Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
íjt ¡e tomó ele él la palabra, completándose, se hizo su hermano gemelo. Y Maruchi no. era actriz. E r a sólo una chica estudiante, que sigue una. carrera. ¿Hablaría? De pronto, allá en un rinconcito de la sala de proyección de los estudios, sin escenario, sin. tablado, ante u n simple muro y rodeada de las diez o doce personas que l a acompañábamos, puestas en corro, con la mayor naturalidad y un excepcional dominio de la situación y de sí misma, se puso a recitar versos. ¡Y de qué modo! ¡Y con qué voz, áurea voz cálida, pastosa, dulce, gratísima! A muchos nos bastó ya. Hablaba. V a y a ísi hablaba! Servía... ¿n o había de servir? N o sólo estaba probada su dicción, su fonética, sino que acababa de patentizar su temple, su facultad de concentrarse en 51 misma, m i l veces más difícil de lograr ante un auditorio de diez personas que ante Un público de diez m i l almas. E n l a penumbra misteriosa de la sala cíe proyección de los estudios asistíamos al ya seguro descubrimiento de la estrella... Luego vinieron, naturalmente, las pruebas de imagen, las de sonido. Y M a r u c h a encarnó felizmente en el cuerpo armonioso y esbelto, en el rostro bellísimo, y vivió en el espíritu, en la inteligencia y en la gracia femenil y española de Maruchi Fresno. L a estrella estaba descubierta; para los técnicos y los iniciados en el ambiente misterioso, lleno de lentes mágicas, de sombras y de luces de los estudios, ya existe. A h o ra sólo falta que se hagan visible a simple vista para el público. Y eso está a punto de ocurrir: El agita en el suelo, l a p r i m e í a película de los Quintero, pensada y escrita expresamente para el cinematógrafo, y con Ja cual inicia l a C E A su producción y la realización de sus- magnos propósitos en orden a l a producción nacional, está ¡la punto de proyectarse en la pantalla. Pero este nuevo acto Sel cinema español, ¿será, como se asegura y se teme, tan sólo una estrella fugaz? P a r a o í r d e sus labios algo Relacionado con sus impresiones de artista cinematográfica, que acaba de terminar su primera película, y con sus propósitos inmediatos y u l teriores, hemos ido a verla. Nos recibe en el despacho de su padre, confortable y señorial estancia de una casa amplia, acogedora, que se alza en una de las calles de m á s abolengo del M a d r i d antiguo. Y nos cuenta... ...De su resistencia ante l a sorpresa del requerimiento que se le h a c í a de su grati tud inmensa a los Quintero por haber pensado en ella para la encarnación de su heroína de su terrible lucha durante todo el verano pasado, viendo llegar día a día el término del plazo que se le fijara para dar su sí o su no... hasta el punto de que, llegado el momento de tener que contestar telegráficamente a ía C E A desde San Sebastián, aceptando o renunciando, pensó llevar redactados a Telégrafos dos telegramas: afirmativo el uno, negativo el otro, y dejar al azar, según que el empleado tomase primero éste o aquél, la solución de su conflicto. -i Q u é era lo que le hacía a usted resistir? -Muchas cosas: m i falta de vocación, mis estudios, que estoy resuelta a continuar en seguida, tras estos tres meses perdidos; mi enorme temor al fracaso, l a extrañeza y acaso l a contrariedad de muchas personas de mi amistad, de mi familia, de mi afecto y de mis relaciones; el tener que ser yo, únicamente, quien decidiera y se resolviera en uno u otro sentido, pues mis padres se inhibieron en absoluto, sin querer asumir la responsabilidad de torcer un rumbo posible a mi y ida ejerciendo en m í l a coacción de una oposición que en el fondo deseaban exteriorizar, ni menos la de animarme a una aventura q u e e n t r a ñ a b a para mí otra responsabilidad nmensa: la de hacer fracasar con mi fracaso a l a película. v ¿Y qué fué lo que la decidió en sentirlo afirmativo? -Única, exclusivamente, mi gratitud a los Quintero, m i deseo de demostrársela complaciéndolos en su ruego, tan reiterado como amable e inolvidable para m í ¿Tampoco había sentido usted nunca afición al teatro? -Mucha, como simple espectadora: me. encanta. E n absoluto, como actriz. -Pues... ¿aquellos versos? ¿S u arte de recitadora? -Desde muy n i ñ a y para mí sola. A solas me aprendía poesías de memoria, y a solas las recitaba por el placer de oírlas siempre que me apetecía... Nunca én público, como no fuera en tal cual función de aficionados, familiar, de colonia veraniega, como tantas muchachas, sin soñar siquiera con hacer de las tablas, del teatro, profesión. L o s versos que usted me oyó aquella m a ñ a