiento, sin otro propósito que el de colo j de octubre informamos a los vinicultores y Estados Unidos tienen en E s p a ñ a un espléncar en breve a los Estados. Unidos en sitúa- destiladores, y al Gobierno mismo, de l a nedido mercado comercial y financiero. E n ción de prescindir en absoluto de los procesidad de tratar diplomáticamente este asun 1932, por ejemplo, el saldo a favor de los veedores extranjeros, singularmente de a q u é to en Washington, donde Italia gestionaba Estados Unidos en la balanza mercantil fué llos que no se rindan a las propuestas da ventajas que al cabo ha logrado y donde C h i de 108.843.273 pesetas oro. U ñ ase a esta cifra canje íe mercancías, que lo i r á haciendo le y l a Argentina, que no eran exportadores la de utilidades de ánversión de capitales el departamento de Estado con instrucciones; ¡de bebidas alcohólicas, antes de que el Conyanquis en España, o simplemente l a de del departamento de Comercio. greso yanqui dictara su tiránica enmienda grimas y participaciones por implantación Esta dictadura, t e n d r á además l a misión constitucional decimoctava, pedían una parde negocios yanquis en E s p a ñ a con capitales de exprimir como una ubre salvadora la! ticipación en el reparto de autorizaciones españoles. tolerancia en l a venta de vinos y licores, sapara importar. Los Estados Unidos, para comprarnos m á s cando de ella l a mayor cantidad posible da E s cierto que y a entonces una Asociación vinos y licores, quieren que les compremos tributos, impuestos y. arbitrios para el Te- t de Vinicultores había enviado un delegado más tabaco en rama, producto que interesa soro federal, para los Estados, y las M u n i a sus agricultores. E n 1932, de casi 27 m i informador a los Estados Unidos y algunos cipalidades. llones y medio de pesetas oro que E s p a ñ a productores de l a Rioja, Cataluña y Jerez Finalmente, este dictador o r g a n i z a r á laJ invirtió en tabaco en rama, sólo cuatro m i de l a Frontera realizaban gestiones directapersecución contra el contrabando, al que la! llones fueron a parar a los Estados Unidos. mente con l a clientela mayorista o por mecodicia fiscal crea un margen amplio de poH a y sin duda, una razón industrial, y es dio de organizaciones españolas o semiespala calidad dura y acre del kentuchy y otros sibilidades. ñolas, como la Agrupación Spanish E x p o r tabacos americanos, que utilizados en laboE n estos momentos el impuesto sobre cada! ters Club Inc. y otras similares. Este mores finas provocarían lia protesta de los fugalón de alcohol destilado es de un dólar y desto reportero advirtió que los Estados U n i madores españoles. L o curioso es que para diez centavos. E l dictador ha pedido ya a l dos se proponían dirigir con mayor rigor Congreso que en su p r ó x i m a reunión l o aumentar l a Tabacalera sus compras en los que están dirigiendo su moneda y sus exeleve a 16 centavos por galón, y que los Estados Unidos, tendría que mermarlas en portaciones de trigo, algodón, maíz, petróvinos de 14 a 24 grados paguen 40 cenFilipinas. De no llegar a un acuerdo, el señaleo, etc. el abastecimiento de bebidas alcotavos. lamiento de contingentes a las importaciohólicas que para E s p a ñ a era forzoso emprennes que hacen los Estados Unidos en E s p a ñ a L o s vinos especiales no corrientes, de tipos! der no gestiones particulares, sino una actendría escasa eficacia. Nuestro comercio con singulares, como los de Jerez, Málaga, etcéción colectiva nacional y a la vez oficial- -no la Unión- yanqui está formado por tan nutera, deberán pagar como los alcoholes: dos se siguió este camino y ha ocurrido lo que merosas partidas, en pequeñas cantidades, dólares y 60 centavos por galón. Además se era inevitable- E n el señalamiento de conque sería muy difícil, ponerle limitaciones. propone un recargo de 16 centavos sobre Los tingentes los Estados Unidos han favoreciE s p a ñ a podría contingentar su compra en alcoholes rectificados. L a s t abas y dificuldo a Italia extraordinariamente, han coloderivados del petróleo, fosfatos naturales, tadles puestas al consumo, son de tal c u a n cado a Francia en trance de apetecer nuevas maderas, aparatos telefónicos, películas, catía y naturaleza, que el mayor éxito habido negociaciones y han dejado a l a importación miones y cauchó, que no representa tampoco en medio del desbordamiento de locura que procedente de E s p a ñ a tan disminuida, que grandes sumas, es de creer que no constituiprodujo los días 6 y 7 de diciembre l a inauapenas se notaría la eficacia de l a apertura ría una represalja seria, y en cambio, preocuguración, el nuevo período húmedo fué e l del nuevo mercado bebedor, si no tuviéraparía y d a ñ a r í a a los importadores españoles de un opúsculo, que se publicó con el t í t u l o