Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C a m b i o de postura. Y a está L e r r o u x e n el Poder. P o r pocos días, porque apenas comparecido ante las Cortes el 2 de octubre, y sabedor de su inminente muerte ministerial- -morituri te salutant- el jefe, radical presenta l a dimisión. Sobreviene entonces una crisis de Gobierno larga, enojosa grave y singularmente representativa de otra crisis más honda... V u e l v e n como tercas sombras, como espectros vanos a la consulta personajes y persOnajillos sin votos. H a y cada día, en los seis o siete que dura l a crisis, u n encargado de formar G o b i e r n o ninguno de los cuales, por cierto, tiene tampoco en estas Cortes asiento: Sánchez Román, Pedregal, Maráñon, González Posada... Madrugada agitadísima de conciliábulos y manipulaciones la del 8 de octubre. L a crisis, substanciándose en los pasillos del Congreso. D e allí sale a l fin- -Dios sabe de qué otros rincones menos n o t o r i o s- -l a solución: u n Gobierno de Martínez Barrio. A l día siguiente, con eficaz celeridad, antes de que la conjura socialista y de A z a fia intente u n nuevo golpe, el decreto de disolución de Cortes. E l período electoral. L a s elecciones del 19 de noviembre y su segunda vuelta el 3, de diciembre, como manda esa absurda ley, engendro de ateneístas engreídos felizmente reintegrados ya a su habitual y estreñido anónimo... Cambio de rumbo. El mandato de las derechas. L a postura de una nación doliente había cambiado con l a caíd i de A z a ñ a el 8 de septiembre. U n mes justo y otra crisis, que tampoco ofrece sino u n nuevo cambio de postura. Pero llega el 10 de noviembre. L a s derechas, en inmenso alud- -valga l a imagen, D E U N APÓLOGO, SINO E L E N U N C I A D O D E U N EPISODIO POLÍTICO C U L M I N A N T E D E L AÑO, S E GÚN FRASEOLOGÍA D E L D I A R I O D E S E S I O N E S D E LAS CORTES. E L SR. L E R R O U X R E C I B E E L PODER D E L SR. AZAÑA E L 12 D E S E P T I E M B R E L A H I S T O R I A SE C O M P L A C E E N LA IRONÍA D E R E P E T I R SUS FASTOS. ¿N O R E C U E R D A N L A P I E DRA D E ESCÁNDALO Q U E F U E E N LOS POSTREROS M E S E S D E L A MONARQUÍA E L TIROTEO D E L A F U E R Z A P U B L I C A CONTRA i L A F A C U L T A D D E M E D I C I N A Y E L F U E R O CONSABIDO? P U E S H E AQUÍ REPRODUCIDA L A ESCENA, CON AGRAVACIONES CONSIDERABLES, E L 24 D E O C T U B R E D E L AÑO ÍEEUBLICANO D E 1933 por cuanto sugiere de masa que viene de las cumbres con l a pureza de su origen y l a limpidez de su condición- logran la victoria memorable. D e los 473, diputados de l a Cámara 217 son netamente anturevolucionarios; quiero decir que han sido elegidos a título de enemigos de cuanto se concertó en S a n Sebastián en el verano del 30, con resultancia histórica el 14 dé abril del 31; a título de impugnadores de la política republicana y socialista- del bienio inolvidable; a título, en suma, de defensores de ideales que en esos dos años estuvieron vejados por el P o d e r e indefensos por parte de una oposición republicana v a cilante y, en definitiva, cómplice de la política socializante y descristianizado r a N o s llevaría muy lejos la glosa estricta de la victoria electoral de las derechas del rp de noviembre. H e de limitarme a consignar la efemérides, con bordo de peripec i a histórica, que señala esa fecha como cambio de rumbo- -éste sí. y no sólo de postura- -de la política de España. H a y en las Cortes nuevas mayoría de derechas. N o y a contra ellas, pero n i sin ellas tiene el problema político sustentación firme. Y será edificar sobre arena el intento de burlar o eludir a quienes son arbitros de la situación en el Parlamento actual, y a quiénes, si éste se disolviera- -cual pretende la c o n j u r a- lo serían mucho más en otras nuevas Cortes, a las que traerían casi doblado el número de sus actas. vidos por el 14 de abril consabido, con sus camiones y su emoción c i v i l H e aquí un Iigerísimo apuntamiento, en el que- -naturalmente -no se incluyen los cotidianos brotes de indisciplina, de bandolerismo y de encanallamiento. E l 9 de mayo estalla otra huelga general revolucionaria sindicalista e n toda España, con el séquito adecuado a estos movimientos. E l 20 de ese mismo mes es asesinado en Sevilla D P e dro Caravaca, alma de la protesta de aque 1. a ciudad contra el pistolerismo, caballero íntegro, que d i o a S e v i l l a lo más sublime de sus talentos y virtudes. A punto de comenzar l a recolección de l a cosecha se recrudecen los desmanes en los campos, con incendios, asaltos y otros g r a vísimos estragos. L a tranquilidad pública tradicional en M a d r i d se ve igualmente rota por los designios anárquicos. E l pistolerismo hace su aparición entre nosotros. H e aquí un resumen asesinato de u n guardia de Seguridad en la calle de B r a v o M u r i l l o asalto a unas oficinas industríales en l a calle de López de H o y o s atraco a unos cobradores de los ferrocarriles de M Z A en el C e r r o de la Plata y muerte de uno de ellos; bombas a granel, con motivo de las huelgas de la construcción y de camareros; asesinato de un patrono vaquero... D e otros memorables atentados y crímenes de agitación social son de recordar: las huelgas revolucionarias en Santa C r u z de Tenerife, Hermigüa, Andújar, A r j o n a etc. citando sólo aquéllas de sangrientas consecuencias; asesinato en Bilbao del patrono D Juan Romero L u q u e atentado íontra el presidente del J u r a d o m i x t o de Transportes de Málaga, S r Cortés; asesinato en San Sebastián de un chófer que evitó el asalto a un B a n c o colisión en V i l l a n u e v a de la S a g r a con l a Guardia c i v i l en l a que resultaron tres muertos y muchos heridos: asesinato de un propietario de Bujalatice; muerte del capitán de la G u a r d i a c i v i l señor G i l Palacio en Sevilla al perseguir a unos pistoleros, y tantos y tantos más que harían interminable esta relación. E s de recordar también el c r i m i n a l atentado en Los caminos de la anarquía. Procuramos, entre la madeja enredadísima de los acontecimientos del año, ir devanando por capítulos los temas capitales, aunque ello nos haga romper l a cronología de la evocación. Retrocedamos a repasar ahora brevemente lo acaecido en orden público durante 1933. L a conflagración anarcosindicalista de primeros de año tardó 110 poco en disiparse por completo. E n todo e curso de los doce meses vencidos la actualidad ha sido fecunda en sucesos sangrientos, que revelan cuánto había de perversión criminosa y de fermentación anárquica en los posos remo-
 // Cambio Nodo4-Sevilla