n a notuve que aprendérmelos ahora: me los sabía y me los recitaba yo desde mis siete a ñ o s -A personas tan jóvenes como usted, aunque sean mujeres, no es indiscreto preg u n t á r s e l o ¿Cuántos tiene usted ahora? -Diecisiete. -Asegurado su gran éxito, que el fallo del público y de l a crítica ha de refrendar seguramente muy pronto, ¿cuáles son sus propósitos? -Cualquiera que el éxito fuere ¡y no sabe usted cuánto es mi miedo! resueltamente, no reincidir. Y a se lo he dicho: con- t i n u a r é mis estudios, t e r m i n a r é mi carrera... Y si triunfara, siempre me quedaría un recuerdo gratísimo de estos tres meses de peliculera én que sólo he recibido, por parte de directores y compañeros, demostraciones de amabilidad, consideración, simpatía y afecto. A todos les estoy agradecidísima. -Pero tal resolución, ¿es irrevocable? -Nadie puede decir de este agua no... volveré a beber... E s peligroso hacer afirmaciones demasiado rotundas. H o y por hoy, m i propósito es é s e no reincidir. fijas, brillando siempre, nuestras para poder mirarlas y admirarlas en el cielo de E s paña a través de las- noches azules de nuestra vida. JOSÉ D DE QUÍJANO S PRIMEROS PLANOS ALLY Rand, aquella muchaichita joven, bella e inteligente que vimos en Cebo para hombres Las novias de un soltero Una novia en cada puerto y otras muchas películas muidas, desapareció, de la pantalla a la llegada de los talkies Desde entonces ha rodado por los escenarios de variedades, ante la indiferencia del los productores cinematográficos, hasta que hace pocos días el jefe de Policía de San Francisco prohibió la actuación de miss Rand, porgue sus bailes indignan justamente a los ciudadanos honestos Y ¡los pro- ductores cinematográficos se hayi. apresurado contratar a la olvidada víctima del- micrófono. Ahora empezaremos a recibir gacetillas de Hollyzvood u ¿nos descubrirán a Sally Rand, protagonista de Bolero como actriz, como bailarina, como mujer elegante, como reina de la moda y como acaparadora de la correspondencia masculina. Porque. Sally disfruta ya de una popularidad análoga a la de Mae West, que llegó al cinema como, la desaparecida Texas Guiñan- -después de haber indignado también a los ciu, dddanos honestos. L A l salir de casa de Maruchi Fresno, una noche glacial de diciembre, en lo alto y diáfano del cielo de Madrid temblaban de frío las estrellas. Temíamos descubrir entre ellas, de pronto, una de esas, fugaces, que nos deslumhran con su rastro de luz y al punto desaparecen hundiéndose en l a sombra. L a s c o n t e m p l á b a m o s Y queríamos saberlas A Twentieth Century, nueva productora yanqui, viene a romper moldes. Ha buscado un autor poco conocido en el cinema Víctor Hugo, y entre sus obras la menos cinegrafiada: Los miserables Y una ves elegido el tema, los diligentes de la Tiocnticth Century habrán respirado satisfechos. Porque después de este- versión, que hace el número doce- -después de. Jas realizadas en Francia, la última de. Raymond Bernard, aún no ha llegado a nuestras pantallas, y después de las hechas por los americanos desde los tiempos de la Vitagraph- es muy difícil que les pise nadie el hallazgo. L A Radio negocia con James Ckurch ward la adqiiisición de sus libros The losí continent of Mu The children of Mu y Sacred Symbols of Mu que serán llevados a la pantalla. La Radio no pretende tampoco revolucionar el cinema Se conforma modestamente. con que. estas películas le ayuden a amortizar los gastos del material empleado en el rodaje de Kmg Kong Joseph Schildkrauth le licenciaron los estudios americanos porque, a pesar de su gran éxito en Show Boat el inglés del notable galán austríaco distaba mucho de la perfección. Schildkrauth regresó a Europa, rodó algunas películas- El Danubio asid entre otras- -y aprendió un inglés impecable. Por eso ahora vuelve a Hollyzvood con todos los honores. Y, para probar la limpieza de su dicción, le han dado un papel de general mejicano en ¡Viva Villa! LEANOR Holm, campeona de natación, va a rodar su primera película, titulada La hija de Neptuno Esto nos hace suponer que la cámara captará siempre a miss Hotmen en su papel da isla fiotante, deber ineludible de toda campeona que. se estime en algo. He aquí una lección que da la bella sirena a sus compañeros los tritones Johnny Weissmuller y Buster Crabbe. Porque para trepar a los árboles y convertirse en h mbre- mono v en hombre- Icón, no valía la pena de molestarse en batir records en el líquido, elemento. -A. B A E SI Cecil B. de Millc, animador de El signo de ¿Q, Cruz visto por Sirio.
 // Cambio Nodo4-Sevilla