Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A g i n a r Stiárez Péregrín, Segundo v señorita Jiménez C e r r a al escultor S o r i a n o Montagut y al a r q u i tecto Tórnente R i v a s E n t r e l a escasa b i bliografía artística del año destacan algunas obras de g r a n interés. E l S r Sánchez C a n tón, subdirector del M u s e o del P r a d o c u y a laboriosidad, eficacia e inteligencia m e recen calurosa loa, h a publicado el voluminoso tomo II de su obra Fuentes literarias para la historia del arte español, agrupación de materiales d i s p e r s o s- -a l g u n o casi desconocidos, como elrnarnuscrito de D ¡Lázaro Díaz del V a l l e- prestando con ello un g r a n moderno del arrasamiento artístico de M a laga- -39 iglesias y el Palacio E p i s c o p a l- consentido- -cuando menos- -por los que p o dían violentamente impedirlo, es algo- que repugna, no sólo a la conciencia católica, sino también a la del hombre más rudimentariamente civilizado. E n t r e ciertos elementos, el ejemplo malagueño del 31 continúa influyendo. Recordemos, cómo contraste, la actitud del M u n i c i p i o laico de París, que este año destinó más de ocho millones de francos a l a restauración exterior e interior de iglesias. 1 N o olvidemos tampoco el sectarismo estúpido y grosero del M u n i c i p i o de una i m portante ciudad extremeña, creando fuertes impuestos sobre las casas blasonadas, lo que motivó en los primeros momentos el arrasamiento de escudos de hermosa traza y la intervención- -en este caso enérgica- -del Gobierno. U n derrumbamiento ocurrido en la fa mosa cueva de A l t a m i r a produjo dolorosa impresión en los Centros artísticos: afortunadamente, el accidente no afectó a la integridad de la parte arqueológica, según se apresuró a informar el duque de A l b a siem- r pre eficaz y generosamente interesado en los problemas que atañen a l a riqueza artística de España. Y y a que al duque de A l b a a l u dimos, bueno es protestar del trato inicuo que a este ilustre y benemérito aristócrata J O A U 1 N XAUUAHO ha dado el Estado, desposeyéndole de fincas honradamente poseídas y generosamente cultivadas, atropello que es necesario reparar cuanto antes. España ha sufrido este año pérdidas m u y lamentables de personalidades del arte. Prensa Española llora l a muerte de Xaudaró, el caricaturista sin hiél, conocido de todos y querido de todos. N o ha podido rendírsele mejor homenaje que el de l a publicación reiterada- -t r e s ediciones- -de sus caricaturas más expresivas. Méndez B r i n ga, que había nacido al arte con Blanco y Negro, alejóse también para siempre, dejando en las páginas de esta revista una huella gráfica de sabor romántico. E l certero dibujante y grabador L e a n d r o O r o z el pintor de auténtica gracia moderna José P i n a z o el veterano paisajista E s pina y Capo, que sabía renovarse con envidiable ímpetu juvenil, y el ceramista Sebastián Aguado, abandonaron este mundo dejando excelente recuerdo. A u n cuando extranjero, lloremos como nuestro l a muerte trágica- -a h o g a d o en Irlanda- -del gran arqueólogo norteamericano A r t b u r K i n g s l e y Porter, apasionado por el arte medieval español y autor de obras tan trascendentales como The Romanesque. Sculpture in Spain, y otras, en las que demuestra que los avances más grandes en la escultura y arquitectura medievales se deben a España y no a F r a n c i a- -c o m o se venía diciendo- que en la mayoría de los casos nos ha copiado. Cuando e TÍbimos este libero balance artístico del año, l a locura incendiaria de edificios religiosos continúa implacable. Quizá dentro de contados años va no se queme nada por falta de combustible... ANTONIO M É N D E Z CASAL fi NARCISO MÉNDEZ BRINCA sfervicio a cuantos nos ocupamos de temas de arte antiguo español. Hfa publicado también el volumen que faltaba de Dibujos españoles, obfa en la que se recogen, clasifican y reproducen numerosos dibujos, también dispersos, y se rectifican atribuciones. Él embajador de Méjico en España, don enaro E s t i a d a culto investigador de arte, a publicado una monografía, excelentemente ilustrada, acerca de Las tablas de la conquista de Méjico en las colecciones de Madrid (obras del pintor español M i g u e l G o n zález) libro que forma parte de una serie en preparación, que lleva el título genérico Cuadernos de la Embajada de Méjico en España. E l S r E s t r a d a ha donado a C e n tros de A r t e y a particulares dedicados a estos estudios buen número de ejemplares de la obra Herreros y forjadores poblanos, publicada en Méjico por Enrique A C e r vantes, v en la que se estudia con abundanc i a de ilustraciones la forja hispánomejicaná que se conserva en el Estado de Puebla. Recordemos también u n buen libro de Carmen B a r o j a acerca de El encaje en España, tenia interesante, en el que se estudia hi? tórica v técnicamente una modesta indus- Í J U A N ESPINA Y CATO t r i a dé arte popular, que, por falta de atención y auxilio del Estado, tiende a extinguirse. B i e n quisiéramos no tener que aludir a los salvajes y repetidos atentados contra J a s iglesias y edificios religiosos. Cosecha lógica de las predicaciones de estos últimos años... E l ejemplo sin igual en el mundo