Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO ILUSTRAD O A Ñ O VI G E S 1 MON O V E NO 10 CTS. N U M E R O FUNDADO E L r. D E J U N I O D E 1905 P O R D T O R C U A T O DIARIO ILUSTRADO; AÑO VIGÉSIMO N O V E N O 10 CTS. N U M E R O LUCA DE TENA tas de elefante, y J s í se- decía el d r a g ó n padre capaz de éhdra g aarlo t o d ó Y s u triunfo fué como agó n, queriendo acas o serlo, hasta q u e e l elefante jefe de los elefantes le vino a 4 eeir iq áé- lo -desliaría a trompa- zos si no sé decía, elefante; pues lo era m i r á n dole, las p. lí. is. v CT. C haría fuerte con los elefantes que, eran de posar en tierra y no. con los dragones, de quieiiesfsóló poLas noticias más extranjeras a nuestros día utilizar- el vuelo, i pues que; había ya problemas y a nuestra marca hispana nos volado; sé afincó en fierra como elefante, traen, a veces, una repercusión- exacta p a í a nuestras intimidades, hasta el punto de que tratando de contener l a i r a de los dragones diciéndoles que era cuquería, y así se lo más e x t r a ñ o es, con, frecuencia, lo que endragonaba más s- uro, y despejando nupone en unidad de sistema los pensamientos bes enseñaba- a la vez l a cabeza de caballo, heterogéneos que- andan por uno sin que sé diciendo a los caballos que hasta ellos llevea modo de atarlos por el raijo y servirlos g a r í a el pienso, porque en su triunfo había en un cierto orden de colas y concilio de capara todos y su corazón era un hospicio, y bezas, a la expresión convenientemente misno pensaba en la venganza, que todos podrían teriosa y deliberadamente difícil de tin arvivir en el concierto de las cosas por él tículo cu el que se sugiere, más que, se dice, la claridad de un pensamiento obscuramente- imaginado. administrado en la prosa, que, de y, ez en Y o pensaba; en mis sueños cómo l a decuando, se escribe para que sea fácil a la bilidad. i n c i t á b a l a l a confusión con l a grantercera lectura y para aquellos espectadores jeria y el. desahogo, y cómo pasarse de listo políticamente ordenados de mayores, que no era. a, veces jñanera de quedarse en tonto, siempre, y más bien nunca, anda la verdad y j u g a r á aludios: albures, atrae muchas desen lo que no requiere imaginación y juego gracias, que 110 es fácil conjurarlas; todas de dificultades, y como la hermosa pide afán debilitándose por no- jugar a un solo paño en quien la. ama y tiempo al tiempo y arte, cuando, estando- en los. dos igual, viene la pues malicia es poco. mala y se lo lleva todo Y entonces imaginé, E l periódico que me trajo el camarero, en siempre spñand 5, tiue, venían los caballos a oficiosa amabilidad, para matar el tiempo, galope, y- los elefantes haciendo temblar al ya que suponía que en aquel bar solitario suelo cle la; tierra yilo: dragones volando esperaba a vivirle, me puso ante los ojos con el ala oúé habían salvado, dando la otra la divertida noticia sobre el monstruo de a la furia de las- coces. Y vi cómo los cabaEscocia. Dejando a un lado, como muy sellos la emprendían a muerte con las patas del cundario pleito, la existencia del moiistnjo, monstruo, gritando: ¡M u e r a el elefante! descrito poco menos que bajo palabra de hoy entonces éstos, al grito de ¡Muera el nor por sU comunicante, me puse a iiliagidragón! -le molían el cuello a trompadas, nar aquel engendro que situaban en. el lago y los dragones; a la voz de ¡T e r m i n e m o s de Neff- los ojos abiertos al milagro. Se con el caballo! le devoraban los ojos y le trata de un ser de veinte metros de largo sacaban los sesos. por tres de ancho, con cabeza de caballo, i Q u é confusión horrible! E l monstruo, cuello de dragón y patas de elefante. agonizando, quería gritar su verdad para, a L Broma, realidad o fantasía sobre una reamenos; tener a alguno en su defensa, pero lidad más inocente, a mí me era- lo misino, su verdad huía- de su cabeza enloquecida por junto a mi copa de coñac, hundido en el la muerte nróxima. y él mismo no Sabía ya butacón del bar, bajo su marca inglesa con si g r i t a r ¡A. -rní los dragones, que soy un un gallo, y me. divertía animarle en aquella dragón! o bien: ¡F a v o r elefantes, que pereza de las cosas, en aquel Limbo templasoy de los vuestros! o acaso: ¡M i r a d cado de la tarde, sin otro objeto más grave ballos, que soy un caballo! que el de pasarla, ya que había venido y la Y entonces bajó una voz divina de las altenía, y uno gasta cuando no hay. más, su turas y se oyó en la tierra S ó l o podrá tiempo a su manera. Así soñé, sin saberme salvaros la. sencillez y la poesía, el amor a dormido, el fraude del monstruo y