Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL PROBLEMA MILITAR D E E S P A Ñ A y IV S i la proporción entre Infantería y A r t i llería resulta absurda, m á s absurda resulta a ú n la reducción operada con la Caballería, y más en un país como España, en cuyas llanuras tiene la Caballería principal pape! ¡Ya hemos visto antes que nuestro suelo no asimila patrones exóticos; pensar. que, si desgraciadamente llegara el caso, podría reproducirse en nuestra Patria una estabilización como la del frente occidental, en l a guerra de 1914, es pura fantasía. Con relación a nuestra frontera Norte, en caso de conflicto, es tan notoria, tan absurda, nuestra inferioridad de armamento, elementos y organización, que ni en sueños puede concebirse una reproducción de aquel frente; sólo un espíritu nacional como el de 1808 podría salvar a España. E n cuanto a la frontsra del Oeste, ¿cómo y con qué medios podíamos cubrirla para formar aquella famo. sa línea? Su enorme extensión y nuestros escasos elementos no permiten tales lujos. L a misma campaña de i8o3 nos enseña lo que puede lograrse con- una adecuada Caballería. H a y quien supone que la A v i a ción puede substituir, en absoluto, a- la Caballería en sus misiones de reconocimientos e informes, y nada más lejos de la verdad; l a Aviación podrá, en el futuro, decidir el éxito, pasar a ser el arma principal y hasta, si se quiere, substituir casi al E j é r c i t o terrestre, en su m á s importante misión de b a tir al enemigo, imponiéndole su voluntad. Mas- creer que ¿la- Aviación hace casi- innecesario el uso de da. Caballería, ¡es- xompleta mente. -equivocado, -pues- sus informes -son siempre más precisos, m á s exactos la A v i a ción dice- v- No. he visto nada la- -Caballería asegura; No- -hay- nada y estos informes, -llamados negativos, son hoy dedmeor- tanoia capitalísima. En -ilación alguna se redujo- la Caballería eri íoiriBa t a n desmesurada como entre nosotros sé hizo entré nosotros, dónde ni- si q- uiéra pudo alegarse- el poseér una regular Aviación. OSh idea- de ir al desarme total de l a nación, puede ser su primer paso lo hecho; si- sé hubiera tenido el valor de continuarlo, solucionando así lo que aún no 5 i pudo l a Sociedad de Naciones; como idea de crear un elemento de defensa eficaz, no puede ser lo hecho más desastroso. Se ha creado una sola división de Caballería, que, además de ser insuficiente, tiene sus unidades diseminadas por toda la Península, lo que impide, o, cuando menos, dificultad enormemente, el que pueda- la gran unida d maniobrar reunida, ni siquiera sus brigadas, ya que reuniría para tal objeto representa un gasto enorme, daclo lo alejadas que están sus guarniciones entre sí. De todo ello resulta que, con este sistema, la ñamante división hará sus primeros ejercicios de conjunto cuando sea preciso usarla en caso, dé conflicto, en cuyo momento pondrá en práctica lo que no pudo practicar ni enseñar durante la paz; pero en cambio se habrá creado, con el manda de dicha división, un organismo enteramente burocrático, encargado de archivar estados desfuerza y oficios. M á s claro: tenemos una división de Caballería organizada... en el papel, con unos regimientos c: i Barcelona, Vatla- do id, Burgos y Alcalá ele Henares, y su Cuartel general en M a d r i d es decir, que dependen del general jefe de la división orgánica de su residencia, y a J a vez del de su división, establecido en M a drid con esta sola finalidad. No creo sea ésta la forma mejor de dar eficiencia y eficacia a un Ejército. E l Mando, para que sea tal, ha de ser ejercido en teda su integridad y dotarlo de todos los medios que requiera. Las Inspecciones generales del Ejército modalidad francesa) tal como están organizadas, no pueden llenar, a pesar de la literatura oficial, la misión que debiera servías peculiar, Tienen que dedicarse a la- Inspección d é l a itíáfruccicn y á Ia preparación de l a guerra (trabajo este último que ha de resultar inútil, ya que hemos renunciado a ella) L o lógico hubiera sido que tuvie- r a n s u residencia en la demarcación de. las tropas que de ellos dependieran, y, eí ecti; vamente, las tres que se han creado tienen obligada residencia en. M a d r i d y así resulta que el jefe de la Inspección á que corresponden las guarniciones d é C a n a r i a s por ejemplo, reside, igualmente que el de las de. Caramanchel, en. Madrid 1 a igualdad, ante todo. L a función encomendada a los jefes de Inspecciones resulta una especie, llamémosla así, de pequeña inspección no tienes, aquellos jefes n i jurisdicción 1 1 intervención ad 1 ministrativa sobre las unidades a las que deben inspeccionar. Vienen a resultar así, en la práctica, unos nuevos centros burocráticos añadidos al ministerio de la Guerra. S u número, tres inspecciones, no responde, en forma alguna, a la organización del Ejército. S i en caso de conflicto tuvieran que servir de base a futuros Cuerpos de Ejército, las ocho divisiones no se distribuyen igualmente entre los tres; parecía m á s natural, y m á s conforme con una organización territorial, que el número de Inspecciones fuera de cuatro, ya que todo, en l a paz, ha de hacerse con miras a la guerra. Nos referimos, en uno de ios artículos anteriores, a la organización de las reservas, a las que no veíamos forma de acoplar al Ejército. Se han creado unos llamados Centros de Movilización (cenia, l a idea, de Francia) a los que se ha dado una plántula, conglomerado de oficiales de todas l a s A r m a s y servicios. Se han creado también unas Cajas de Recluta (que ya teníamos antes) con misión que su nombre indica. Mas hasta en esto se ha de patentizar la tacañería del- organizador. Disponemos ele J. -5 Centros de M o v i l i z a ción y de 60 Cajas de Recluta. Los p r j meros, para que puedan- llenar debidamente su cometido, tienen que estar distrib: í: bs por Armas, Cuerpos y Servicios; nosotros liemos simplificado, notablemente, su organización con meter en cada Centro oficiales de todas las Armas y Servicies liemos resucito la cuadratura del círculo, inaugurando un procedimiento que, aplicado a la alimentación, daría resultados. como el siguiente: puesto que, por lo menes, hay que desayunar, comer y cenar, piquemos en el desayuno un poco de. cada uno de ios componente de aquellas tres comidas, y alimentados para todo el día. Y pues que el modelo, que priva, como los vestidos de las señoras, de P a r í s viene, veamos lo que allá ocurre. Tiene- Francia, aparte Marruecos y Colonias, 11 oficinas de reclutamiento (nuestras Cajas ele Recluta) y 254 Centros de Movilización, distribuidos así: 93 para Infantería, 31 para Caballería, 65 para Artillería, 19 para Ingenieros, 26 para Aviación y Aerostación, S para el tren y una para Sanidad. A s i ias reservas de cada Arma y Cuerpo van Nombramientos El ilustre abogado D. Lorenzo Martínez Fresneda, que ha sido nombradoconsejero del Banco áe España, (Foto Vittaphot) Don, Francisco Agustín, nuevo director general de Primera enseñanza. (Foto Alfonso. El insigne pintor D. Eduardo Chicharro, que acaba de ser designado director general de Bellas. Artes, Foto Prensa Española.
 // Cambio Nodo4-Sevilla