mos la esperanza de que Italia y Francia, de ese producto. Cómo, dónde y a qué horas puede beberse para servir sus mixturáis, apelarán muchas E l único ¡comercio que el contingente eslegalmente en Nueva York. E n l a cubierta veces a l a adquisición de vinos y alcoholes pañol podría, utilizar para obligar a los Esde esta Guia del borracho neoyorquino se españoles. A l g o de lo que nos ocurre en los tados Unidos, ¡sería el de algodón e n rama. lee esta advertencia: Cuídese bien de no mercados de Suramérica con el aceite y las E n 1932, a pesar de los esfuerzos que hace beber detrás de biombos, ni particiones misconservas de atún y de sardinas. E s p a ñ a para producir algodón, comprarnos teriosas, en compartimientos ocultos a l a! a los exportadores de algodón en rama, pavista de cualquier inspector o en lugares Cuando se ha acudido a tratar oficialmengando por ellos 81.765.570 pesetas. Como se a los que se entre por puertecillas giratorias, te en Washington era en realidad tarde. trata, no de un producto de consumo directo, Y si usted se encuentra a ú n en lia primavera Otros negociadores se habían anticipado a de sus primeros dicisiete años, no es eleginuestra demanda. E l 12 de diciembre a r r i- sino de primera materia, el Gobierno, antes de apelar a este contingente, h a b r á de pensar ble para que se le venda licor. Tampoco baba al puerto de Nueva Y o r k el vapor i n si el algodón que hoy se compra por la i n puede vendérsele a los borrachos empen glés Lstcrn Primee, llevando algunos miles dustria textil en los Estados Unidos, puede demidos. ¡i de cajas de botellas de vino, procedente de ser. sustituído aumentando el que compremos N o toda Yanquilandia es borracha. A pelas bodegas de Mendoza. Tras este buque a Egiipto o a la India Ingles países ambos sar de lo que se viene diciendo en Europa! van otros, que llevan apresuradamente los que se llevan de E s p a ñ a buena cantidad de la ley Volstead o enmienda constitucional contingentes reconocidos a l a Argentina y millones (24 Egipto y 30 l a India) compránX V I I I no ha sido abolida totalmente por l a a Chile. D e los 75 millones de hectolitros de donos, en cambio uno y otro, poco mas de enmienda X M I Hasta ahora permanecen se. destilados y 57 millones de hectolitros de 150.000 pesetas. Beneficiar a estos países, eos los Estados de Idaho, Dakota del Nor- t vino, que tendrán como déficit de producpara amenazar a los Estados Unidos, no sigte, Dakota Meridional, Nebraska, Kansas, ción los Estados Unidos, en 1934, nos ha nificaría ventaja alguna para España, tanto Tejas, Oklahoma, Ondiana, Arkansas, M i s dejado una minúscula cifra, que según cálmás cuanto que los tejedores catalanes no sissipí, Alabama, Georgia, Florida, Gentuiky, culos muy aproximados apenas excederán de podrían encontrar fuera de L a LuLsiana y Carolina del Norte, V i r g i n i a Occidental y veinte mil hectolitros. Texas las calidades especiales de algodón Maine. Hacia una guerra de contingentes que allí adquieren hoy. Contenida así en su acción y en su eficaEsta división de los Estados Unidos en Inesperadamente, cuando E s p a ñ a parecía cia l a posibilidad de una política de conmuchos secos plantea al departamento de decidida a soportar impasible que Francia, tingentamientos, veamos cuáles son las realiJusticia el grave problema del amparo y v i Suiza y otros países mutilaran nuestras nadades del mercado consumidor, en los mogilancia de los Estados secos, que ahora esturales exportaciones, señalando contingenmentos en que, próxima l a reunión del Cont a r á n a merced, no ya de los contrabandiste, anulando con ello, sin dada, la virtualidad greso, v a a ordenar el consumo de bebidas tas llegados por los dos Océanos A t l á n t i de los Tratados de comercio existentes con una nueva legislación. co y Pacífico, o por las extensas fronteras dichos países, el Gobierno español acepta el de Canadá y Méjico, sino por las lindes casi mismo arbitrio de guerra económica y se lia El dictador del alcohol indefendibles de los Estdos húmedos colindecidido a señalar contingentes también. dantes. E n tales difíciles condiciones está N o ha trascendido a la información de nuesComo las importaciones en E s p a ñ a venían planteado el tráfico de alcoholes, en el que tros diarios l a noticia- de que el presidente disminuyendo de mes en mes en proporcioE s p a ñ a debiera haber alcanzado un lugas Roosevelt había nombrado en los últimos nes desconcertadoras, no parecía a muchos preeminente, si se hubiera negociado a ¡tierna técnicos, necesario el señalamiento d é condías del pasado noviembre, antes de que entingentes, que los países que han apelado at- trara! en. vigor; l a nueva enmienda constitupo. UN R E P O R T E R O NUESTROS V I N O S E N LOS E S T A D O S U N I D O S 1 1 1 v