el engauna sola causa y él afán de u n a sola razón, ño de su engaño, imaginando su vida hasta verdadera. Tened siquiera vuestra razón y su horrible muerte. dejad las razones. Sed simples y temerosos Ser indeciso y ambicioso, por su cabeza de caballo quería, mostrándola, tener consigo a los caballos, y que por suyo le tomara el elefante mirándole las patas, y como herN o s vemos favorecidos diariamente con mano el dragón con la adulona muestra de su- cuello, imaginando así, más que creyéni n n u m e r a b l e s cartas, e n que l o s l e c t o dolo, parecer dragón, elefante o caballo, seres de A B C e x p o n e n i n i c i a t i v a s y o b g ú n caballo, elefante o dragón mandaran en el mundo, pero sin fe de ser ninguna bestia s e r v a c i o n e s m u c h a s de ellas o p o r t u y como si fuese un gélido concepto sin gloria y sin infierno, íin Norte y Sur, previniendo n a s y p l a u s i b l e s N o siéndonos p o s i b l e ventajas según viniera el aire. r S U E Ñ O D I F Í C I L SOBRE E L M O N S T R U O D E ESCOCÍ A, PARA LEER D E S P A C I O de perder vuestra simplicidad, lio de cambiar el oro por l a malicia en plata Se acercó el camarero a preguntarme, en nombre del barman, que era un tanto amigo de escritores, si deseaba un cock- tail, y yo di un grito de angustia insospechada: ¡N o por D i o s! Y que él me libre de. emborracharme con mezclas. Caballo, o dragón, o elefante. Y el camarero trajo un Caballo Blanco. E r a entrar eh otro sueño, el de los caballos blancos utilizados para ganar una carrera CESAR G O N Z A L E Z- R U A N O TEMAS ECONÓMICOS El problema agrario D e todos los problemas actuales el que quizá está m á s a l rojo es el agrario. En ninguno han escarbado con tanta desenvoltura la inepcia, l a brutalidad, el desenfreno. E n ninguno es m á s fácil descomponer la estructura normal de la producción y más difícil recomponerla: en la industria, una huelga, una conmoción, paralizan las fábricas, pero, reganada l a paz, las máquinas vuelven a marchar en un dos por. tres; en el campo, la tierra roturada abusivamente, el ganado diezmado, la sementera interrumpida, constituyen daños que no admiten reparación plena ni inmediata. H e recibido estos días una interesante carta, suscrita por importante terrateniente andaluz. Las cuitas que me expone este i n feliz amigo- -infeliz porque sufre, como español y como agricultor, desdichas sin cuento- -no son nuevas. E n estilo y fondo podrían decir otro tanto millares- y millares de compatriotas. A l tomar los datos e i n sertarlos aquí no descubro nada inédito. Simplemente exhibo un botón de muestra, propicio al comentario. M i comunicante me habla de uno de los términos municipales m á s extensos de E s p a ñ a Carmena. De las 92.000. hectáreas a que alcanza su perímetro han quedado siit sembrar este año- -dice- -25.000 de cortijos, y son 20.000 las de olivos en que no se realizó ninguna labor. Antes había en el término más de 13.000 ovejas; al comenzar este a ñ o apenas quedaban 2.000. L a cosecha de aceite del a ñ o 19.31 fué la mayor conoc i i i en los últimos treinta. Aunque se ven- du- a 21 pesetas, las labores del 32 agotare; jiíegr- amcnte sus productos: algún trabajo- ue antaño costaba cinco pesetas l i a costado ahora 45. L a ley de T é r m i n o s municipales le obligó a tomar obreros con doi n k i l i o a 20 kilómetros de distancia, mientras- e morían de hambre- -y para evitarlo habían de merodear y saquear- -los obreros de otros términos sitos a tres o cuatro k i lómetros solamente. E n fin, los propietarios están arruinados. Agotaron sus recursos; a l t a r o n el crédito. Les conminan para el la; ireo forzoso; les amenazan con alojam i ntos. Se limitan a decir: Tomad la tierra, tomad los frutos pendientes, que el alcalde pague los jornales y la cosecha sea íntegra para quienes la trabajen Y a esto le chaman algunos resistencia pasiva, monarquismo, fascismo, incomprensión y otras cosas parecidas... Soñé que los dragones, queriendo ehdragonar la tierra, y restaurar su mundo, m á gico contra la intromisión y triunfo del caballo que obligaba a caminar en cuatro patas a los dragones vencidos, previa, l a b á r b a r a mutilación de sus alas. Hablaron con el fnons- truo, tomándole por dragón, porque él. mostraba el cuello y guardaba en misterios de nubes la cabeza y hundía en charcas sus pa- materialmente contestar a tan copiosa correspondencia, comunicantes líneas nuestra rogamos a nuestros c o n estas que reciban disculpa y no interpre- t e n a- descortesía l a falta de r e s p u e s t a particular.
 // Cambio Nodo4-Sevilla